06 octubre 2010

Paraíso

Todo jardín es un intento de crear un paraíso. De hecho, eso significa exactamente la palabra persa de la que procede paraíso,: un jardín, un cercado.

 Jardín romano con laurel.
De la Casa del Vergel de Pompeya

Cercado. Me hace pensar que para crear un lugar único, especial, donde se goce de las bellezas del Edén, de la calma alejada del vaivén incesante del mundo, ese terreno tiene que estar cercado, cerrado. No todo el mundo tendrá acceso al paraíso particular que cada cual cerca.

Hablar de jardín público parece una contradicción. Pero hablar de jardín privado, en el sentido de la absoluta propiedad, también lo parece. El jardín es de todos o no es de nadie, y si no es de nadie, deja de ser jardín. 

También me voy a buscar la palabra jardín. Es lo mismo. De la raíz franca "gart", resulta que significa la misma cosa: cercado. Apareció en el castellano en 1495, dice el diccionario Corominas. Seguramente, se usaría antes, pero sólo los pedantes. Fernando de Rojas pone a Melibea en un huerto, no en un jardín. Un huerto es un cercado también, y también tendrá pájaros, frutas, flores, además de acelgas y ajos tiernos, me imagino.

 Cercado romano con frutales y pájaros.
De la Casa de Livia de Roma



Dentro de un cercado, un laurel.
Pájaros. Frutos. Flores. 

¿No parece esto una revelación de la soberbia humana? 

14 comentarios:

Clares dijo...

Si alguien viene por aquí, estoy en el campo, que tengo que regar el huerto, no sea que se sequen las acelgas y los ajos tiernos. Ya lo dije, que iba a cultivar el jardín.
Mañana os visito a todos. Muchos besos, amigos.

supersalvajuan dijo...

Es que desde la juventud, todo es soberbia!!!

Joselu dijo...

Y en la época del Modernismo, los jardines eran simbólicos como imagen de lo invisible y lo oculto. Sólo algunos iniciados recorrían el camino que llevaba al significado oculto.

Juan Serrano dijo...

¡Y cómo me dejó herido la etimología posesiva de un huerto tan florido! Luego ya más tranquilo, tras una segunda lectura, entendí que todo lo bueno como el Edén de tus ajos tiernos se encuentra bajo la tierra siempre "cercado", escondido.

Eme dijo...

Ya veo que has vuelto!!! Me alegro. un besico!

Miguel Ángel dijo...

Jopelines, Fuensanta, lo que me has hecho pensar con tan pocas palabras y encima hablando de paraíso. En mi pueblo no había jardines propiamente, sino huertos con tapias bien altas, y dentro huerta, frutales, flores. El primer jardín que conocí fue en Palencia capital, lo llaman El Salón, sin tapias ni cercas. Al lado hay La Huerta del Guadián, que sí tiene tapias y puertas. Y ya a la afueras, frente a la estación Los Jardinillos, abierto por todos sus lados, pero para proletas.

Ahora que lo dices, entiendo que jardín, paraíso o huerto no está cerrado a nadie, sólo mantiene ese aire reservado de lo íntimo, de lo que no se niega pero tampoco se exhibe, de lo que se cuida con esmero y se ofrece con delicadeza y hablado quedo, de lo que se disfruta con amigos y donde se hacen amigos disfrutándolo…

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Pero, bueno, compa Fuensanta, ¿lo del jardín, entonces, no es metafórico? ¿Te has hecho ahora jardinera...? No es mala opción, ojo, aunque he de confesar que, en mi caso, no es algo que me tire demasiado. Lo de cuidarlos, que pasear por ellos y disfrutar de sus bondades bien que me gusta...

Un fuerte abrazo y buen día.

Leandro dijo...

Sin embargo, cuando uno se mete en un jardín, o en un huerto, no siempre está entrando en el paraíso precisamente

Miguel dijo...

Muy precias y aleccionadoras tus aportaciones. No sabía yo lo de cercado referido a jardín. Pero ahora que me entero, comienzo a sentir un respeto hacia los jardines que antes, quizá por abulia, no tenía. Gracias por abrirme los ojos.

Besos.

Superwoman dijo...

Como siempre, aprendo cosas nuevas y reflexiono sobre otras que no se me habian ocurrido al leerte...
Un supersaludo

Fernando Manero dijo...

No me atraen los jardines si cierran sus puertas a la contemplación y al disfrute colectivo. De los jardines privados medievales el urbanismo moderno permitió pasar a los espacios públicos adornadas con la vegetación que hacia las delicias de la gente que no podía tener jardín y los convirtió en quintaesencia de los ámbitos de relación social. En sus obras Pardo Bazán alude a este hecho, pese a que ella disfrutaba de su propio espacio ajardinado. Los jardines abiertos llevan a aprender y a compartir la belleza; los cercados son más propios de los serrallos que en Turquia se abrieron al público tras la revolución de Ataturk.

Toni Sagrel dijo...

En realidad, la historia (bíblica) de la humanidad surgió con el jardín del Edén.
Entre la denostada manzana, la "maliciosa" serpiente y la "ambiciosa" Eva, todo ha sido un ir y devenir con situaciones de bastante similitud.

El jardín es el reflejo de la vida en la Tierra. En él, podemos (o podremos) encontrar lo bueno, lo malo, y lo mejor de lo mejor.
Me quedo con la vida. Con la vida de un jardín.

Salud y un abrazo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Como a Malcolm Lowry, siempre me han aterrado los jardines abandonados, los no atendidos por sus dueños.
Me parece fabuloso que cuides el tuyo, pues cada jardín tiene su jardinero y a sus manos responde, no a otras.
El martes cojo yo olivas de mi olivo temprano, que está a rebosar el muy prolífico.

Moraleja: cuida y riega tu jardín. Atiende a las matas que se dan donde vives. Sé humilde y planta lo que crezca y a tus manos vaya.

Bueno, me voy y no sigo, Fuensanta, que a este paso, me echas por tabarra.

PMM dijo...

No soy buena cuidadora de plantas o flores, por eso admiro profundamente los jardines d elos demás cuando están bien cuidados. Esos cercado propios tan llenos de color. Bonita entrada.