15 septiembre 2006

Cañón de los Almadenes




Hicimos un domingo un paseo de cinco kilómetros en una barca zodiac por un tramo del Cañón de los Almadenes, entre Calasparra y Cieza. Entre tanto destrozo como se está llevando a cabo en esta Región a fuerza de ladrillazo, es un consuelo encontrar un paraje natural silencioso, limpio, con el bosque de ribera conservado, el río limpio, el aire transparente. Comentamos que había que mirarlo bien, disfrutarlo intensamente, porque no sabíamos cuánto tiempo podría durar esa belleza. Los tiburones de la construcción no tienen límite en sus ambiciones depredadoras. Nada ni nadie está libre de su amenaza.
El paseo, para quien no tenga inconveniente en mojarse los pies, es muy recomendable. Se parte de la Venta Reales, cerca de Cieza y se termina en la presa de la Mulata, en un paraje de la ribera del Río Segura, donde se puede comer a la sombra de un enorme taray, granados e higueras gigantes, y donde el baño en el Río es una delicia.

2 comentarios:

León dijo...

Creo que me merezco unas vacaciones... últimamente he estado muy ocupado y estresado... las fotos me animaron el dia...


Muy buenas fotos Klares...

Besos y abrazos desde la Verde Antequera.

Klares dijo...

Y yo me alegro de que alguien las mire. Un beso, León