04 diciembre 2007

Lo más político

Y esta imagen también apareció en las carpetas que mi hermano Manuel revisaba. Debe de ser más antigua, por el bocadillo en que se confirma que la "mani" sí está autorizada, lo cual es un crudo sarcasmo de la dictadura que incluso tiene que autorizar las concentraciones de gente en los entierros.
Me emociona ese arbolillo de cuatro ramas secas en medio del abatimiento de la gente del duelo.

6 comentarios:

Santiago dijo...

Tremendo: esa misma idea fue utilizada por Pedro Cobos como piedra angular de su novela "Cieza Libre": los manifestantes ciezanos de un protesta social, perseguidos por los grises, se mezclan con el entierro de una señora de derechas de toda la vida, para disimular y salvar el pellejo. Los grises se mosquean, y llegan a abrir el féretro para comprobar que no es un ardid. Eso ocasiona el juro a muerte al dictador de los deudos de la difunta, a la sazón España negra, cañí y lepantino-trentina: resultado, risa, ingenio y guasa de 350 páginas.
Ambos genios tuvieron la misma idea.

Clares dijo...

Pues sí, amigo Santiago, era una idea, no fácil, pero sí posible en aquellos tiempos. El dibujo en su sencillez me parece muy bueno.

zanguanga dijo...

Genial, éste y el anterior, en la mejor tradición del humor negro... un abrazo.

Alvaro Peña dijo...

Hola, creo, corrigeme si me equivoco que tu eres hija de Muñoz Barberán.
Ests viñetas las publicaba en algún sitio?? es que hace poco me hablaron de un pintor que había muerto hace poco y llegó a publicar viñetas en un periodico.
Yo soy Alvaro Peña, pintor y humorista gráfico

Clares dijo...

Hola, Álvaro. En efecto, soy la hija de Muñoz Barberán. Creo que no las publicó, o a lo mejor en la Verdad, pero no era su trabajo, sino que lo hacía por gusto y sólo ocasionalmente. Cuando arreglamos el estudio, encontramos algunas y las escaneé por gusto de tenerlas, porque los originales están en carpetas en casa de mi madre. Yo creo que no las publicaba.

Alvaro Peña dijo...

Pues encantado de conocerte y a partir de ahora te seguiré. Me gusta la pintura, y en la última exposición de tu padre compré el catálogo de el Almudí para estudiar y conocer más detenimante su pintura, ya que varios cuadros, sobre todo de los que había en una sala al final me gustaron muchísimo.