16 marzo 2009

Gran Torino y otras noches

El cine Rex, del que ya he hablado algunas veces, que está amenazado de derribo para cualquier año de estos, sigue de momento funcionando. Como somos perezosos, y además, según nuestros políticos regionales, unos auténticos palurdos, que no cogemos el coche para ir al cine, lo primero que hacemos al pasar por delante de este viejo cine es ver que "echan", como se decía cuando yo era cría. Ayer vimos que ponían "Gran Torino" del también viejo, pero siempre eficaz, como el propio cine Rex, Cleant Eastwood.
Haciendo un esfuerzo enorme por cenar algo rápido y a tiempo, y cambiar las zapatillas por unos zapatos decentes, fuimos dos calles más allá a ver la película.
Salimos bien contentos de haber ido. A mí me pasa que me gusta que me entretengan cuando voy al cine, y el viejo Eastwood siempre lo consigue. Ofrece algo a mi parecer muy interesante, que es una enorme sabiduría narrativa y una construcción de personaje redonda y completa. Porque se trata de una película de personaje construido, una vuelta por el mundo de los viejos añorantes de otros tiempos, simbolizados en ese precioso coche Gran Torino, un vintage, como dicen los jóvenes de la película, bien cuidado y conservado, como si fuera parte de su alma. Interesante también el que sea un tipo que sin duda merece pertenecer al club del rifle, y a lo mejor en su construcción estaba ese detalle, que con las armas consigue sólo poner peor las cosas, y cuyo triunfo moral definitivo se da cuando va desarmado. Al mismo tiempo, conmueve la aceptación paulatina de un nuevo mundo que él ya no controla ni conoce, con ese variopinto melt pot que es USA, y en el que el viejo Walt termina descubriendo personas y no extraños seres venidos de otro planeta, que está en este; seres que le son más cercanos al final que sus propios hijos, inmersos en la modernidad y en la cultura del dinero. Multitud de detalles de fina observación pueblan la película, como ese final con el agente Chang, que no cede en nada mientras habla inglés y da todas las explicaciones posibles cuando el muchacho le habla en su propio idioma, hecho que pone sutilmente de manifiesto la integración en un sistema mientras los afectos quedan en lo profundo, en lo entrañable de cada ser.

Pero otras noches anteriores, las cosas fueron distintas. En casa de Sancho, después de una cena familiar, recuperamos una película de 1985, una película que vimos los cuatro juntos,
cuando ellos y nosotros éramos muy jóvenes, aunque ellos más, evidentemente. "Tampopo" nos puso a padres e hijos a investigar acerca de una sopa japonesa, hasta que conseguimos realizar entre todos algo muy parecido, aunque suponemos que no exactamente igual, por desgracia. Es una película que con un hilo conductor, los esfuerzos de una joven viuda por mejorar la sopa de tallarines que ofrece en su restaurante, y el restaurante mismo, se dedica al placer de la comida. Una "gran bouffe" a la japonesa, o sea, delicada, llena de sentimientos y detalles a veces exquisitos, a veces absurdos hasta el surrealismo, a veces llenos de humor. Una película tierna y delicada para ver con un buen menú japonés o incluso europeo delante. Si se ha visto ya, para recuperarla; si no se ha visto, para pasar un delicioso rato en familia o con amigos tranquilos. Por cierto, Tampopo significa en japonés "diente de león", esa flor que ya está empezando a sacar la cabeza en los campos y que luego da esas bolitas que se soplan pidiendo un deseo. En Japón hay costumbre de poner a las chicas nombres de flores, como aquí más o menos.

Y unas noches antes, también en casa, pero en la ciudad, al incansable cinéfilo guiado por la palabra de Slovaj Zizec -espero que se escriba así- se le ocurrió buscar en el vídeo club esta película terrible. "Children of men", los hijos de los hombres. Dicen que es ciencia ficción, pero yo digo que es política ficción y me quedo corta.
Es de un mexicano afincado en los EEUU llamado Alfonso Cuarón. Yo no lo conocía, porque de cinéfila tengo poco; más bien soy bastante desmemoriada con los artistas y directores y lo único que quiero es pasar un buen rato. Bueno, bueno, la verdad es que no se pasa, pero en algún sentido sí, porque la película es tensa y alarmante. En un mundo en el que la fertilidad se ha reducido al mínimo, o sea, a un mínimo insignificante, arranca la película con el anuncio de la muerte del ser más joven del planeta, un niño de seis años. A partir de ahí, empezamos a ver un Londres destrozado y lleno de miseria, con reductos de lujo y de riqueza, donde los inmigrantes cazados son metidos en jaulas, donde circulan trenes terribles y el desorden campa por sus respetos. En ese ambiente, ocurren cosas, pero no las cuento, porque parte de la intriga está en ver qué cosas ocurren. Al final, también una hermosa escena de resonancias bíblicas, y también preciosa es la aparición del barco Tomorrow en el lago. Me impresionó una escena en la casa de un hombre con poder que ha rescatado del desastre algunas obras de arte maltrechas, entre ellas, el David de Miguel Ángel, con una pierna rota. Digna de ver, y quizás también son dignas de oír las explicaciones de Todorov y Zizec en los extras que trae el dvd.

Y que no se me ha olvidado, que mañana estoy dando los premios de las orejas, con todo el cariño del mundo, pero antes tenía que contar estos secretos de cine al oído.

19 comentarios:

eme dijo...

Te he llevado el libro hoy pero no te he visto, te lo vuelvo a llevar mañana. Besitos

Matapollos dijo...

¡Qué bien pintas, Clares! Se las voy a pedir al cinéfilo de la casa.

El cine japonés casi siempre deja buen recuerdo.

Clares dijo...

No te preocupes, eme, ya te dije que no había prisa. Mañana nos vemos.

Gracias, Matapollos. Si te he animado a verlas, me alegro. Creo que te gustarán.

Mameluco dijo...

Yo no tengo un cine al lado de casa,así que no puedo ver ni Gran Torino (ese coche me recuerda indefectiblemente a Starsky y Hutch, claro) ni ninguna otra.
De todas formas Eastwood siempre es la maestría hecha cine.

La de Cuarón (el que ha dirigido la mejor peli de Harry Potter) me gustó a mi también. Eso de que no nazcan más niños en el mundo es un buen punto de partida, aunque se parece demasiado a otras del género, como 28 días después y su secuela, que a su vez se parecen a The Omega Man -con Charlton Heston-, del que han hecho una nueva versión hace poco con el título original de la novela, Soy Leyenda -con Will Smith-.

Miguel Ángel dijo...

Me abrumas, Clares. También eres buena pedagoga en el buen cine.

¡Yo protesto! Te habria cambiado sin dudarlo por el fraile nosequé que nos dio en aquella tierna edad literatura y cine.

Ahora ya no tengo edad para hacer esos cambios.

Creo que voy a darme una vuelta por tu blog de cocina, a ver si aprendo algo interesante, ya sabes, algo japonés, aunque si es de la tierra pues también bien.

cabopá dijo...

Iré a ver "El gran torino";iré al Rex,aborrezco la idea de ir al cine en coche.Clares me cuesta mucho trabajo acceder a tu blog en los último días y no sé por qué..quizá sea por el gran contenido de letras y fotos ?; no lo sé. Bueno por fin lo he conseguido.Besicos.

Clares dijo...

Mameluco, desde que se inventó el video y luego el dvd, da casi lo mismo tener un cine cerca o no. Nosotros vamos poquísimo al cine y sí vemos mucho cine en casa. El Gran Torino te encantaría. O te das una vuelta por la capi, o esperas un poco y sale en vídeo.

Jope, Miguel Ángel, si de cine suelo hablar poco y no demasiado bien... Yo creo que te burlas.

Cabopa, lo siento, pero no creo que sea por eso. No te puedes imaginar el peso de las páginas que solemos visitar en comparación con el blog. Será por otra cosa. Un besico.

PMM dijo...

Grna torino, es una cita para este fin de semana, e incluso puede ser que para el Día del Padre, ahora que me la has puesto tan bien. las otras habrá que encargarlas al videoclub.

Joselu dijo...

No he visto las dos primeras pero sí Hijos de los hombres. La he visto un par de veces y ambas me ha parecido desasogante. La escena de la madre negra con el bebé pasando entres los soldados que van a tomar el reducto de los resistentes son de antología. Todo se detiene ante la imagen del bebé, la magia se adueña del instante. Es pura poesía en un universo de perversidad y de extrema crueldad. Es una película como para quitar el sueño. Es de lo mejor que he visto en cuanto a ficción científica. Iré a ver Gran Torino en cuanto pueda.

Alfa79 dijo...

Es increíble como este gran genio del cine, Clint Eastwood, pasó de sus temibles interpretaciones en Harry el sucio, a esas otras cintas y tan encomiables como "Los puentes de Madison".
También me encantó "Sin perdón".

El gran análisis y recomendación que nos dejas sobre "Gran Torino", lo tendré muy en cuenta.

Si mi mujer quiere y la "pequeña" nos deja tiempo libre, seguro que iremos a verla. Y ya te contaré.

Gracias. Toni Sagrel

Miguel dijo...

Yo me acuerdo de cuando en Castellón salíamos por la tarde sin saber qué película íbamos a ver. Ibamos al centro y allí, junto al cine Rex (que hoy está en ruinas)estaba la cartelera donde se anunciaban las películas que se proyectaban en los cuatro o cinco cines de la ciudad. Hoy cuando vamos al cine, tenemos que coger el coche.
Un abrazo.

supersalvajuan dijo...

¿Pero es que vuelve Harry el Sucio? Sucio y con muchas arrugas.

Clares dijo...

Fue Harry el Sucio, muy interesante película, por cierto, y ahora tiene arrugas geológicas, pero está hecho un pedazo de actor.

Qué pena, Miguel, que vuestro Rex esté en ruinas. Al nuestro le queda poco.

Yo, Toni, siempre le he tenido querencia por el cine narrativo que hace, de la vieja escuela, pero nunca anticuado. Me encanta. Animaos a ver la peli, que creo que os gustará, que tiene mucha miga en los tiempos que corren.

Jselu, la peli de "Los hijos de los hombres" es impresionante, Yo no me di cuenta bien hasta el día siguiente de lo que había visto. Creo que volveré a verla, y la escena que tú dices, esa es la que yo comentaba como espléndida y de resonancias bíblicas. Luego pasaré por tu blog, que el debate abierto es de los que queman.

PMM, ya verás como no te arrepientes de ir a verla, me parece a mí. A tu niña incluso le puede gustar, sobre todo si la ve contigo y luego la comentáis.

el brazo de cervantes dijo...

pues no he visto ninguna de las tres, pero me ha encantado escucharos. El cine rex es el pobre cine que queda grande donde te sientes como hace años , el día que lo tiren lloraré. El último arreglo que le hicieron fue para estrenar una película de Almodovar, no se si te acuerdas, y le pusieron ese tono azul tan bonito ya envejecido.
Qué pantalla! uhmmmmmmmm
besos

Pilar dijo...

Pues qué buenas recomendaciones. Yo llevo unos días liada, pero el cine me pasa como con todo lo que me gusta, que me pego atracones. He sido capaz fines de semana de verme tres y cuatro películas en una sentada, incluso traslandándome de cines, y al final de esas sesiones me siento feliz. Normalmente veo una al día entre ctk, bajadas y, escasamente, videoclub, porque me da pereza más que nada, pero ¡no se debe hacer! hay que apoyarlos, lo sé.
Beso de peli

alfonso dijo...

el torino la voy a ver y la ultima que has dicho si que la vi y me gustó.
en cuanto a la de la sopa... no se de momento copiare el nombre por si decido verla en otro momento
me gustaba mucho ir al Rex, aunque he perdido la constumbre de ir ...al cine

Clares dijo...

Pilar y brazo de Cervantes, no os las perdáis, seguro que os gustan. Y ahora tenemos cuatro días hermosos para disfrutar de esto y otras cosas. Un besico.

Alfonso, recobra la costumbre, que es cosa buena, aunque como sé quién te quita el sueño y el cine, pues nada, ya llegará el momento de hacer recuperaciones. Un abrazo.

Oshimatoti dijo...

Cuando mi hermano era pequeño me lo llevé una tarde al Rex. Me dijo hace tiempo que lo cerraban, pero me alegra la demora: es como si ese joven que iba con su hermano pequeño desapareciera un poco... ¿Sigue abierto el de Floridablanca?
Me alegro que lo eligieras.

Espero poder ver Gran Torino en un par de días. Se comenta que es la última aparición de Clint en la pantalla como actor, de manera que la veré sin pestañear más de lo necesario, no sea cosa que me pierda algo...

Superwoman dijo...

Los japos son especialistas en hacer poesía con un asunto tan nímio como el doblado de un calcetín.
Y el señor "MaderadelEste" es una persona con más facetas que un diamante, aunque a veces las facetas que veamos sean en bruto, con los años ha logrado un pulido excelente... lástima que cuando llegamos a ese nivel, nos retiramos.
Un supersaludo