02 mayo 2006

MARTIN NIEMÖLLER

Als die Nazis die Kommunisten holten,
habe ich geschwiegen;
ich war ja kein Kommunist.

Als sie die Sozialdemokraten einsperrten;
habe ich geschwiegen;
ich war ja kein Sozialdemokrat.

Als sie die Gewerkschafter holten,
habe ich geschwiegen;
ich war ja kein Gewerkschafter.

Als sie die Juden holten,
habe ich geschwiegen;
ich war ja kein Jude.

Als sie mich holten,
gab es keinen mehr,
der protestieren konnte.


Mucha gente conoce este poema. Se ha usado, tergiversado y hasta profanado, valga la fuerte palabra, para muchos fines, incluso algunos no demasiado inocentes. El poema sigue queriendo decir lo mismo: que los derechos humanos atropellados no son cuestionables, no son una cuestión de ideología, sino de simple humanidad. Quiere decir que cuando estamos en posición de protestar y levantar nuestra voz, tenemos que hacerlo, aunque seamos degradados y maltratados por ello. Yo diría que por humanidad; el poeta resalta que hasta por puro y sano egoísmo. Al final somos parte de un cuerpo y lo que a alguien le pase, a todas las personas les pasa.
Lo que muchas personas no saben es que no es de Bertolt Brecht. Se le atribuye equivocadamente. En realidad es de Martin Niemöller. Su biografía vendrá en la siguiente entrada, con el enlace correspondiente.



Traducción literal del poema

Cuando los nazis detuvieron a los comunistas,
yo me callé;
es que yo no era comunista.
Cuando los nazis encarcelaron a los socialistas,
yo me callé;
es que yo no era socialista.
Cuando detuvieron a los sindicalistas,
yo me callé;
es que yo no era sindicalista.
Cuando detuvieron a los judíos,
yo me callé;
es que yo no era judío.
Cuando me detuvieron a mi,
ya no quedaba nadie
que pudiera protestar.




2 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Clares dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.