17 octubre 2010

El pabellón dorado, que está bien lejos

Kinkakuji. Vista nocturna
Foto de Akisura Shibata

Una buena amiga, muy querida para mí,  me ha regalado una carpetilla con estas preciosas fotos del Pabellón de Oro, en Japón. Sabe que me gusta muchísimo esta cultura oriental.
Mira qu'etá lejo Japón.

Vista panorámica de Kinkajuki-in
Foto de Akisura Shibata


Mi amiga es  una incansable viajera. Se lo puede permitir. Incluso ir a Japón, que mira qu'etá lejos.


Segundo piso. Estatuas de los cuatro reyes celestiales.
Foto de Akisura Shibata

A mí me gustaría mucho ir a Japón, desde luego, pero a lo mejor no me lo puedo permitir. ¿O sí? Es cuestión de hacer un esfuerzo. Puede que un año de estos lo haga.


Takigi Noh
Foto de Akisura Shibata

Esto, quizás, es lo que más me gustaría ver en el Japón, un espectáculo nocturno de teatro Noh, en el Pabellón de Oro. Después de leer las Seis piezas Noh de Yukío Mishima y de enterarme muy bien de qué va esta forma tradicional de teatro japonés, es algo fascinante para mí.


Tercer piso. Vista interior.
Foto de Akisura Shibata



Si me atreviera a subirme en un avión para un viaje tan largo, podría ver este maravilloso reflejo en el suelo del tercer piso del Pabellón de Oro. Y al escribir "Pabellón de Oro", me acuerdo otra vez de mi querido y terrible Mishima. Hubo un tiempo en que me dejó atónita con la novela que lleva precisamente ese título: "El pabellón de oro", y después con otras muchas más.




Primer piso. estatuas de Buda Amitaba 
y del Shogun Ashikaga Yoshimita.
Foto de Akisura Shibata


También podría leer haikus después de ver a este precioso Buda Amitaba y el muy digno Shogun Ashikaga Yoshimita, inspirada por la impermanencia del ser, que decía Genji, en la novela de Murasaki Shikibu, "Genji Monogatari".


Segundo piso. Tapiz mural
Foto de Akisura Shibata



Una delicadeza de tapiz mural. Que en Japón no van a poner cualquier cosa en las paredes. Faltaba más, con lo finos que ellos son y lo lejos qu'etá Japón.
(¡Subir en un avión, qué miedo!)


Tercer piso. Vista interior
Foto de Akisura Shibata




A través de las ventanas del tercer piso se ven  esos delicados árboles del jardín, en rojos, marrones, verdes. Es la misma imagen que se puede tener leyendo un haiku de Basho. 
(¿Me subo al avión o no me subo? ¿Me gasto los pelos en un viaje al haiku, al teatro Noh, a Murasaki Shikibu y a Mishima, o me quedo en mi casa, mirando el jardín de Floridablanca, con los libros correspondientes en las manos?)


Aquí el consejo de "No me pises que llevo chanclas"
No es Ceuta lo más lejos que he ido, pero es que Japón... Mira qu'etá lejos Japón.





32 comentarios:

Matapollos dijo...

Aliena nobis, nostra plus aliis placent ¿Para qué queremos ir al Japón... con los japonésidos? A ver... ¿para qué?
Si aquí tenemos jamón, jamón y Benecol-Kaiku y flamenquito del bueno...
Que yo no sé hablar como tul... pero tengo a mi prima Susi, al Joaquín Cortés, a las témporas, al adviento, a la mojama... Ole, ole, ole...
Sí qu´etá lejos Japón, sí qu´etá. Ole, ole. ole...

Clares dijo...

Acabas de añadir un pedazo de letra, lo cual me agrada mucho. Pues así y todo, no creas que tengo yo claro esto de morirme sin ver Japón de cerca. O me voy o me siento con mi amiga esta viajera a que me lo cuente todo, todo. Y, por supuesto, sigo leyendo japoneserias.

Miguel Ángel dijo...

Qué va, mujer, si Japón está ahí a la vuelta de la esquina. Además, podrás asistir a una auténtica zambra como dios manda. Si te decides te pongo en contacto con tu paisano Juan Masiá, que hará muy gustoso de guía, intérprete y coloquiador amigable.
¿Miedo al avión? Hay uno que van a estrenar, que se llama El peregrino, para la futura visita del papa a España, que seguro te ofrece las máximas garantías.;=)

Clares dijo...

¿Seguro que yendo el Papa dentro hay garantías de que no me va a dar miedo? Porque a mí lo que me importa no es que el avión se caiga o no se caiga, sino que no me dé miedo.Y yendo el Papa, y sabiendo como sabes que soy una hereje, no sé cómo me recomiendas que me suba a ese avión.
Oye, ¿y quién es ese paisano mío que tú lo conoces y yo ni idea?

Miguel Ángel dijo...

Se llama Juan Masiá Clavel, es jesuita viviendo en Japón, natural de Murcia capital (1941) y publica regularmente en la Verdad de Murcia. Si estuviera él contigo en ese avión, aunque fuera el Papa, no tendrías ningún miedo. Te lo puedo asegurar. Pero no creo que vaya a caer esa breva, al menos por un tiempo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Qué preciosidad de entrada, Clares. Las fotos son un espectáculo en sí mismas.

Me agrada que te guste Yukio Mishima. Yo le leí precisamente "El pabellón de oro" y me dejó un gratísimo recuerdo.

En cuanto a lo de ir o no a Japón, qué quieres que te diga: ¡Haz las maletas cuanto antes y a Japón!
El jardín de Floridablanca estará aquí cuando vuelvas, esperando tu regreso.

Besos y abrazos, enormes y por días, no vaya a ser que de verdad te vayas a Japón.

Clares dijo...

Ay, Isabel, esto de ir a Japón va para largo. No te creas, que a pesar de las bromas y todo eso, no se me va la ideica de la cabeza. He leído tanto y he visto películas inolvidables de directores japoneses, como Kurosawa y Ozu, he leído tanta poesía y he oído tocar el sakuhachi, y así muchas cosas que me enamoran de esa cultura. Pero no me iré sin avisar, lo prometo.

cabopá dijo...

¡Atrevete!
A mi también me da miedo el avión, eso de cruzar mares y continentes nada más pensarlo me entran escalofríos....je,je...
Son preciosas las fots que te ha traído tu amiga, has hecho una entrada culta y a la vez muy simpatica...
Besicos

Pilar dijo...

Pues yo te acompañaría! y déjate de mesas camillas, que esas siempre están a mano. La capacidad que tienen los libros de evocar los lugares hasrta hacerlos deseos son una nimiedad al lado de estar en ellos un instante; es entonces cunado se abren en abanicos inimaginables. Lo que menos me gusta es la idea del avión, esas horas interminables.

Clares dijo...

Vaya que si me atreveré, ya lo verás, Cabopá. Antes o después, y si no me muero ni antes ni después, me voy a Japón. Llevo dos o tres viajes metidos en la cabeza y uno de ellos es éste. Pero lo del avión... ¿Se podrá ir en barco, y con chanclas?


Pilar, cuando me vaya cuento contigo de compañía para que juntas recorramos todo ese país y nos riamos y comamos y lo que haga falta. Pero en chanclas, que por el Japón hay que ir así. Besicos

Joselu dijo...

Hace poco he concluido un libro que me cautivó que se llamaba El final es mi principio del periodista y escritor italiano Tiziano Terziani. Pasó más de treinta años de su vida en oriente: Vietnam, Camboya, China, Thailandia, Japón, India, Hong Kong... y recordaba que el mundo que le produjo una intensa depresión era el japonés. Lo consideró totalmente entregado al capitalismo mental, a la productividad, al trabajo alienante durante todo el día (por la noche se sale para ir con los compañeros para seguir hablando del trabajo y la empresa). He leído a Mishima y a su maestro que te recomiendo si no lo conoces. A mí me gusta más que Mishima, Yasunari Kawabata. Los dos se suicidaron. Pienso que Japón -para bien o para mal- ha perdido el alma (quizás todos lo hemos hecho)y estos restos, o estas narraciones a que haces relación nos plantean un Japón que ya no es real. Es como si alguien viniera a España ahora a buscar a Carmen. Pero no sé, no he estado en Japón. ¿Has leído Estupor y temblores de Amelíe Nothomb? Si te gusta el tema japonés, y no lo has leído, hazlo. También un libro de una mujer que vivió a medias la cultura japonesa y alemana Isako Matsubara, y el libro espléndido es Samurai. En él se ve y se constata el choque entre el viejo Japón y el que vino después. Un abrazo.

Clares dijo...

Joselu, amigo, eres un pozo de sabiduría. Y yo sin enterarme de todas esas cosas. Pues nada, que ya lo tengo todo apuntado y no me lo perderé.
En lo que tú dices del Japón tienes más razón que un monje zen, para no nombrar a otros santos, pero tú ya sabes que los países son lo que nuestra imaginación quiere que sean. Hölderlin creó en su mente una Grecia a la que nunca fue y que no existía posiblemente. No es comparable a buscar a Carmen, es otra cosa. Quizás en aquella locura yo encuentre el rastro de lo que fue Japón o de lo que yo he creído que fue.

Ernesto dijo...

Pues si qu'etá lejos Japón, y si hay que ir ene el avión con el Papa, me da susto, que yo con el director general de esa Compañía tampoco me llevo, si es que los ateos...

De momento me conformaré con ese desfile de imágenes que nos has ofrecido.

Un beso enorme.

alfonso dijo...

impresionantes esas culturas ancestrales que fueron lo mas avanzado en su epoca
bonita historia

Eusebio dijo...

Qué bonito, querida Clares, me has recordado que el año pasado estuvieron por allí unos buenos amigos karatecas visitando esos templos y participando en algún entrenamiento en aquellos dojos.

A ver si algún día de estos me cojo a mi Sandra y nos damos por allí una vueltecita, que es uno de los viajes que tengo pendientes de jovencillo...

Abrazos.

Clares dijo...

Las imágenes son una preciosidad, en efecto, pero veo que nadie se ha fijado en la canción, que es buenísima. A mí me gusta muchísimo, por lo canallica que es, con esa letra del chopped y las diferencias lingüísitcas. Yo lo mismo digo, Ernesto, si va el Papa, pues no voy.

Hola, Alfonso. ¿Cómo se verá Japón desde un helicóptero? ¿Ves tú? En helicóptero ya no me daría tanto yuyu.

A mí, la verdad, Eusebio, más me gustaría ir a China, si es por el ejercicio practicado, porque ya sabes que yo le doy al tai chi. Pero es que Japón... debe de ser una preciosidad.

Miguel Ángel dijo...

Mira que sois racistas, mejor dicho, tiquismiquis. Si él va de blanco, pues vosotros vais de amarillo, y ya está. Hoy día los aviones son muy grandes y cabe un mundo dentro de ellos. Además, podéis comer lo que os pete, y ver la peli que más os guste. Por otra parte, dicen los que le tratan que es muy buen conversador. Pasaríais un buen rato. Incluso tendríais ocasión de hacerle alguna pequeña sugerencia. Quizás le vendría bien.
Yo, ya veis, a Japón no me apetecería ir, con paredes tan finas, me iba a sentir como en mi tienda de campaña.

Miguel dijo...

No he estado nunca en aquel lejano país. Y mira que me gustaría ir. Pero el mundo es tan grande que hay otros lugares (más cercanos) y también atractivos. Pero, de hecho, las fotos son muy atractivas e insinuantes.

Un beso.

Leandro dijo...

Estupor y Temblores, estupenda novela, sí señor. Aunque nada en esa autora iguala el arranque de la Metafísica de los tubos.

Ni el Japón, ni París, ni Bullas. Durante una semana o un mes en clase turista no se conoce nada. Despreocupate

Carlota Bloom dijo...

Si pudiera, yo sería como esa amiga tuya, y me fundiría la pasta en ir a todos los Japones posibles.
De Mishima leí, hace 20 años, Confesiones de una máscara, y recuerdo que me pareció un poco duro (yo era joven e impresionable).Sin embargo, me apunto eso que dices del teatro japonés, que seguro me va a interesar. Me gusta mucho el cine de Kurosawa, especialmente Ran, y las novelas del denostado Murakami (qué le voy a hacer). Me llama la atención la fascinación por lo japonés que observo en muchos alumnos: a partir del manga alguno hasta ha llegado a recibir clases de japonés. Tomo nota de las aportaciones de otros comentaristas (Joselu, ahí estás tú, al quite)y, Fuensanta, la canción es una perla como otras tantas de los "No me pises...". Un abrazo.

Superwoman dijo...

Haz el esfuerzo... Japon es magico y yo estoy deseando volver y recorrermelo de arriba a abajo, como no pude hacerlo por las circunstancias cuando estuve alli...
Un supersaludo

Clares dijo...

Miguel, viajar es una tremenda contradicción. Es decir, ¿qué se me ha perdido a mí en...? Pero al final yo siempre decido viajar. Posiblemente Japón sólo sea una fantasía mía, una locura soñada, y me pase lo que pronostica Joselu, pero yo decido viajar, a dónde sea.

Clares dijo...

Me parece que me está convenciendo Miguel Ángel y me voy a ir con el Papa a Japón. Pero no pienso convencerlo de nada; eso se lo dejo a miguel Ángel. Y me parece mentira, Leandro, que quieras disuadirme de tal viaje con esas expectativas tan maravillosas.

Pero, Miguel Ángel, ¿tú estás seguro de que el avión del Papa no da miedo? Es decir, ¿no se cae nunca? Es que no sé, no sé.

Clares dijo...

Bueno, además he pensado que apunto a Carlota y a Superwoman al viaje al Japón. Que se vayan comprando unas chanclas. Acordaros que vamos con Pilar y con el Papa... ¿o no nos vamos con el Papa? Es que está ya mayor y lo mismo se nos muere de un pipirijote por el camino.

Fernando Manero dijo...

¿Quién ha dicho que Japón está lejos? ¿Quién, decidido a ello, con entusiamo, curiosidad, ganas de aprender y un punto de locura, no se atreve a llegar al Sol Naciente en una travesía de 12 ó 13 horas, que es más o menos lo que no ha mucho se tardaba en autobús de Murcia a La Coruña? Mon Dieu, Fuensanta. Tu puedes y lo sabes. Sabes que no podrás privarte de visitar esos templos donde el silencio lleva a pensar en lo que no se piensa nunca. Sabes que cuando recorras los jardines de Tokio, te llegarán mil y una inspiraciones de las que no podrás desprenderte hasta que no las plasmes en el papel. Lo sabes. Como sabes que los amarillos en Asia se confunden con los ocres y dan esa pátina al espacio que acaba deslumbrando para siempre. Irás a Japón y con lo que traigas en la bolsa y en la mente montarás una auténtica epopeya.

PMM dijo...

Seguro que riás, Clares, lejos o cerca, pero con el Papa no ¿eh?

Toni Sagrel dijo...

¡ Ende luego que a mí no hay quien me suba a un -vión- d´esos, y sobre tó, pa´un viaje tan largo!

El Pabellón de Oro, maravilloso. Pero me conformo con las fotos y con el vídeo.

Y eso de que... "los japoneses son mu fisnos..." ¡ Habría que verlo !

Desde luego que, con las ballenas, los atunes, los delfines y la pesca en general, dejan muchísimo que desear.
Y no quiero nombrar a "la Yakuza" o mafia japonesa.

Me quedo con lo bueno.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Ya veo, compa Fuensanta, que lo del Japón te tiene fascinada. A mí, ya ves, es una cultura y un país que no terminan de entusiasmarme, más allá de las pelis de algunos de sus cineastas, como esos que citas, o el gran Miyazaki, con sus tiernos dibujitos. De literatura, "ná de ná", para mi pesar. Pero, en fin, no se puede aspirar a todo en todo -a mí me llama más el río de la Plata...-. Eso sí, con Su Santidad, ni se te ocurra, mal rollo, seguro... Y qué gracia me ha hecho lo del pipirijote, una palabra que no había visto, leído ni oído en mi vida, pero, supongo, debe ser algo así como lo del jamacuco nuestro. Me la apunto, desde luego...

Un fuerte abrazo y hasta pronto.

P.S. ah, y me han encantado las fotos, y tus textos, y todos los comentarios. Qué nivelazo, compa, se ve que esta cibercasa gasta poderío, sí que sí...

Eusebio dijo...

¡¡¡ FELICIDADES !!!

Clares dijo...

Gracias, amigo.

Candidatos concejo dijo...

Woou! son unas fotos espectaculares, gracias por compartirlas.

Mario dijo...

Trato de conocer los sitios de otros países, para cuando pueda ir en el futuro saber a que lugares conocer. Gracias a internet, pude obtener los datos de las mejores pistas de ski en chile que me permitieron poder ir allí cuando pase unos días por Chile