27 marzo 2009

Corral de Comedias


A principios de marzo, teníamos organizada una visita a Almagro con el grupo de Bachiller de Artes Escénicas. Como no eran bastantes para llenar un autobús, se apuntaron también dos grupos de Cuarto de la ESO.
Tengo que decir que esta modalidad de Bachiller es algo muy novedoso. A finales del curso pasado apareció la legislación correspondiente y en septiembre el desarrollo para la Region de Murcia, donde el IES Floridablanca es el único centro que lo ha implantado.

Esto quiere decir que somos pioneros, y que, como tales, estamos experimentando y avanzando muy poco a poco, con gran cautela y con muchas dificultades. La primera de ellas, como siempre, la escasez de medios, aspecto que se va subsanando cada día. Hace falta que haya tradición y consolidación de estos estudios. Otra dificultad es que parte del alumnado interpreta que se trata de un Bachiller "más fácil", lo que es completamente falso. Tienen las mismas asignaturas que en cualquier otra modalidad (Lengua, Historia, etc.), y sólo cambian las propiamente de modalidad, como Anatomía Aplicada o Análisis musical, además de las optativas, Artes Escénicas (que imparto yo), Expresión corporal y Danza, o Medios de Comunicación.

Mis alumnos y alumnas, de la optativa de Artes Escénicas, son, como se puede suponer, pequeños artistas, actores y actrices en ciernes, y eso mezclado con la edad es un cesto de bombas. A veces me arrepiento de haber aceptado la asignatura, porque la energia que hay que desplegar con el grupo está por encima de mis posibilidades. No los conmuevo ni diciendo que consideren que soy persona de edad respetable.

Ni por esas. Me arrollan con su fuerza y su energia juvenil. Después de todo, de enfadarnos, de luchar a brazo partido, de tratar de concienciarlos de que la contención y la moderación es un valor para un actor, de decirles de todo menos bonitos, de intentar que sigan los ensayos con seriedad, de hacerles estudiar y de obligarlos a escribir... al final de todo hemos desarrollado entendimiento y trabajo común. Ahora veo que han trabajado bien. Fue mi mayor satisfacción cuando la actriz que les dio el taller en Almagro me dijo en un aparte (qué teatral) que era lo mejor que había pasado por allí y que estaban muy trabajados. Pues sí, mi trabajo me ha costado, pero algo se ha sacado en limpio.
Creo que tanto ellos como yo sentimos la emoción singular de pisar el espacio sagrado del teatro cuando entramos en el Corral de Comedias de Almagro. Para mí no era la primera vez, pero nunca lo habia visto vacío, y sentí voces lejanas y presencias que alguna vez estuvieron allí, donde nosotros estábamos, gente que había pagado su pequeña moneda para ver una comedia y unos entremeses, gente sencilla que iba al teatro, que tenía el teatro como su mejor diversión y emoción.

Hicieron el taller con Almudena, una estupenda actriz, que dio en el clavo al dirigirlo hacia la caracterización de los personajes de la Comedia del Arte. Yo observaba desde fuera y me pasmaba de que salieran allí tantas cosas que habíamos hablado y trabajado en el gimnasio.

Ahora estamos montando tres entremeses clásicos, los tres muy divertidos, y ellos mismos se sorprenden de que el teatro del Siglo de Oro no sea el pestiño que ellos creían, sino una fuente de entretenimiento y diversión inagotable. No digo que esté resultando fácil poner en escena con esta tropa El pésame de la viuda de Calderón, La Rabia, del mismo autor, o ese delicioso entremés del desconocido Jerónimo de Cáncer, cuyo nombre es tan difícil de decir sin sonrojo. No es fácil, pero merece la pena. Y saldrá bien, seguro. Nos estamos tomando mucho trabajo para que así sea.
En esta última foto se puede ver el grupo de alumnos y alumnas, con Almudena, en primera fila con chaquetón rojo, y entre ellos a la izquierda estoy yo, no sé por qué, tan sonriente. Hacía un frío en Almagro de miedo, y más para nosotros, tan mal acostumbrados a climas razonables.

En relación con el teatro clásico, subo en este enlace un cuento que quizás sea del agrado de la gente, dedicado a César Bernad, mi buen amigo, que como protagonista testigo aparece en él.

24 comentarios:

PMM dijo...

Bonito artículo para un día como el de hoy. Enhorabuena por tu trabajo. Contagiar a la gente el amor por el teatro es una buena dedicación, espero que tus jóvenes actores lo aprecien. Por sus caras y por la tuya, creo que sí lo hacen.

supersalvajuan dijo...

Por lo menos hay alguien con preocupaciones artísticas. Habrá que ver como sale esta vanguardia.

Superwoman dijo...

Uau... imagino lo que puede ser meterse en un autocar con un grupo de prima-donnas adolescentes y me entra una sensacion entre el terror (mi experiencia es minima, si te interesa escribi un cuento corto al respecto en el blog) y la admiracion... Dificil es ser Supermadre, pero ser Supermaestra... no tengo palabras.
Un supersaludo

Clares dijo...

Supersalva, no te puedes imaginar las "inquietudes" artísticas de esta tropa... Ya me gustaría a mí que fueran un poco menos inquietos. De todos modos, estoy contenta.

PMM, es mi mayor ambición, que tengan amor al teatro y a otras artes escénicas. Son gente muy graciosa, la verdad, y estoy contenta, aunque se me vaya el traste con ellos, porque a veces se ponen tremendos.

SW, eran sesenta alumnos en total, sesenta adolescentes. Íbamos tres profesoras, yo directamente responsable de veinticinco de ellos. No sé cómo sobrevivimos al viaje.

Clares dijo...

Superwoman, claro que me interesa ese cuento, pero ponme el enlace, que aunque ahora me voy al campo y no tengo tiempo, el domingo por la noche lo busco y lo leo encantada. Besicos y buen fin de semana a todos y todas.

Joselu dijo...

Lo tuyo, Clares, es una perita en dulce. Entiendo tu pasión por la enseñanza. Alumnos apasionados, con energía, el teatro como telón de fondo. Uf. ¡Qué maravilla! Cuando estuve en Almagro también vi el escenario vacío, pero estaba solo, haciendo la ruta del Quijote. Me faltó ese componente humano de verlo con alumnos. El teatro es la profesión más hermosa del mundo.

Ramón de Mielina dijo...

Buenísima idea!! Ojalá yo hubiera tenido una profesora como tú y una asignatura como ésa... se acordarán de ti cuando sean mayores!!

Matapollos dijo...

¡Ánimo, Clares! No esperes de los chicos conmiseración y mucho menos por la edad.
Si has sido capaz de sobrevivir al encierro y has percibido un amago breve de satisfacción o entendimiento ¿qué más se puede pedir?
En fin... Vengo del blog de PMM ¡qué buenos recuerdos sobre el teatro!

Ya me hubiera gustado tener una asignatura así en mis tiempos de moza (suena muy bien Artes Escénicas).

Me guardo tu cuento para leerlo en las condiciones que se merece.
Salud.

Minerva dijo...

El teatro siempre me ha parecido atractivo, debe ser alucinante pararte ante un montón de gente y realizar cosas que quizás nunca harías en la vida real ... vivir otros tiempos.

Un abrazo!

Miguel Ángel dijo...

Introducción musical. Entra la compañía danzando y cantando. Los varones intentan tocar las nalgas a las hembras, y Toribio a todo el mundo. Conforme se presentan los personajes del entremés salen a saludar al público y hacen algún tipo de gracia o acrobacia.

[¿No será Los Putos, verdad del Velasco ese, a quien llamas Jerónimo de Cáncer?]

¡Cielos, Fuensanta! ¡Ni se te ocurra jamás de los jamases borrar este artículo, o post, o como sea que lo quieras llamar!

Qué gozada de gozada. ¡Mételes caña, que tienes suficiente pólvora, para dar y tomar! ¡Qué digo yo pólvora, dinamita pura!

¡Qué diver, lo que tienes armao! Ahora entenderás que yo sienta envidia, que lo siente hasta don Ramón de Mielina, que ya es sentir.

Esto sí que es para mí empezar el día con buen pie. Seguro que hoy me sale todo redondo.

Mameluco dijo...

Yo debo decir que no me gusta el teatro, jejejeje. Ya está el contrilla, dirá usted Clares

Pero para verlo como espectador.

Hacerlo, interpretarlo, es de lo más divertido. Y leerlo también.

Yo, que soy actor (aficionado y malo) desde que tengo memoria. Me acuerdo de los teatrillos que hacíamos los veranos a mi familia, a los que, peseteros de nosotros, cobrábamos entrada. Y le vendíamos la Coca Cola del frigorífico en el descanso -porque había descanso para el ambigú- a 5 duros el vaso. Cuando a mi primo le regalaron la primera cámara empezamos a rodar cortos (le hablo del año 88) hasta que estuvimos bien entrados en la veintena. Yo escribía, mi primo dirigía y los dos (únicos actores) hacíamos desde policiacos a arte y ensayo.

Después hice en el insti la obra de teatro "Miles Gloriosus" de esclavo Palestrión, el prota. Mi última incursión en el medio fue haciendo de Poseidón en "Las Troyanas" hace unos cuantos años y porque no tenían artista.

Pero lo que le dije al principio, el teatro no me gusta. A mi me gusta el cine. No es que una cosa sea excluyente, sino que a mi me pasa.
Pero interpretar es maravilloso, y que lo den en los institutos me parece buenísimo. Algunos de los fracasos estudiantiles que conozco se hubieran salvado si hubiera habido una rama artística.

Superwoman dijo...

Yo tuve un autocar de 52 (bueno, en realidad eran 51 pero eso lo descubrimos en el ferry de vuelta... o a lo mejor nos dejamos alguno en la Pérfida Albión, vaya usted a saber) para mí sola... pero se suponía que eran mayores de edad :

http://diariosuperwoman.blogspot.com/2008/08/el-viaje-fin-de-curso.html

Un supersaludo

Miguel dijo...

Enhorabuena por esta actividad. Se nota que la has hecho con dedicación y entusiasmo, y tus alumnos y alumnas, consecuentemente, han reaccionado positivamente.
Me ha parecido una actividad excelente.

Un saludo.

Miguel Ángel dijo...

Oye, una pregunta: en 23, 6 varones. No me salen las cuentas de la ley de paridad. ¿Tendremos en el futuro sólo treatro femenino?

Bueno la pregunta te la terminaré de hacer si consigo escribir la contraseña: warbypyr

Insiste el cacharro, ahora pide: lasessen

Pilar dijo...

¿Energías ellos? ...no saben con quién se la juegan, energía y todas las ganas y conocimiento que le pones, una compensación de lujo para las hormonas e impulso de sus pocos años. Una iniciativa la del Floridablanca importnate, necesaria, bien necesaria. Enhorabuena por todo

Clares dijo...

Sí, Miguel Ángel, lo has acertado, se trata de Los Putos, de Jerónimo de Cáncer y Velasco. El nombre no es para puesto, pero el entremés es de lo más divertido, y en plan jocoso, trata la homosexualidad, cosa rara en esa época. Claro, que todo está justificado, porque es una bruja que le da a Toribio un hechizo para que todo el que lo lea se enamore de él. Lo leen las fuerzas vivas del pueblo -sacristán, escribano y alguacil- y te puedes imaginar la que se arma. Todo se deshace al final entre risas y bromas. Pero la versión que yo manejo no empieza así, sino con Toribio lamentándose de que no lo quiera Menguilla, en finos versos macarrónico-garcilasianos. Y sí, de veintiséis, 9 son chicos, aunque al viaje vinieron 8 y dos no hicieron el taller, porque no son de teatro, sino músicos y no tenian ganas. Algunos prefieren pasearse. De todas las chicas, tres eran meritorias, quiero decir que eran de cuarto, viendo si les gustaba el teatro para hacer el Bachiller correspondiente. El futuro teatro será de las chicas, ya ves.

Mameluco, mira que me lo imaginaba. Eres renegón de vicio, pero ya sabes que me encanta. Y encima hartico de hacer teatro, eso sin gustarte, si te llega a gustar, llegas al María Guerrero. Te imagino en esos papeles y me habría encantado tenerte de alumno. Un abrazo.

Joselu, amigo y colega, aparte estos tengo también dos terceros y un primero de Bachiller de Lengua, no te creas que todo se me va en escena. Sólo que destaco a estos porque son mis alumnos de Escénicas, que a pesar de que me pelee todos los días con ellos, les tengo un especial aprecio.

Ramon, aún estás a tiempo. Clases on line o algo así. Es verdad que los críos de ahora tienen unas oportunidades únicas que muchos no tuvimos. Bueno, a cada uno le toca un tiempo y hay que sacar partido de todo.

Miguel, con tanto entusiasmo la hice que me costó una semana recuperarme. Ellos son inagotables. Sí que tengo energía, como dice Pilar, pero también tengo años en esto, y ya sabéis que desgasta mucho la lucha diaria con los jóvenes.

La del Planeta dijo...

Viva el teatro!!!!

ernesto51 dijo...

Todo un placer leer la crónica, pero sobre todo un aplauso por la labor desarrollada (plas, plas,plas,); siempre hay que premiar las buenas obras aplaudiendo, y esta iniciativa que estás desarrollando me parece importante, y gratificante (a pesar de que te las des de señora mayor, jajajaja). No se por qué, me fío más de Pilar y el concepto enérgico que tiene de ti.

Insisto, es una labor esutpenda. Suerte y para el entremés "mucha mierda".

Abrazos

Clares dijo...

Hola, Matapollos, cuando vine anoche no vi tu comentario. Debia de estar medio dormida. Ya sabes, el cambio de hora. Qué desastre. Tienes toda la razón. Algo voy percibiendo. Al menos algo. Besicos.

¡Viva el teatro, y sobre todo que viva cerca, que tenemos el Romea en obras per secula, La del planeta!

Ernesto, creo que tenéis razón, estoy consiguiendo domarlos, en el buen sentido. Parece que van entrando en razón y ya andan tan contentos con sus ensayos, que es lo que toca ahora. Dicen, y si lo dicen ellos será verdad, que están aprendiendo mucho. Gracias por tus deseos, eso espero yo también. Un abrazo.

Alfa79 dijo...

Clares: muy bien por fomentar ese teatro para los jóvenes y con una literatura clásica desconocida e incomprendida.

Un grandísimo mérito tener que dirigir a un grupo de adolescentes, y tal y como están los tiempos hoy día.

Y es que el teatro enseña, divierte, desinhibe a las personas (actores y público) y nos conduce por las sendas del sueño, de la ilusión, del agradecimiento.

El teatro es la interpretación natural y sentida, sin efectos especiales.

No conozco -en vivo- el corral de comedias de Almagro, pero ha de ser un lugar especial, diferente: lleno de voces, de palabras y agradables sonidos dispersos en el aire.

Saludos. Toni Sagrel.

cabopá dijo...

Las clases, el teatro, los blogs,los articulos, las novelas....qué palos te quedan por tocar? Hoy he leido la "la carta"; sin correcciones de Mixtura. Es buenisima y perfecta no necesita ninguna correción para entender su contenido, debe ser porque somos murcianos y estamos tambien acostumbrados a ecuchar o mejor oir todos los dias cosas parcidas. Bueno yo aquí a veces pongo acentos, otras no. Ja,ja,ja "me se entiende".Besicos.

Clares dijo...

Te sentiende, cabopa, te sentiende... Ese cuento que dices en concreto está basado en un hecho real, y me alegra que te haya divertido, pero no se debe a que oigas cada día cosas parecidas, sino a un fenómeno que se llama "redundancia" del lenguaje. Es decir, los signos están cargados de más, de modo que si se les despoja de parte de sus rasgos o se les cambian, dejando el núcleo de significado, aún se entiende. Por ejemplo, entenderías un texto sin vocales o cambiando determinadas consonantes. Quienes damos clase lo sabemos por la escritura de los niños, la cual entendemos siempre, o casi siempre. Casos como el de "Oveja mía" he tenido yo en clase alguna vez. Eso ya es un extremo, pero existe. Besicos y gracias por leer mis cosas.

alfonso dijo...

me alegro de que veas plasmado tu trabajo(bueno) en ese grupo, tiene que ser satisfactorio
por cierto, si haceis la representacion de los entremeses al publico avisa por si podemos asistir a veros
un saludo

Quicus Magnificus dijo...

Para que luego digan que todo en la educación es retroceso y que cualquier tiempo pasado fue mejor...

Los agoreros no tienen razón. Es cierto que hoy el lenguaje ha perdido en muchos sectores, que se escribe peor en los medios y en la calle, pero la generación actual y las que vienen no están menos preparadas que otras y me alegro que de que haya optativas como esta, mucho más ilusionantes que algunas clases que yo sufrí.

Besos