01 octubre 2010

Cultivar el jardín




"- Lo que sé es que hay que cultivar nuestro jardín –le interrumpió Cándido.

- Tenéis razón –reconoció Pangloss-, porque cuando el hombre fue colocado en el jardín del Edén fue puesto "ut operaretur eum", para trabajar. Prueba de que el hombre no ha nacido para el ocio.

- Pues trabajemos sin discutir –concluyó Martín-. Es el único medio de hacer la vida tolerable."

De "Cándido" de Voltaire



Porque...

"Contra la tesis mantenida por Leibniz de que nos encontramos en el mejor de los mundos posibles, más bien pareciera que todo se rige por el principio de lo peor. En todo caso, si Dios creó el mundo con algún fin, debió ser para hacernos rabiar".

Del mismo Voltaire

18 comentarios:

Thornton dijo...

“Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”.

Me alegra este regreso tan esperado y tan deseado y te felicito por el nuevo aspecto del blog –plumbago incluido- y por el nombre que has elegido.
Al Jardín de Floridablanca nos llevaba a mis hermanos y a mí nuestra madre a desfogarnos las tardes de verano. Ficus y plátanos abrazados por hiedras. Me gusta el nombre.

Besos.

P.S. Como soy tan competitivo y quiero ser el primero, ya comentaré tu entrada.

Rubén dijo...

¡¡¡¡Bienvenida, Fuensanta!!!

cabopá dijo...

¡¡Cúanto me alegro de volver a asomarme a tu ventana!!
En el Jardín de Floridablanca quedabamos los domingos con la pandilla...
Bonitos textos...imagino que nos deleitarás con tus entradas caprichosas, únicas y de contenidos eruditos, como nos tenías acostumbrados...
Besicos amiga,

Isabel Martínez Barquero dijo...

Cómo me alegra este jardín y su inicio con Voltaire. Sobre todo, cómo me alegra tenerte de nuevo entre nosotros y deleitarme con tu elegante prosa.
Te ha quedado precioso el blog: con fondo verde, como verde es nuestro jardín de Floridablanca.
Rabiemos escribiendo. Y cerrado desde las 22 a las 7 horas.

Cálidos besos de bienvenida, Fuensanta.
Te he echado mucho de menos.

Laura dijo...

¡¡¡Qué bueno verte!!!.

En estos momentos, no hay nada mejor que cultivar el jardín, porque lo demás....está de rabiar.

Un abrazo bien fuerte.

Leandro dijo...

Bienvenida de nuevo al club de los perdedores de tiempo. ¿Este Jardín de Floridablanca también funcionará a tiempo parcial, como el otro?

Miguel Ángel dijo...

Está bien, Fuensanta, llegas a punto para recordarnos que trabajando sin discutir es el único medio de hacer la vida tolerable. Lo que pasa es que a veces es interesante la discusión, siempre que sea haga con tolerancia. El trabajo resultará así mucho más gratificante. Porque de él no nos librará ni Leibniz, ni Voltaire, ni el mismo Dios.
Y puesto que hemos de ganarnos el pan con el sudor propio, que no con el ajeno, que sea lo más llevadero posible.

Perfecto, nos das la bienvenida con un paseo por el jardín. Disfrutemos, pues, en la medida que podamos.

¡Qué gusto volver a visitarte y a leerte!

Superwoman dijo...

Bieeeeeen. Has vuelto...
Un supersaludo

Clares dijo...

Thorton, tú el primero, es verdad. Yo, en principio, pensé que iba a pasar casi desapercibida y que poco a poco os iríais dando cuenta del cambio de nombre y de estilo visual. Espero que eso no me lleve también a un cambio de afectos, que supongo que no.

Veo que estáis los amigos y amigas aquí, tan solícitos. Y que os alegráis de mi vuelta, como yo me alegro.
Ahora mismo estoy en un hueco de clases, en mi Departamento, bien tranquila, pero no tendré mucho tiempo para recrearme y contestaros. Iré a visitaros a vuestras casas, a dejar la tarjeta de visita.
Un abrazo a todos, que yo también estoy encantada de recuperaros. Seguiremos paseando por el jardín de Floridablanca, ya veréis.

Clares dijo...

Ah, por cierto. Podéis visitarlo a cualquier hora, sólo que la jardinera o paseante no estará. Para vosotros estará siempre abierto.

Miguel dijo...

Trabajar no sé yo bien si es una maldición o una bendición. Lo que sí sé es que quien siembra, recoge. Y quien no trabaja, pues eso, que no recoge los frutos. Pero en cualquiera de los casos hay que trabajar para tener el jardín en condiciones. Y pienso que a todo el mundo le gusta tener el jardín bien florido y bonito.
Me alegro de que hayas vuelto. Ya tenía ganas de pasarme por aquí.

Besos.

Carlota Bloom dijo...

Me alegra verte de nuevo por aquí, Fuensanta. Un abrazo.

Joselu dijo...

Te había dejado un largo comentario celebrando tu vuelta, pero se me ha borrado. Uf. Me alegro de verte de nuevo por aquí. No sé si decir tu "nuevo blog" porque utilizas la misma url, aunque el diseño y el título es diferente. Quizás ello lleva a un sesgo distinto del que conocemos. Cuando he creado otros blogs distintos del que conoces, cambiaba de alias incluso. Suponía un espíritu distinto. En todo caso, has comenzado con Voltaire, un pensamiento crítico y necesario más que nunca en nuestra sociedad conformista y esclava del pensamiento único y correcto. Un abrazo, y bienvenida.

supersalvajuan dijo...

Rabia para todos.

Mobesse dijo...

Si el jardín fuera nuestro (de todos) trabajar no sería una maldición. Pero cuando el jardín es de los Rockefeller...

Éste, siendo de Floridablanca, es tuyo, nuestro, de todos. Será un gozo entrar y dejar nuestras flores.

¡Enhorabuena!

Clares dijo...

Pues muchas gracias, Mobesse. Este jardín está abierto siempre para ti.
Yo sigo de acuerdo con Voltaire. Habla de cultivar "nuestro jardín", no el de Roque Feler. En lo otro que dice también estoy de acuerdo, que es que tiene más razón que un santo... incendiario.

Ernesto dijo...

¡Y yo sin enterarme! Vaya jardín que nos traes, promete, promete... Una alegría enorme de volver a tenerte en el barrio ya instalada, y nada menos que con jardín, un lujo.

Me gusta el diseño, el aire a Voltaire, y la jardinera.

Besazo enorme.

PMM dijo...

Primero: Bieeeen, Clares vuelve al mundo bloguero.
Segundo: Siento no haber podido comentar antes:
Tercero: A veces pienso lo mismo que Voltaire, porque últimamente me hacen rabiar mucho, mucho.
Biquiños.