20 diciembre 2009

Encuentro en Zocodover


De izquierda a derecha, Fernando y Amaia, Sandra, Fuensanta,

No hay mejor sitio en Toledo para quedar y no perderse que el Zocodover, que para eso es un zoco de ver. Muy cerca de allí, en una tienda de un especiero y librero del Alcaná, encuentra Cervantes la continuación de los Anales de la Mancha, en aljamía, para poder continuar el Quijote donde lo dejó en el capítulo anterior, con el Vizcaíno a punto de ser acometido por el Héroe. Así que el sitio también es ideal para encontrar a un bibliotecario, que no es un bibliotecario cualquiera, sino Eusebio, amigo ciber hasta ese momento, en su blog Una vuelta por la red. Yo estaba allí para pasar unos días disfrutando de Toledo con la familia, y él iba de vuelta para Madrid desde La Puebla de Montalbán -exacto, donde nació Fernando de Rojas- y pasaba a comprar mazapanes en la confitería de Santo Tomé. A pesar de muchos errores anteriores, lo conocí a la primera, sin dudarlo. Fue un placer encontrarnos. Como era tarde, no nos dio tiempo a tomar un café, pero al menos hablamos de tomárnoslo la próxima vez en Madrid, organizando un encuentro de blogueros. Cuando se arme, aviso, que eso va estar muy bien. Él y Sandra nos recomendaron que compráramos los mazapanes en esa confitería a cuya puerta estamos, y eso hicimos. Estaban exquisitos. Gracias, Eusebio. Un placer encontrarte en el mundo real, después de tantas charlas en el virtual.

Te dedico este poema que recoge Isabel Escudero en su Cancionero didáctico:

Iba la niña Rahel,
carita de mazapán,
por el Zoco de Toledo,
¡quién la pudiera comprar!
Así la miraba el moro,
ojillos de gavilán,
así la miraba el moro,
de lo oscuro del zaguán.
Iba la niña Rahel,
carita de mazapán,
iba a casa del rabino
que la  tiene que casar
con su primito Samuel
como manda la Misná,
que ni niña ni mujer
doce añitos cumple ya,
Mírala el señor Obispo
de la umbría catedral:
¡quién meneara campanas
por novia tan celestial!

Toledo, ya se sabe, es tierra de las tres culturas, como la mía.

16 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Zocoveder, vaya nombrecito.

Clares dijo...

Zocodover. Zoco (mercado) do ver, o sea, mercado donde ver (y ser visto, que diría Cervantes). Es una palabra mestiza, como Medinaceli, mezcla de palabra árabe y románica.

Joselu dijo...

Me sorprende desde Catalunya esta visión distinta de España que se proyecta en tus entradas. Pienso que cada región vive demasiado encerrada en sus mitos y leyendas y se aísla de otras igualmente ricas. El mundo bloguero permite asistir a otras percepciones y te hace no sentirte encerrado en un mundo a veces claustrofóbico. ¡Qué hermoso eso de tierra de las tres culturas! Eso fue España durante un tiempo, pero para bien o para mal una eliminó a las otras. No sé cómo se hubiera escrito la historia de otra manera. En cuanto al encuentro entre blogueros me parece interesante. Cuando nos leemos nos imaginamos de una manera u otra, pero el encuentro en la realidad no deja de tener su dosis de misterio y de interés.

Clares dijo...

Yo creo,Joselu, que al igual que cada ser humano es un mundo, cada ciudad, cada espacio, cada región, es un mundo diferente. Cataluña siempre ha sido muy, muy europea, en el sentido de no mirar al interior, aparte ya lo que podamos decir de ciertos ensimismamientos nacionalistas. Yo siempre he pensado que un amor grande a la tierra de uno, hasta incluso el nacionalismo si quieres, no tiene por qué cerrar a otros mundos y a otras culturas. Nos ofrecemos mutuamente la perspectiva y con eso nos enriquecemos.
Me parece que el verano será una buena época para un encuentro en Madrid, por ejemplo, o en cualquier otra ciudad que nos apetezca. Se trata de lanzar una invitación y el que pueda y quiera, que acuda. Puede ser muy divertido conocernos después de tanto escribirnos.

Miguel Ángel dijo...

Así es como evoluciona un idioma, ahora empiezo a entenderlo. Mira tú por cuanto has conseguido transformar “noche toledana” en justamente lo contrario. Porque ya me dirás ¡qué noche es ésa en la que en muy buena compañía, bajo la presidencia y guía de todo un señor muy bien puesto, disfrutas de los rincones menos aparentes y más significantes, te diviertes haciéndole la rosca al toledano señor e incluso pasándole por encima, y concluyes con la cita bloguera ante una pastelería de alto copete! Sea en Zocodover, o sea en la Bisagra, o sea mismamente en la puerta de los Cambrones, es igual, da lo mismo, porque has estado en la Imperial Toledo y has vivido para contar precisamente eso, que has salido victoriosa de una auténtica “noche toledana”.

Lo dicho: voy corriendo para enviar una nota a la RAE, concretamente a tu paisano, ¿porque lo es?, Arturo Pérez Reverte, que ya mismo se ponga manos a la obra de proponer al sumo consejo un más apropiado significado y sentido de la arriba mencionada expresión.

¿No saldrás mañana con otro añadido más, asegurando que te llevaste para tu tierra una espada de auténtico acero toledano, verdad? Porque para esos menesteres el Tajo tiene un agua fina, fina de verdad…

Clares dijo...

Anda, Miguel Ángel, que te has despachado con el idioma, dándole a la palabra castellana de lo lindo. Se nota que eres de Valladolid y muy leído, menudos giros y explicaciones. Un lujo, amigo. Ya ves que no estoy dejando resquicio del viaje sin contar. Como decía Cervantes, un año para viajar y toda la vida para contar. Qué listo era aquel hombre. El partido que yo le estoy sacando a este viajecico.
Espada no me compré, que ya tengo yo mis armas secretas y no la necesito.

Eusebio dijo...

Gracias Clares, fue un auténtico placer conocerte y conocer también a tu familia, aunque a tí ya te había visto por ahí, en alguna fotillo.
¡¡Qué bonicos salimos todos, especialmente vosotros, jejejeje!!
Aunque falta la fotógrafa, una chica majísima...
Tenemos que vernos con más tranquilidad, en Madrid o donde sea.
Me alegro mucho de que os gustaran los mazapanes y dulces de mi tierra.

Un fuerte abrazo, compañera. Y saludos a su señor marido.
¡Ah! y besos de parte de Sandra.

Pilar dijo...

Pero habríais quedado antes, nooo? que suena a que de pronto miraste para el lado y dijiste...Eusebio, ostras!

Pues ese encuentro podríamos hacerlo en África, que está más paracá

Besos a todos los de la foto!

Clares dijo...

Pues claro, Pilar, estábamos localizados, jeje
Somos unos hachas, pero no tanto como para localizarnos así como así. De hecho yo estuve en una manifestación en Madrid, a su mismo lado, y no nos conocimos. Mi cámara le echó una foto sin saberlo. Es una buena anécdota de blog.

Clares dijo...

Eusebio, el placer fue nuestro. Para primavera o verano, gran quedada de blogueros en Madird, que África nos queda a todos un poco lejos. Pilar, que te cojas el ave y te vengas, que es más fácil eso que movernos todos para África. Aunque, no sé, no sé.

PMM dijo...

Otra vez, que envidia!
Espero ese encuentro, aunque a los pies de la Torre también quedaría chulo.

Clares dijo...

Otra ciudad candidata al encuentro de blogueros del gran barrio. Tendremos que hacer un concurso. A lo mejor pongo una encuesta, a ver qué pasa.

Isabel Martínez dijo...

Chica, qué suerte, mazapán de Santo Tomé. Delicioso. A mí, que no soy muy golosa, me gustaba el que llaman delicia.

¡Qué esmero de relato y qué rigor de narradora!

Laura dijo...

Ya veo lo satisfechos que estais de vuestra visita a Toledo, es para estarlo; en una entrada anterior te hice un comentario de mi vinculación a esa preciosa ciudad.

Clares te he dejado en mi blog la recetica de los almendrados y alguna modificaciones, disculpa las faltas, el coco se ralla no tiene rayas; si haces los dulces ya me diras el resultado.

Te deseo que pases Feliz Navidad.
Besos

Superwoman dijo...

Que bonito nombre, me encantan las palabras con sabor arabe. Feliz Navidad
Un supersaludo

Clares dijo...

Muchas gracias, Laura. Paso ahora mismo a recogerla y en próximos días la hago y te digo qué tal ha salido. Feliz Navidad y un estupendo año nuevo.