06 octubre 2007

Rajoy de piedra

Si ampliáis la foto y miráis la cara de esta estatua de Neptuno, veréis que se parece a Rajoy. No creo que tenga ese cuerpazo de gimnasio, pero los rasgos y la mirada, el gesto de la boca, son los mismos o al menos a mí me lo parece.
No es que Rajoy se haya quedado de piedra, que bien podría, sino que Giambologna se adelantó a su época haciendo el retrato de un condotiero indolente, al que intentan tocarle sus partes nobles, en esta fuente florentina dedicada a Neptuno. Dicen que Miguel Ángel, cada vez que pasaba por delante de la fuente, decía: "¡Lástima de mármol desaprovechado!". Y los florentinos que son serios pero socarrones no tardaron en darle nombre a este Rajoy de piedra: le llamaron "il Biancone". O sea, el blancazo. La verdad es que resulta un poco plasta en una plaza tan hermosa y llena de maravillas escultóricas como la de la Signoria. Lo mismico que Rajoy. Un biancone plasta.
Por todo ello, dedico con mucho cariño esta canción de entrañable recuerdo:

Soy la reina de los mares
y ustedes lo van a ver,
tiro mi pañuelo al suelo,
y lo vuelvo a recoger.
Pañuelito, pañuelito,
quién te pudiera tener,
metidito en el bolsillo,
como un pliego de papel.

Y donde pone "pañuelito", cada politólogo que ponga lo que considere oportuno.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

jojo, pobre Neptuno

w.

Clares dijo...

O pobre Rajoy, que sin saberlo quedó para la posteridad retratado en el Biancone de la plaza de la Signoria. Qué anécdotas tiene el destino, como diría la Dinesen.

cascadilla dijo...

me encanta, ya quisiera él tener por lo menos la medio pinta de éste, ésto es como echarle una flor a Rajoy, qué làstima de hombre...

Clares dijo...

Pues sí que es verdad, pero es que no puedo evitar ver cierto parecido... Más bien lo que le dedico a Rajoy es la cancioncilla popular.

cascadilla dijo...

a mí se me ocurren algunas rimas pero son muy ordinarias, jajajajj, me voy a abstener de manchar tu blog .
un besazo.