22 junio 2009

Mi oscuro pasado


Tener un hermano archivero no es lo mismo que tener un hermano archivador. Me temo que en mi caso se unen ambas cualidades; mi hermano Manuel es archivero de profesión y archivador de afición. Lo archiva todo. Para archivarlo todo, primero lo tiene que buscar todo. Se puede imaginar que no hay cajón, cómoda, chifonier, trastero, recoveco, armario, ni rincón casero, por recóndito que sea, que tenga secretos para él, así que todos los hermanos, si tuviéramos un poco de conocimiento, estaríamos siempre temblando. ¿Qué encontrará esta vez? ¿Qué oscuro secreto de familia encontrará en cualquier ratonera? Esta vez no sólo ha encontrado la prueba de mi oscuro pasado como "margarita", sino que además me ha amenazado con mandarle una copia a Cayo Lara, según él, para que sepa la tropa que lleva detrás. Yo me adelanto a sus amenazas, que la mejor huida suele ser hacia delante, así que publico yo misma el documento que me incrimina. Nadie se llamará a engaño cuando vea el anverso de este fatal documento. Yo no voy a negarlo ni a renegar de mi oscuro pasado. Sí, qué pasa, fui "margarita", y me harté de hacer bizcochos, de cantar y de leer cuentos, de participar en concursos de dibujo y en bailes regionales, y encima sin saber a qué causa servía con mis ocho años de sabihonda. Qué turbio pasado el mío, y casi que lo tenía olvidado, por suerte, que si no hubiera sido por mi hermano el archivador, nadie se habría enterado nunca, pelillos a la mar de la historia, y Cayo Lara no habría tenido por qué enterarse. Ahora, como se pase por aqui, ni me habla, lo que no le costará trabajo alguno, ya que nunca me ha hablado. Sólo por la tele.

Pues nada. Valor y a ello, que a lo mejor es hasta un ejercicio catártico.
Este es mi carnet de la Falange, a los ocho años, sección "Margaritas". Luego me hicieron "Lucero", como mi caballo Lucero, pero con trenzas. Más tarde, cuando tenía catorce o quince años, me llamaron para que fuera a un solemne "Te Deum", con la intención de que ya pasara de metáforas y me hiciera de verdad de la Sección Femenina de la Falange, y yo en mi inocencia les dije que no iba a ir, que ya no quería ser de eso. Sí que me hubiera gustado, eso sí, saber lo que era un solemne "Te Deum", que no me enteré yo bien hasta que vi el espectáculo de "Els Joglars" llamado "TeleDeum", pero la curiosidad no me llevó a tanto.
Y pensar que yo tenía esto oculto y secreto, y ahora viene mi Manolico a sacarlo a relucir. Sólo me consuela un poco que en una pequeña ciudad de provincias, como era Murcia entonces, yo era la "socia" 7538, o sea, que había 7537 "margaritas" antes que yo. Mal de muchas, consuelo de mujeres con oscuro pasado. Para compensar, pronto sacaré las historias del bonito castillo -que lo era antes de verdad- de Lorca, historias proporcionadas por mi hermano el archivero archivador, descubridor de todo secreto y de todos los turbios pasados de la gente y de los castillos.

22 comentarios:

cabopá dijo...

¡Ay Fuensanta!...Creo que ese oscuro pasado es de varias generaciones...Yo no fui ni margarita, ni lucero; Yo hice el "Sevicio Social" ¡madre mía!Allí en la Sede de la S.F. en la C/San Nicolás. Me sacaron bien el pringue...era una jovencita muy aplicada que sabía escribir a máquina...En fin aquello pasó a la historia afortunadamente y menos mal que somos mujeres con dos dedos de frente y nada después enturbió nuestra postura en la vida...Besicos..

supersalvajuan dijo...

"Todos tenemos un lado oscuro". El "la" musical oscuro. Y, encima, falangista. Pues nada, eso se le da al Delette, y todo borrado.
Ciao!!!

Rubén Castillo dijo...

En realidad, querida Fuensanta, todos seguimos siendo falangistas. Sobre todo, si nos miramos los dedos de las manos o los pies. ¡Mira que llamar falanges a esos huesecitos, para jodernos la filiación y tener que admitir que todos,-as, somos falangistas desde que nacemos!

Mameluco dijo...

Me dan ganas de cantar eso de:
¡Cuando le dije a mi madre
que yo era de las J.O.N.S.
me dio un abrazo y me dijo
hijo mio de mi alma,
así te quería yo!
Jajajaja...

La Pili (hermana del Ausente) debía estar contenta con usted...
Jajajaja...

Perdón por el escarnio, Fuensantica, pero con lo super red que es usté, da un poco de risa verla en la angelical foto del carnet de "margarita".

Pero los que hemos leído los tebeos de Paracuellos sabemos que el niño es fácilmente maleable, pero con la misma facilidad se deshacen de las cosas malas (pero no olvidan).

Lo mismo Cayo Lara fue de la O.J.E. ¿Quien sabe? Jejeje.

Miguel Ángel dijo...

No me tientes, no me tientes…

Que uno también tiene un hermano, uno solo, sólo uno, que cual urraca campera lo arrampla todo, linaje y heráldica incluidos, y lo ordena minuciosa y escrupulosamente. Y cualquier día va y me dice: Oye, Míguel, sabías que…, y zás, me digo, por dónde saldrá esta vez.
Y empiezo a elucubrar qué vergonzosa o vergonzante historia me hará revivir.

Pues claro que también tengo yo un archipiélago de puntos negríiiiisimos.

Eso también: si quiero saber alguna cosa de mi infancia o de mi familia pasada, voy y se lo pregunto.

Y que me alegro que ya estés liberada de tus trabajos evaluatorios. Ya pronto llegarán las vacaciones…

Alfa79 dijo...

Fuensanta:

No te preocupes, que todos cuando eramos niños/as, fuimos adictos -a la fuerza y sin saberlo- a esa causa casposa-tradicionalista de la España eterna.
Mu graciosa la fotillo.

Yo también estuve muy cerca de apuntarme a la O.J.E., pero al final mi madre no me dejó. Afortunadamente.
Después, con 13 años me pre-afilié a las Juventudes Socialistas. Pero no llegué a más. Menos mal.

Ahora, sólo soy un socio más de la biblioteca de mi pueblo. Espero que no sea peligroso; ya se sabe que leer demasiado es bastante dañino para las mentes de las personas: aprendes a pensar, después a reflexionar, y más tarde no hay forma de volverte a "encarrilar".

Saludos republicanos. Toni Sagrel.

PMM dijo...

Mi herman tiene varias certificado de la sección femenina como si fueran notas, que le permitían ir subiendo de nivel. ¡Ay, si alguna de aquellas "instructoras" viera como ha evolucionado el personal!

Superwoman dijo...

Tranquila, mujer, que por ahí hubieramos pasado nosotros también de haber nacido un poco antes... Yo es peor, que me confirmé por la Santa Madre Iglesia ya en democracia... y lo de hacer pastelitos no es un mal aprender, no... voy a sacar una bandeja de muffins del horno.
Un supersaludo

Alejandro G. Muñoz (Sanyi) dijo...

De pequeño siempre hacemos cosas sin saber si quiera que significan. Es inevitable. Por cierto, me ha hecho mucha gracia la foto del carnet.
Con un hermano así debe ser un milagro el poder ocultar algo del pasado.
Un abrazo.
Sanyi.

Markos dijo...

Rectificar es de sabios jeje.
Me hago cargo de que en una pequeña ciudad de provincias, en aquellos años, no existía elección posible. El régimen estaba en todas partes y si no ponías buena cara y le ayudabas en su cruzada, podrían señalarte con el dedo...que peligro.
Qué cosas hay en los pasados de todos!!
Salu2

Matapollos dijo...

Lo mío puede servir para consolar a cualquiera. Con esos mismos añitos más o menos, ya me había aprendido el Cara al Sol, el Prietas las filas, el Himno de los requetés, el de la Legión y algunos otros más.
Y digo que puede servir de consuelo porque lo más grave es que fue por pura devoción, no por obligación.
Cuando mi padre se enteró, quizás por aquello de la “educación compensatoria” me hizo aprender A las Barricadas, el Himno de la FAI, La Internacional, ...y todo el repertorio enterito del Coro Durruti: “¡¡Arroja la bomba, escupe metralla,…!!”
Ahora se las enseño todas a mis hijos, nunca se sabe…

Clares dijo...

Mirad si en la huerta de Murcia estaban al tanto que me contó Pedro Cobos el escritor, un amigo muy querido para mí que ya se fue, que cantaban una coplilla a la "falange de Juan Antonio".
La historia es bien sencilla. Mi padre tenía amistad con una mujer de la Sección femenina y esta le dijo que me llevara, que allí lo pasaría bien con otras niñas y que haría actividades, que entonces no se llamaban así, sino cosas que hacer. Y así fue, me llevaron y yo la verdad es que tengo buen recuerdo, lo pasé bien con aquellas cosas que hacer. Lo malo es que no había otra opción para los niños de entonces en cuanto a actividades y demás. Hoy en día están verdaderamente acosados de ofertas recreativas y formativas. Y de todas las tendencias y estilos.

mobesse dijo...

Clares, ánimo. No estás sola. Yo fui "flecha" de la OJE. Después me hice novicio filipense. Y como se trataba de la trivalente, no me pude escapar de la "mili" (Aquí lo único que estoy confesando es mi parentesco con Matusalem).

Son las mejores vacunas que conozco. Ahora soy antimilitarista (además de un poco pacifista) antirreligión (y todo lo ateo que puedo ser) y antifascista. O sea rojo, rojo. No por fe, sino porque lo he visto y lo he tocado.

La del Planeta dijo...

Ay Fuensanta mía, qué disparate! pero como dice supersalva casi todos tenemos un pasado oscuro, yo estuve a puntico de entrar en las comunidades de base cristianas que aunque eran de más bien de izquierdas el rollico católico apestaba demasiado... la filosofía me cambió la vida.

Clares dijo...

Veo que no soy la única y que cada cual en su época y estilo ha tenido sus oscuridades y sus tentaciones. A mí ahora no me preocupa esto en absoluto, sino que más bien me da risa, si no fuera por la otra cara de la historia, que detrás había mucho dolor y mucho sufrimiento de otras personas, pues al fin y al cabo, no lo olvidemos, se trataba de fascismo, y no de un club para niñas.

Elempecinadocarlos dijo...

Hola, Margarita, digo Fuensanta.

Clares dijo...

Hola, empecinado de lo más empecinado. Que sí, que margarita también me gusta.

zanguanga dijo...

Hola guapa,

En esa foto te veo más Clares que nunca.

Por suerte me libré de los servicios sociales o como se llamara eso, los abolieron justo cuando yo llegaba a la edad....

En mi pasado oscuro hubo una época en que iba a misa todas las mañanas porque quería ser misionera, pero duró poco. Incluso estudié 4 años en un colegio de monjas...

Qué casualidad, mi abuelo era archivero también, aunque de su familia poco archivó, solo algunas fotos y una partida de matrimonio, apenas sabemos nada de ella.

Un beso

Pilar dijo...

A mí me parece que estás preciosa en la foto y que el comentario de Sanyi (hola!) es muy inteligente, cuando se es pequeño se hacen muchas cosas sin preguntarte el porqué. De mayor a veces reincidimos.

Besico

Clares dijo...

Zanguanga, mi Manolo lo archiva todo, todo, sea o no sea de la familia. Le ha dado por ahí. Lo de cada cual lo pasa a cada cual con un comentario sarcástico y mordaz, que él es así.

Lo peor, Pilar, es reincidir, pero creo que nadie se escapa. Todos reincidimos, mira que somos atascaos.

Loc@ dijo...

¡Hola! entré a través de Alfa79 y me encontré con dos estupendos artículos sobre Madrid; tras ellos éste, en el que veo que tienes la edad de mi hermano pequeño, nacido el 10 de marzo de 1961. En cuanto a tema Falange y/o Servicio Social, yo, mayor que tú, hice este último en la Biblioteca Nacional de Madrid, haciendo y pegando las etiquetas que llevan los libros para su localización rápida ¡hablando de archiveros!
Me ha gustado lo que cuentas, cómo lo cuentas, imprescindible para resultar ameno.
Hasta otra: Paquita

Loc@ dijo...

¡Ah! y que me encanta tu identificación con las margaritas silvestres. PAQUITA