14 mayo 2009

Perdonen que no me levante


Perdonen que no me levante es el epitafio de Groucho Marx. Yo no estoy tan mal como para apropiarme del epitafio, pero sí, tendrán que perdonarme que no me levante, porque estoy fatal, como no había estado desde hace años.
Tengo odinofagia, nombre que da mucho miedo, hasta que se sabe que es que me duele muchísimo la garganta al tragar. Al principio pensé que sin darme cuenta estaba comiendo odinos, que a saber lo que son. Tengo también faringoamigdalitis, o sea, las anginas como dos ñoras, gordas y coloradas.

Todo ello me produce artromialgia, o sea, vulgar dolor de cuerpo por todos lados. Creo que tengo un punto en la frente que no me duele, pero no quiero ni comprobarlo, por si acaso.
Eso hace que tenga la mesilla así, con sus medicinas, su termómetro y vasos para usos diversos.
Lo peor, que se tiene la sensación de que la enfermedad es eterna, es el estado natural, y que nunca volveremos a la salud. No me acuerdo cómo era que no me doliera nada, tener ánimos, hacer las cosas sin pensarlas. Y eso que sólo son dos días los que llevo doliente. Pienso en la gente que sufre enfermedades largas y penosas.
Me he perdido la inauguración de "Muñoz Barberán íntimo" en el Museo Ramón Gaya de Murcia. ¿A dónde iba yo con mi odinofagia y mi artromialgia, y todo lo demás?
Menos mal que entre los huecos de la fiebre me he leído una novelita de Edith Wharton, "Ethan Frome", una de las novelas más tristes que he leído en mi vida, y encima con personajes enfermos. Para animarme.
Así que, perdonen que no me levante, y perdonen que no los visite. Me está subiendo la fiebre y ya no puedo estar más aquí.

19 comentarios:

cabopá dijo...

Yo nunca he tenido Odinofagia, a mi siempre me ha "dolido la garganta" Un remedio muy nuestro es un buen trago de zumo de limón...a lo bruto, limón escurrio.
Que te mejores otra vez será me he enterado de tu dolencia por S.Peñalver. La exposición esplendidamente preciosa.Me leeré el catálogo..Cuidate, Besicos.

Matapollos dijo...

Nada, mujer, no sufras.

Los médicos pueden decirte palabras muy feas. Pero mientras no les escuches decir que tienes que ir a hacerte una autopsia, todo va bien.

Que te cuiden mucho y bien.

Eusebio dijo...

¡Qué palabros dicen los médicos...!
Clares, querida amiga, ponte buena enseguida, cuídate mucho, te necesitamos en plena forma.
Un fuerte abrazo.

Leandro dijo...

No conozco esa novela de Edith Wharton, pero soy un incondicional de La edad de la inocencia. Si en algo se le parece, no tengo muy claro es que sea lectura para semejante estado de postración. En fin... ya se sabe: la salud es lo que importa

Clares dijo...

Ya hoy es otra cosa, aunque tengo la odinofagia aún activa. Estoy molida, como si acabara de salir del sepulcro. Me imagino cómo saldría Lázaro, hecho un bendo, pues así más o menos.

Cabopá, si no fuera porque estaba con 39,5º, creo que me habría dado un ataque por no poder ir a la inauguración, entre otras cosas porque nos habríamos conocido en persona. Como el martes estaré bien, supongo, si te animas, tengo una intervención en el Museo de la Ciudad, no sé si te lo diría Soren. Me encantaría verte allí.

Eso es lo bueno, Matapollos, que por lo menos no me ha mandado a unas pruebas en el Anatómico Forense y me ha dicho que de momento esté en casa sudando y tomando remedios que saben a rayos. En fin, procuraré estar bien pronto.

Muchas gracias por tus buenos deseos, Eusebio. Espero que sean sólo los tres días de rigor, que este ya es el tercero y me encuentro mejor, aunque remolida.

Ya ves, Leandro, no es la mejor lectura para estar enferma, pero bueno, es una buena novela por lo menos. Ya contaré. La edad de la inocencia, a mi parecer, es una obra maestra de la narración. Estoy de acuerdo contigo.

Miguel Ángel dijo...

Celebro que te encuentres mejor. Es realmente un fastidio los catarros,anginas y gripes cuando ya va mediada la primavera. En invierno parece que se combate mejor, o se soporta menos mal; pero cuando ya se acercan los calores del verano este tipo de molestias, unido a la carga mayor de trabajo que os sobreviene a los docentes, llega a hacerse insoportable.
Tú, Clares, puedes con eso y con mucho más. Y ya veo que lo estás consiguiendo. ¡Termina de vencerlo de una vez!
Lo que me maravilla es cómo aún con el cuerpo dolorido consigues leer, incluso comentarlo. Realmente impresionante.

Fernando Manero dijo...

Eres fuerte, valiente, con coraje... nada podrá impedirte levantarte y enarbolar de nuevo las banderas del buen gusto y de la propuesta atractiva. Superarás ese achaque, que es molesto sin duda, pero es un episodio que pasará. Tu fortaleza te ayudará a ello, ayudada por la colaboración dela farmacopea que tiene remedios para ello. Animo, valiente musa del pensamiento creativo y sensible. No te desanimes, pues vencerás ese contratiempo. Mucha suerte y un abrazo

PMM dijo...

Pues ¡vaya si te has levantado! Nos lo has contado todo estupendamente, a pesar de esos nombres tan raros. Espero que te mejores para que te visitemos y nos visites. Biquiños.

Joselu dijo...

Y a mí que me encanta tener fiebre... pero nunca me sube. El estado de enfermedad es una detención en el camino y también tiene su sentido. Te deseo lo mejor y que te alivies pronto para dar caña como bloguera aguda y perspicaz. Un cordial saludo. Salud, nunca mejor dicho.

Markos dijo...

Ánimo, descansa y recupérate a tu ritmo, sin agobios. Y ameniza ese tiempo con alguna lectura ligera y optimista.

Salu2

Alejandro G. Muñoz (Sanyi) dijo...

Ya veo que la letra no es lo único raro que tienen los médicos, también los nombres de las enfermedades. Ánimo y que te recuperes pronto.
Un abrazo.
Sanyi.

supersalvajuan dijo...

Nada, nada, a mejorarse. Prometo que iré al Gaya, a ver si te veo en algún lienzo.
Chaíto!!!

Clares dijo...

Gracias, PMM, ya estoy mucho mejor, de hecho, me falta un clic para estar bien del todo o casi.

Lo mismo digo, Markos. La verdad es que anima que la gente te anime, jejeje

Clares dijo...

Supersalva, no me vas a encontrar en los cuadros, porque esta vez se ha decidido que mis retratos han salido ya mucho de paseo. Tengo seis retratos, el último ya mayorcica. Lo que sí encontrarás es un texto mío en el catálogo, a lo mejor hasta te gusta. Hazte con el catálogo si puedes, porque son cuadros que no salen de nuestras casas con facilidad y son preciosos, ya verás. El de los jazmines y el retrato de mi madre son de mi casa.


Gracias, Sanyi. Ya parece que mejoro. ¿Te acuerdas de lo que decía el abuelo? "Sí, hijos, "mejodo", "mejodo" lentamente..." Qué risa de hombre.

Alfa79 dijo...

Pues hay que echarle bemoles para ponerse a escribir y a leer una novela con esa "peassso" de faringitis.

La salud es tan efímera como olvidadizos son nuestros pensamientos sobre ella, y en cuanto nos restablecemos.

Espero que mejores.

Rosa Cáceres dijo...

Ah, conozco muy bien la situación. Con decirte que yo misma estoy ahora que nadie reconoce mi voz, hecha un guiñapo, vaya.
Muy gráfico lo de las ñora en la garganta. Las he tenido también, y de las del campo de Lorca, que son lasd más hermosa o las más "reconocías", como se dice en Murcia a los frutos que salen de buen tamaño...jajaja.
Me encanta cuando el médico recomienda a un profesor no hablar y no tocar la tiza.
Así estamos. Con exámenes, echando fuego por las fauces y no porque seamos dragones, ni lanzallamas...paciencia, que es la madre de la Ciencia.

Clares dijo...

Hola, Toni. Ya estoy bien, parece, aunque aún me quedan unos cuantos días de antibióticos. Pero eso, que mañana a trabajar otra vez. Gracias por tus buenos deseos.

Rosa, yo creo que no es profesional, sino más bien un montón de microbios que pillé por ahí, eso sí, seguro que en el instituto. Ha habido epidemia, me dijo la jefa de estudios por teléfono, o sea, que no era yo la única. He llegado a tener 39,5 de fiebre, lo que para Joselu habría sido un placer, pero que a mí me tenía hecha un bendo, vamos. Cuídate, amiga, que ya nos queda poco, aunque intenso.

ernesto51 dijo...

Clares ¿qé cosas más raras pillas? A ver ¿con quien te tratas? eso seguro que te lo han pegado.

En serio, me alegra ver que ya estas mcho mejor, la verdad es que creo que eres incombustible.

Un saco de energía positiva y mimos para tu total recuperación.

Pilar dijo...

Pobre jajjaaj, encima Ethan Frome, qué bueno.
Me llama la atención la incorporación de lo visual a nuestros estados, nuestro sano exhibicionismo y el voyeurismo al que nos hemos acostunmbrado, sano entiendo. Esa mesilla lo dice todo. Termina de recuperarte, yo ando con la garganta de estropajoesparto. VOy a fumarme un cigarro a ver si se me pasa...

Besicos, ponte buena