20 abril 2009

Vacaciones, lecturas, descanso


Ya he vuelto del retiro, no sé si espiritual o qué, porque me he entregado sin remordimientos a los sencillos placeres de la vida, allí en el campo de Ulea. En fin, no me gusta dar detalles demasiado minuciosos, pero sí puedo asegurar que he descansado, que ha llovido -¡qué bendición!-, que hemos tenido albañiles haciendo una aljibe, que he leído, que he dibujado, que he disfrutado de amigos muy queridos, de la familia, de la cocina. ¿Alguien da más? Esta vez no nos ha tocado viajar, pero hemos disfrutado mucho. Se vuelve con nuevos ánimos.

Terminé de leer el libro de los cuentos completos de Roberto Bolaño. A decir verdad, y como suele ocurrir, no todos me han gustado del mismo modo, ni siquiera todos me han gustado. De los tres libros de cuentos, sin duda, a mi gusto, el mejor es "El gaucho insufrible", y de ese libro el que da título al libro completo es el mejor. Se trata de un cuento lleno de ironía y buen humor, al tiempo que melancólico. La melancolía viene del dolor tierno por todo un mundo perdido que el protagonista cree aún vivo. Quizás se trate de un mundo construido desde las reminiscencias literarias. Una especie de don Quijote pampero. En esa misma colección, "Dos cuentos católicos" rozan el cinismo y el sarcasmo, pero son sorprendentes en sus desenlaces.
Del libro "Llamadas telefónicas", también puedo seleccionar algunos muy interesantes, como "Otro cuento ruso". Supongo que otra persona haría una selección diferente, pero eso para mí es lo bueno de los libros de cuentos, que ofreecen un panorama de narraciones en las que quien lea puede ir escogiendo aquellos que más se aproximan a su visión del mundo y de la literatura. En conjunto, lo interesante es que se entrevea un mundo personal, una mirada, y que se escuche una voz propia. Roberto Bolaño lo consigue. Pena que haya muerto tan joven. Por lo menos nos ha dejado un mundo literario completo.



También me lancé a leer al paisano Leante. No me ha entusiasmado, pero me ha distraído. Una historia que te atrapa y te conduce hacia el final a través de muchos cambios de tiempo y espacio, ligados ambos a diferentes personajes. Interesante la visión, dura por cierto, del proceso violento de descolonización del Sáhara al tiempo de la muerte del dictador. Por lo demás, lo dicho, sin entusiasmo, sin mucha magia ni encanto, pero con el atractivo de lo correcto.


He disfrutado mucho, eso es verdad, con un libro pequeño, delicioso, que tengo a la cabecera desde hace unas semanas. Un librito de Isabel Escudero, un delicado poemario, adivinanzas incluidas, llamado "Coser y cantar". No confundir con un libro sobre la mujer en la época franquista que ha aparecido hace poco. Este de la señora Escudero es algo completamente distinto. Poemas muy breves, concisos y concentrados, a veces una sentencia aguda, una apreciación vital, un haiku, un poemilla de reminiscencia popular. El libro no es de ayer ni de hoy, es eterno, como la poesía que le sirve de espejo. Algunos realmente te sumen en el encanto, como si fueran mágicos. Una delicia que he disfrutado en mis vacaciones, y que tanto me gustó que no tuve más remedio que compartirlo con una amiga muy querida que vino a verme. Se lo regalé a Lola Bueno, con mucho gusto, y que yo ya lo buscaré de nuevo. Que lo que se ama se comparte.


26 comentarios:

Leandro dijo...

En el Taller de Lola leímos Otro cuento ruso. Y lo reescribimos, cada uno a nuestro gusto. El cuento de Bolaño no me gustó. Las versiones de algunos compañeros, sí. Algunas mucho.

Clares dijo...

Leandro, amigo, es que es muy difícil coincidir en los gustos literarios, como no sea en cosas indiscutibles, y aún así. A mí ese cuento me inquietó, porque era muy limpio de forma, pero tremendamente sucio en la anécdota y con un personaje que representaba todo el cinismo del oportunista sin principios. Me pareció interesante.
¿Y tu versión, qué tal? Podrías ofrecerla, a ver qué decimos. Un abrazo

PMM dijo...

Buenas vacaciones las tuyas, Clares. Leer y viajar son los dos placeres de mi vida. Esta vez tocó viajar, pero lo bueno de leer es que viajas igualmente. Lo malo, es que a mí se van acumulando los libros en la mesilla.

Clares dijo...

Sí que puedo decir que han sido buenas, la verdad. En efecto, he viajado con la lectura, y de paso, por estar tan apalancados en el campo, hemos estado planeando el viaje del verano, que es otro modo de viajar, ya que el viaje empieza ahí, cuando empiezas a soñarlo. Un besico, qué bien reencontrarnos.

cabopá dijo...

¡ Bienvenida Clares de tu retiro campestre-literario ! A Boloños lo leeré próximamente. A nuestro paisano lo leí cuando ganó el premio.Sí, me gustó y lo leí enganchada,es verdad que la historia atrapa.No me costó tan barato.(tres veces lo que a ti). Tiene muy buna pinta el poemario de I. Escudero. Gracias por esos enlaces que te hacen conocer dé quien hablas. Eres muy "completita" en tus entradas, je jeee.Se te ha echado de menos.Besicos.

eme dijo...

Está bien eso de disfutar de los pequeños placeres que hasta pueden ser enormes según se mire. Besitos

Leandro dijo...

Mi versión reposa, incompleta, manuscrita e innecesaria, en alguna carpeta perdida dentro de algún cajón olvidado. Ahí está bien

supersalvajuan dijo...

Joder Bolaño, dos veces he empezado Los detectives salvajes, y no he podido terminarlo. Con esa vida de novela, tendré que hacer el esfuerzo.
Respecto a Leante, después de lo que hizo en el instituto en el que trabaja, ya lo he puesto en mi altarcico particular. Un crack.
Viva la civilización, y todo lo demás.

Clares dijo...

Gracias, Cabopá, cuando nos encontremos en la vida real, o sea, en la calle o donde sea, te explico cómo se hacen esas cosas que dices, que no son nada difíciles.

Lo tuyo, Leandro, es una modestia innecesaria, seguramente tu cuento era bueno. Cuando lo rescates, nos lo dejas por ahí que lo leamos.

Yo también me regocijé con lo que hizo el Leante, me gustó pero que mucho, a lo mejor le hubiera ayudado a bajar la camarica, pues vaya una tontuna que lleva el personal con las vigilancias. Eso no quita para que esta novela no me haya calado tanto. Una lectura entretenida, no más.

Eme, como una enana he disfrutado. principalmente de pequeños placeres, que es lo único que hay por un pedazo de secano de Ulea. Un beso.

Joselu dijo...

Soy un entusiasta de Bolaño y coincido contigo en la valoración de El gaucho insufrible. Por otro lado Los detectives salvajes es espléndida. Tengo que atreverme a leer 2666 que compré ya hace un par de años, pero todavía no me he decidido. Morir joven es malo por un lado, pero hace que también sigas siendo joven para toda la eternidad. Nada hay peor que una dolorosa decadencia. Me hubiera gustado seguir la carrera de Bolaño. Tenía mucho que decir, pero esto es lo que hay. La vida es ansí.
En cuanto a Luis Leante y su Mira si yo te querré, también he acabado de leerlo hoy y me ha parecido una novela más que aceptable. Muy bien urdida, original, caleidoscópica en esa mezcla de tiempos impresionante. Todas las historias me parecían interesantes: la de Santiago San Román y la de la doctora Montse (ya me he olvidado el apellido). Me lo he pasado muy bien y me ha gustado. Hay mucha maestría novelesca en ella.
Un cálido saludo, y bienvenida.

Clares dijo...

Montse Cambra, así se llamaba, creo recordar. Yo no estoy muy de acuerdo, quiero decir que no es novela que aporte gran cosa, aparte el ambiente de la colonia. Su escritura es transparente, pero no es a fin de que reluzca lo profundo, sino como simple narración. De todos modos, me parece interesante lo que dices acerca de ella.

ernesto51 dijo...

Buen descanso, parece que has disfrutado, un lujo desconectar. Los cuentos de Bolaño los terminé hace poco más de un mes y coincidimos, hay de todo (hasta algunos malos) pero El gaucho insufrible, el mejor.

Me apunto la recomendación de Isabel Escudero, no he leído nada suyo pero me llama la atención.

Un abrazo de reencuentro.

Yolanda dijo...

Yo disfruté bastante con "Mira si yo te querré" porque viví en el Sáhara y me recordó aquellos años entre dunas, parte de mi infancia y toda mi adolescencia siguen allí. He comprado su nueva novela, "La luna roja", pero aún no la he empezado, enfrascada como estoy aún con "Catalina, la fugitiva de San Benito".
Yo tampoco he viajado en vacaciones, me he dedicado a mi casa y a mi familia, a leer, descansar, ir al cine... Incluso me he dado el gustazo de una limpieza de cutis, una de esas frivolidades que hay que permitirse de vez en cuando.
Un abrazo. Seguiremos encontrándonos en los libros y en la red.

Fernando Manero dijo...

Vienes en plena forma, con el ánimo entusiasta, relajada y activa a la vez, sin obstáculos que te entorpezcan la mirada y el recuerdo. El descanso es necesario, reconforta, ayuda a ordenar las ideas, pone las manos a trabajar, evade el intelecto y descubre la utilidad de la libertad y del tiempo sin reloj. Coincido con lo de Bolaño, autor sorprendente al que admiro y que desasoiega mucho. Pasaré de Leante, porque en un entrevista me pareción prescindible, y, si lo consigo, me detendré en ese libro de poemas y devaneos varios. Conocí Ulea en los setenta y desde entonces no he vuelto. Recuerdo sus melocotones como auténtico manjar. Descubrí Murcia a través de Ulea, Archena y Ceutí. Tengo que volver antes de las que nieves del tiempo plateen definitivamente mis sienes.

Miguel Ángel dijo...

¡Bienvenida Fuencisla! Ya era hora de volver a saber de ti. Nos tenías en ayunas.
Hoy ya voy con prisas. Mañana te leo.
¡Felices Pascuas!

Clares dijo...

Gracias, Ernesto, el reencuentro es un placer siempre.

Fernando, amigo, me fui porque ya me hacía falta, que el trimestre fue largo y con muchos trabajos diferentes. Este tampoco se presenta vacío, pero ya he recuperado energías.

Yolanda, a veces se viaja dentro de la casa, con las lecturas, por ejemplo. Con el descanso que supone no tener obligaciones como las habituales, sino actividades libres y hermosas que se eligen. Un abrazo.

Eusebio dijo...

El campo, la naturaleza, los amigos, la cocina, la lectura... vacaciones de lujo. A veces no hay que ir demasiado lejos.
Un fuerte abrazo.

Minerva dijo...

Qué bien hayas tenido dias tan geniales :) descansando y disfrutando de las cosas que más te gustan, vaya que has tenido dias fructiferos :) en cuanto a lecturas, no conocía la existencia de ninguno de los tres títulos que mencionas y describes.

Yo ahora ando leyendo mayormente historia y una sola novela, "El médico" de Noah Gordon hasta ahora me gusta mucho aunque hay cositas que despiertan mi lado más cuestionador, jajaja.

Un abrazo Clares!

Pd.: Una consulta: ¿En qué libros te basaste para desarrollar al personaje de Hypatia?, es que me interesaría mucho leer alguna vez un libro que trate más a fondo a Hypatia aparte de los textos de internet ;). Por el monólogo teatral que me comentaste.

Clares dijo...

Buenos días, Minerva. La verdad es que ese monólogo lo escribí en el 89, así que tengo pocos recuerdos de la bibliografía que había por entonces; poca cosa. Yo la descubrí en un pequeño manual divulgativo que se llamaba "La ciencia en la baja Edad Media", pero algo más encontré por ahí. Lo que haré será enviarte el monólogo y todas las referencias que tenga de bibliografía, a ver si te puedes informar algo más.

Eusebio, un placer reencontrarte. Qué bien tu viaje. Se puede disfrutar mucho de muchas maneras. A mi esta vez no me tocaba. En verano.

Alfa79 dijo...

Me alegro que hayas descansado de la forma más libre y apetecible.
En la naturaleza, con una buena lectura, mediando la lluvia y con la mejor cocina, todos los problemas se disuelven, se evaporan.

No he leído nada de Roberto Bolaño (no soy tan ávido como lector), pero el otro día sí que leí un post -en otro blog- sobre su libro 2666 y me llamó bastante la atención.
Las recomendaciones siempre son muy a tener en cuenta.

"Coser y cantar", sí que parece ese libro con el que disfrutar y relajarse. Pensar, para pensar.

Me ha gustado muy mucho el banner de la III República. Ahora, nos queda regar y cuidar de ese retoño tan bello, tan vivo y lleno de colorido.

Abrazos. SaLiRe (Salud, Libertad, República).

Toni Sagrel.

Superwoman dijo...

Suena muy bien, yo ando con tal ataque de histeria organizando los asuntos familiares (toca renegociar hipoteca y buscar piso de alquiler nuevo... todo ello en una lengua a la que le suelo pegar cien patadas diarias) que creo que pienso dedicar la semana entera de vacaciones a olvidarme del mundo...
Por cierto, a estas alturas mataria por poder leer algo de Bolaño, pero estamos retrasando el pedido a Amazon hasta que tengamos una direccion fija... En Navidades estaba todo agotado, agotadisimo...
Un supersaludo

Pilar dijo...

La verdad es que es un placer tener tiempo para leer, y eso significa tener más que un rato, es llegar a ese tiempo de más que te permite pasar una tarde viéndola cómo cae mientras tú ella te toma a ti y tú la tomas a ella.
Pues qué paz, qué bien. Ahora toca meneillo, pereza me da.

Besicos, nos vemos pronto

Minerva dijo...

Clares muchísimas gracias! :) Seguramente la información me será de mucha utilidad :).

Un abrazo!

Miguel Ángel dijo...

Definitivamente, Clares, voy a seguir tu ejemplo y diversificar un poco mi atención, siempre hasta ahora centrada en asuntos propios exclusivamente. Ofreces unas otras miradas tan atractivas, que seria necio por mi parte no aprovechar tu sapiencia, tu experiencia, tu elocuencia, tu docencia, tu ciencia incluso y no correr a buscar dónde degustar tan sabrosas efervescencias.

Prometo leer más variado, ir más al cine, reir más ante la luna, disfrutar mucho más con mi jardín, perder el tiempo sin medida con mis gentes, tumbarme a la bartola y hasta al bartolo si se tercia, no poner cara seria nunca nunca, y decir “lo siento” cuantas veces sean necesarias y de rigor procedentes.

Y que te sepas, que me has alegrado la mañana, que ayer no te pude leer. Eres, eso, un pozo sin fondo de humanidad tierna, tierna.

Miguel dijo...

Se te nota recargadita de pilas. Siempre nos hace bien la introspección. Ese olvidarse un poco del mundo y mirarse a uno mismo ya sea meditando al uso o mediante libros. Los libros están hechos para meditar. Y tú has dado un buen repaso a tu interior. ¡Buen trabajo!

Un abrazo.

Minerva dijo...

Te dejé una respuesta en mi blog pero también la pongo por aqui ;)

Recibí los archivos, están geniales ;) Al respecto te mandé un email ;) muchas gracias Clares! Y sobre la bibliografía tu tranquila, tómate tu tiempo, yo esperaré con mucha paciencia y gracias también por eso :).

Un besote!