07 abril 2006

Sobre los restos de la antigua Muralla Árabe de Murcia, y tapando una pequeña ermita y una iglesia barroca, la de Santa Eulalia, restando espacio público a la plaza y, finalmente hiriendo todas las sensibilidades ciudadanas, nuestros próceres urbanistas se inventaron este engendro, al que llaman algo así como un "centro de observación de la Muralla", lo cual tiene su aquel, porque ya veremos cómo se va a observar la Muralla con toneladas de hierro y hormigón encima. Todo esto se viene haciendo impunemente ante la perplejidad del vecindario.
Consultado un antiguo arquitecto municipal sobre la paternidad y/o maternidad del engendro, nos comunicó que una cosa así no puede salir de una sola mente, sino que se ha hecho en equipo. Más bien podríamos decir en banda callejera de gángster.
Consultado el señor Alcalde de la ciudad, dice que a él qué, que él no tiene nada que ver en el engendro, que es cosa de la Comunidad.
Consultada la Iglesia, dicen que ellos ya tienen bastante con las tropelías quicas que llevan a cabo en el interior del templo y que el señor los perdone, a ellos y a los otros, si puede.
O sea, entre todos la mataron y ella sola se murió. Y allá películas.

1 comentario:

★♥Rebel Boy♥★ dijo...

Hola Clares♥ ¿como estas? wow si que escribes mucho, y ahora me estoy tomando el tiempo para leer tu blog con calma. por desgracia esa es la concepcion del ser humano a la que llama "progreso" y al mismo tiempo destruyen u opacan un patrimonio, es una lastima que pasen este tipo de cosas, pero hay gente que aun las aprecia, gente como tu.