10 julio 2009

Invitada especial


Estoy un poco perdida últimamente. En realidad, lo que estoy es encontrada, o sea, en cosas muy mías. En el campo no hay internet. Tampoco hay televisión. Radio para las noticias y móvil para la comunicación con familia y amigos, muchos libros, ordenador para escribir, útiles de dibujo y sudokus. Eso es todo. Estos primeros diez días de julio han sido, sobre todo, para recibir invitados especiales, entre ellos, una invitada especialísima. Mi madre ha pasado una semana completa con nosotros, lo cual es bastante excepcional, porque siempre está muy ocupada y a veces hasta preocupada. Todos sus hijos -que somos nada menos que nueve- tenemos ya más años que Matusalén, pero ella sigue ocupándose y preocupándose por todos. Puedo decir que ha sido una semana muy buena y tranquila, dedicada a cuidarla y a charlar con ella. Ahora no está como en este precioso retrato de cuando tenía algo más de veinte años, pero sigue siendo una mujer con mucho estilo y encanto. Y con algunos achaques, naturalmente.


11 comentarios:

Matapollos dijo...

"Fueron todos los días de Matusalén, novecientos sesenta y nueve años y murió." (Génesis 5,27)

No creo yo que, aún siendo nueve hermanos, lleguéis a sumar los años de Matusalén, ... bien repartidos, salís a más de cien cada uno y no puede ser.

Precioso el retrato, comunica serenidad, tanto por la expresión como por los colores elegidos.

cabopá dijo...

¡¡¡Qué mayores somos todos !!! Pero estamos "estupendos"..Mi madre ha cumplido este fin de semana 88 añazos y tiene la cabeza fenomenal,,,Besicos.

PMM dijo...

Cuidala y mímala, Clares, que eso mimos y cuidados te reconfortarán a tí cuando ella no esté.

Ernesto dijo...

Disfruta de tu madre, del campo, de las vacaciones y habla mucho con la gente.

Un abrazo

Pilar dijo...

No hay nada como salir del contexto habitual para encontrarse algo de uno mismo y de los demás, de la madre, por ejemplo, vista en su intimidad y alejada de todo conflicto. Ella tiene la misma sensación, que me lo ha dicho un pajarito-rraco. Muchos besos, disfruta este descanso necesario.

(Critóbal está deseando que te pongas en contacto con él -quizás ya lo has hecho-. Pienso que ese viaje del año próximo tendrá un aroma parecido a estos días familiares ¿no crees?)

Besazo

Wunderk dijo...

Una mujer muy guapa y elegante, con un ángel que sale de dentro.

Feliz verano.

Miguel Ángel dijo...

Casi me pierdo este post. Y lo habría sentido, de verdad.
Un beso a su señora madre de usted, Fuensanta, es todo un honor para mí ser testigo de este encuentro familiar.
¡Que se repita, que se repita…!

Clares dijo...

Matapollos, lo de Matusalén es un decir, que lo que expreso es que todos somos muy mayores ya. Mi padre decía que ya no éramos hijos, que éramos señores particulares, y era verdad. Pues mi madre, erre que erre, como si fuéramos pollicos todavía.

Clares dijo...

Queridos, ha sido una semana estupenda, que lo hemos pasado muy bien y hemos disfrutado mucho juntas. Ya me hacía falta, porque, como dice Pilar, es necesario salir de los entornos habituales para un reencuentro de verdad, profundo, auténtico.

Rosa Cáceres dijo...

¡Felicidades! Ese beatus ille que nos muestras, edulcorado por la compañía, y nada menos que con la visita de tu madre...maravilloso.

dyeve dijo...

mi cherida. tu no lo es perdida!..tu es on persona muy sensibile..con un hermoso blogu..smiles..and interesting picts and topics..
Have a great night!