17 octubre 2009

Si la cosa funciona es de Woody



Tomé esta foto mientras tomaba un café con Encarna en una recogida placeta que hay en mi barrio. La admiración y el gusto por Woody Allen es compartida. Este grafiti estaba justamente en el pie de uno de los soportes del toldo de la terraza de la cafetería. Creo que ya habían estrenado la última de nuestro común admirado y, desde luego, pensábamos ir a verla. Creo que desde mi más temprana juventud no me he perdido ni una de Woody Allen. Me parece que, aunque me lleve unos años, unos pocos bastantes años, es el centro del cine de mi generación: hemos evolucionado, cambiado y madurado con sus películas. A veces vuelvo a ver una de las suyas por gusto de recordar o porque me gustó especialmente. Cuando digo una de las suyas, que suena a travesura de niño malo, lo digo con todo el sentido. Cada película suya me parece una travesura con la vida y con la muerte, con el tiempo y con aquello que nos preocupa. Hay siempre un fondo de gravedad en todas sus películas, pero están hechas como un juego, como una trastada de crío malévolo.

Pues bien, fuimos a ver "Si la cosa funciona" y funcionó. Cuando él saca una nueva película, siempre me acerco con miedo a que me defraude, a que esta vez no haya dado en esa tecla por la cual soy una seguidora fiel y entusiasta. Y nunca ocurre eso, siempre salgo del cine sonriendo, pensando en las cosas que ha transmitido y recordando momentos estupendos. La jovialidad y el continuo canto a la libertad, la reflexión sobre la hipocresía, los modos sociales y la ética personal y social, se continúan de una película a otra, y él va así dejándonos su mundo creado, que es el mismo mundo que nosotros vamos creando.

Lo que me ha gustado en "Si la cosa funciona", aparte el atrevimiento de dirigirse al público presente en la sala, en un acercamiento a los medios escénicos, es el contenido tolerante y reposado que toda la cinta respira, además de un ritmo que va llevándote sin sentirlo, de modo que al terminar, además de la sonrisa reflexiva, habríamos querido algo más, un poco más de Woody, por favor.

18 comentarios:

Fernando Manero dijo...

Woddy Allen tiene el mérito de habernos enseñado a reconciliar con nosotros mismos. Sus peliculas nos ponen al descubierto aspectos de nuestras vidas de los que no estariamos muy convencidos si no los viéramos reflejados en la pantalla para demostrar que el ser humano está tan repleto de contradicciones como deseoso de ser libre y disfrutar de la vida. No pasa el tiempo por sus peliculas, de ahi que se mantengan lozanas, actuales y convincentes. Cuando echamos la vista atrás y observamos su filmografia llegamos al convencimiento de que, al recordarlas, conservamos la juventud.

supersalvajuan dijo...

Como era eso. Ah, me caso con mi hijastra. Nunca podrá repetir Match Point, su mejor película. Desde entonces, migajas. Migajas. Migajas.

Laura dijo...

Mira, tu comentario me ha animado, mañana al cine, ya te contare. U saludo. Laura

A79 dijo...

Con Woody Allen me ocurre casi lo mismo que con Almodóvar.
Algunas de sus películas me han cautivado, sorprendido, impresionado. En otras, sin embargo, mis expectativas se quedaron sólo en eso.
Posiblemente, no supe captar el mensaje y los contenidos.

Sí es cierto que el cine de Woody refleja todo aquello que los demás directores (con algunas pequeñas excepciones) no se atreven a "metrajear" (nuevo palabro que me acaba de salir).
En todo caso, para que alguien sea bueno, de verdad, ha de saber y conocer los fracasos que nos ofrece la vida.

Un abrazo y SaLiRe. Toni Sagrel.

Luis García Vegas dijo...

Pues yo la voy a ver hoy aprovechando que hay futbol...

Saludos,

Luis

Leandro dijo...

¿También Vicky Cristina Barcelona te gustó tanto como dices?

Yolanda dijo...

Celebro que te haya gustado tanto como a mí, es una delicia con mucha miga. Humor fino, nada de groserías, optimismo y mensaje a tener en cuenta.
Un saludo.

Joselu dijo...

Vengo del cine con la sonrisa fresca todavía y, claro, la peli que he visto es la que hoy comentas. Deliciosa, tierna, divertida, todos los personajes cambian y se transforman ante nosotros. Todos tienen una parte de verdad y la vida los va recolocando en una película que despierta continuas sonrisas o carcajadas con finísimo humor que te hace recuperar la confianza en el cine. Es de lo mejor de Woody. Cuando se pone serio, me gusta, pero cuando me fascina es cuando utiliza su genial sentido del humor. Magnífica.

Pilar dijo...

A mí Vicky... no me gustó, pero la vería aún avisándome, porque me pasa igual, que las veo todas.
Yo creo que Woody a quien más le ha enseñado es a los hombres, en sus largos monólogos sobre la sexualidad, las inseguridades, las debilidades. Un modelo que hasta no hace mucho por aquí no se llevaba, no.
Besico

Rubén dijo...

Si no ocurre nada que lo impida, como lluvia, úlcera inesperada o algo así, Marta y yo nos dejamos caer el martes por el Thader para verla. Ya comentaremos lo que nos parece. Marta es más Woody que yo. A mí me encandila más el salmón ahumado. "Match Point" fue, y en eso coincido con Supersalvajuan, lo más estupendo de las últimas propuestas.

Cyd Charisse dijo...

El problema de Woody Allen es que hace demasiadas películas, una al año y eso ningún genio puede soportarlo, de ahí que le salga redonda una de cada cuatro o cinco. Yo quería ir a ver la última, pero a mi pareja le apetecía mucho más 'La sombra de sus ojos' y la verdad es que menuda maravilla. No obstante, iré a verla, aunque sea sola porque la admiración no es compartida.
En las memorias de Mia Farrow se narra muy bien cómo es el proceso creativo de las películas de Woody Allen. Empieza siempre en otoño y el título es lo último que se le pone, por lo tanto al proyecto de película se le denomina WAFP, o sea Woody Allen Fall Proyect, proyecto de otoño de W.A. por supuesto.
Lo que más gracia me hace a mí de W.A. (que como ser humano es tremendamente insorportable) es que no esconde que las pelis que hace en Europa las hace porque en América no se come un colín y aquí lo consideramos un genio. Recordad aquella película en la que se quedaba ciego y dirigía sin que la gente lo supiera. En la escena final. Se ríe de los europeos con todo el morro y a nosotros, se nos cae la baba.

Cyd Charisse dijo...

La película que vi es 'El secreto de sus ojos', de Juan José Campanella, con Ricardo Darín,muy recomendable. Me he confundido de título.

Eme dijo...

Tomo nota!!

cabopá dijo...

No la he visto ya la han quitado de la ciudad, me niego a ir en coche al cine......Si he visto: "París" (durará poco en cartelera)una peli diferente
"Agora", muy buen plantamiento, un poco larga,le pese a quien le pese Amenabar es un buen director.
"El secreto de sus ojos" buena muy buena la recomiendo por el tema y por Ricardo Darín que está genial..
Este ha sido un fin de semana de cine,cine,y cine....eso sí sin salir de la ciudad...Qué pena me da ir a Centrofama, es como un cine o cines fantasma......Besicos.

Miguel dijo...

Desde todo el amor a Woody, el maestro tiene pelis flojonas.
Match Point, su gran obra maestra en su vejez, creo que no se podrá repetir.

Pero si Hollywood Ending o Anything Else no son malunas que venga Yahvé y lo vea.

Mi preferida suya de todas sus épocas es Broadway Danny Rose, sin lugar a dudas.

Miguel dijo...

Lo que me gusta de él es su capacidad para crear personajes humanos, cada uno con unas debilidades, que hace que uno se sienta identificado con alguna de las neuras de sus personajes. Es un director único e irrepetible.

Superwoman dijo...

De Woody todo lo que he visto ha sido en plan video en casa (el cine no existe desde hace cinco años para mí) y me ha entusiasmado. Como todo el mundo, hay momentos en que flojea, pero cuando "llega", llega hasta el fondo. Coincido con Miguel en que Macht Point es un peliculón, de esos que te deja pensando unos cuantos días después de apagar la tele.
Un supersaludo

Clares dijo...

Yo de Woody, todo. Tengo mis preferidas, claro, entre ellas Danny Rose, como dice Miguel, pero si hay una que me encandila es Balas sobre Broadway. Me pondría a nombrar y no pararía, porque hasta en esas que decís que no son tan buenas, yo encuentro algo, unos momentos gloriosos, un sentido de la vida, un pensamiento. Sobre todo, lo que más me enamora de él es siempre el asombro ante lo humano, el amor a la vida, la jovialidad y la vitalidad, todo eso sobre un fondo de amargura inteligente.

Y sí, Vicky, Cristina, Barcelona, me gustó, pasé un rato delicioso.