29 junio 2007

Una intuición sobre Marta Zafrilla


Podría leerme todas esas páginas y blogs donde aparece Marta Zafrilla y hacer un buen refrito, pero, sinceramente, prefiero poner los enlaces con las diversas entrevistas y biografías –breves, necesariamente breves, las biografías- y dedicarme a la intuición, que parece ser lo mío.

Cudernos digitales

Entrevista en La pistola de Larra

Ababol

Ahí tenéis los enlaces y ahí tenéis la foto, pero quiero comentar otras cosas.

Yo conocí a Marta en una fiesta que dio una hermana mía. Estaba con su compañero, Rubén Castillo, el cual había escrito unas amables y quizás inmerecidas palabras sobre mis escritos.

Tenía el libro para que me lo dedicara Rubén y lo puse ante él. La curiosidad de la letra y la minuciosidad de la dedicatoria me llamó mucho la atención. Marta lo observaba escribir con la ironía amorosa que da el mucho conocimiento. Hizo una apreciación que me dio risa. La miré y me pareció, además de una muchacha muy hermosa –lo cual podéis comprobar en la foto-, muy inteligente. Y yo, que apenas conocía a Rubén, sino del mucho aprecio que mi hermana le tiene y las muchas veces que lo nombra, más algo leído aquí y allá, pensé en la suerte que tenía por estar con Marta, lo cual quiere decir que ella, a su vez, me parecía una mujer afortunada por estar con Rubén, ya que estas cosas son siempre correspondientes y no hay posibilidad real de otra cosa.

Habiendo leído ya su novela y hablado algo más con ella, por estos medios novedosos de la Gran Red, y leídas también algunas entrevistas, mi impresión primera de inteligencia se confirma. Pero aún hay algo más que quiero destacar intuitivamente. Marta es muy joven. Cuando miro su rostro en la foto, además de hermosura, veo algo que no se corresponde con la edad que tiene: una madurez que es a pesar de ella misma. Quizás sea la de la persona que siempre va por delante, porque su capacidad de observación y sus muchas lecturas le han hecho vivir más vidas que la suya propia. Amar hace madurar, y observar, leer, reflexionar, ponerse en el lugar de los otros, también, porque eso es amor, “y quien lo sintió lo sabe”. Nunca los escritores conservan mucho tiempo la juventud, aunque no tengan arrugas en el rostro ni hayan perdido el brillo de los ojos. Yo diría que se hacen viejos el mismo día en que deciden que van a escribir un cuento, aunque sea a los seis años y el cuento tenga seis líneas. Hay algo en ellos siempre viejo, o quizás eterno. Ese aura es lo que yo veo más allá de la naturalidad y la frescura con que Marta escribe, habla, se comunica.

Y además, parece que le encanta la cerveza. ¿O la cerveza es el pretexto para charlar, tomar el sol, mirar a la gente, observar y reflexionar de ese modo intuitivo y quizás poco sistemático que es el método de todo escritor vitalista?

2 comentarios:

Rodrigo dijo...

Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira.(If you speak English can see the version in English of the Camiseta Personalizada. Thanks for the attention, bye). Até mais.

Clares dijo...

Gracias por tu comentario. Entraré a tu blog por si quiero hacerme una camiseta de ese tipo. ¿Es muy difícil el proceso?