19 octubre 2009

Jardiel también contaba



«Si queréis los mayores elogios, moríos»

Esta es la frase que se inscribió sobre la lápida de su tumba, con todo el amargo humor que debió desarrollar en sus últimos años. Ahora, ni siquiera resulta cierta, porque la verdad es que Jardiel Poncela anda un poco olvidado de los teatros españoles.
Yo lo he recuperado gracias al impagable blog de lecturas

Mis libros, administrado con generosidad por Rubén Castillo, y he venido a recuperarlo, no tanto con su teatro como con sus cuentos, tal y como recomendó el lector implacable llamado Ru por los que más le quieren (o sea, por Marta). Gracias, Ru (bén).
Lo leí con gran placer y muchas sonrisas, más algunas risotadas, este mes de agosto pasado, y tanto me quedé con él que lo he acarreado en la mochila por ver si hacía algo para honrarlo debidamente, no sé, leerlo tres veces más, leerlo con la ti, leerlo del revés, comérmelo a mordiscos, cualquier cosa que cuadrara con el humor del susodicho. Al final, lo conseguí. Formado el grupo de Teatro de Profesores del IES Floridablanca, me ofrecí cortésmente a adaptar algunos de esos cuentos a la escena. Nadie diga que no resulta bastante surrealista, y hasta absurdo. Y, oh, milagro, aún me acuerdo de hacerlo, y me sale medio bien y todo. Ya ensayamos uno, a base de improvisaciones, nos reímos como posesos, nos divertimos un montón, y hala, a seguir adelante con el siguiente. Gracias a Jardiel, que sigue dando mucha risa no sin un fondo de amargura traviesa. Ahora toca refinar el producro, o sea, reírnos aún más y ponernos serios con los que no se aprenden el papel. Cuando estrenemos, os invitamos a todos. Prometemos un recuerdo entrañable para este hombre que tanto se divirtió y tanto sufrió.
Una magnífica página para saber más sobre él, su vida, su humor, sus obras y sus extrañas relaciones literarias, más sus sufrimientos al final de su vida, es ésta.

Por cierto, la Sociedad General de Autores que aparece en la esquela del dramaturgo no es la misma de ahora. La de ahora puede que me meta un paquete por hacer de mi capa un sayo con los cuentos de don Enrique. Si tal obraron con los de Zalamea y Fuenteovejuna, ¿qué no harán conmigo? Tendré que ponerme en contacto con los herederos, que es lo que hacía Shakespeare cuando adaptaba cuentos de por ahí. Salvando las distancias en todos los casos.

14 comentarios:

ernesto51 dijo...

Buena visión y merecido recuerdo a este autor poco conocido hoy. Yo leí a Jardiel Poncela hace muchos años pero será un placer disfrutarlo de nuevo con el libro que citas-

Por cierto, he visitado la página de Rubén Castillo y la encuentro tremendamente interesante.

Abrazos

Clares dijo...

Creo que te gustará y te divertirá. Es una pequeña colección de cuentos muy divertidos y mordaces. ¿Verdad que sí, que la página de Rubén es estupenda? Todo lecturas y de calidad.

Eme dijo...

Hace dos años o así vi una obra de teatro de él. Bueno, si la memoria no me traiciona creo que se llamaba: Usted tiene ojos de mujer fatal. Era entretenida.

P.D: Vuelve entera de tus viajes eh!! Besitos!!!

supersalvajuan dijo...

Él, Mihura, Edgar Neville, clásicos que hay que recuperar. La imaginación es lo que hay que recuperar!!!

Dora Ku dijo...

Enrique fue unos de mis escritores favoritos, por allá cuando era una chiquilla (ya llovió). Gracias a él reí con ganas y supe de un humor diferente.
Aunque uno de los libros más serios que conozco es el de "La tourné de Dos". Su ironía respecto a la conducta humana es como para sentir una gran vergüenza por pertenecer a este planeta y llamarnos "civilizados".
Con mi cariño: Doña Ku

Dora Ku dijo...

Sorry, fe de erratas,puse: "La Tourné de Dos" y es : "La Tourné de Dios"
*carita sonrojada*

Mameluco dijo...

Yo como siempre llevo la cosa a mi terreno favorito y me acuerdo de las obras de Jardiel Poncela llevadas al cinematógrafo.
Las distintas versiones de "Los ladrones somos gente honrada" o "Eloisa está debajo de un almendro", o esa peli cuyo nombre me encanta basada en una obra suya "Tiene usted ojos de mujer fatal"

Él fue pionero en muchas cosas, como en eso de ser español en Jolibú.

Hay que dar gracias al fanzine Mondo Brutto que nunca ha dejado de hacerle homenaje a este simpar autor.

Leandro dijo...

Cuando era pequeño, con doce o trece años, y por recomendación de mi padre, leí muchas de sus obras de teatro. Recuerdo haber visto algunas también en los espacios teatrales de TVE, desaparecidos hoy. Recuerdo, por encima de otras, Eloisa está debajo de un almendro y Cuatro corazones con freno y marcha atrás. Son recuerdos de una tele en blanco y negro. La versión de Usted tiene ojos de mujer fatal que vi en Murcia hace unos años, con Miguel Caiceo, era bastante floja, un poco a la moda de esos personajes histriónicos que tanto éxito tienen en la tele de hoy. Ahora tengo pendiente un compendio de artículos y cuentos de varios cientos de páginas en un archivo de Word que me pasó un compañero de trabajo. No sé de dónde coño lo sacó, pero como nos pille las SGAE a nosotros también nos va a dar para el pelo. Un grande, sin duda.

Clares dijo...

Dora, hola y bienvenida. Es un placer coincidir en este gusto por Jardiel. De niña yo también leí obras suyas y vi esas películas que nombra Mameluco, que son divertidísimas.

No vi Usted tiene ojos de mujer fatal en Murcia, porque en ese momento andaba yo un poco alejada del teatro. Supongo que poner a Jardiel en escena supone un conocimiento de los autores del absurdo que no todo el mundo tiene, y por otra parte la comicidad es siempre muy difícil de calcular en su justa medida. No da más risa lo más histriónico.

En ello estamos, Salva. Con Mihura y con Jardiel estoy de acuerdo contigo, pero lo de Edgar Neville ya no lo tengo tan claro. Ahora resulta un poco cursi.

Rubén dijo...

Mil millones de gracias por tus bonitos comentarios. No sé si el personal sabe que tu cumpleaños acecha. Quedan horas. Entonaremos en japi bírdei en la distancia. Un besazo, reina

Clares dijo...

Ahora mismico, Rubén, voy a comunicar al público presente que mañana, a las siete de la mañana, hace tropecientos años que nací. De paso comunico que, por las razones que tú sabes, y atento, que no salgan de la provincia de Murcia, me voy a Ceuta. jejejeje, estoy ya deseando salir.

Alfa79 dijo...

Muy bien por recordarnos a un gran escritor como Jardiel Poncela.
Y es que estoy un poco harto de tanto Larsson y compañía (seguro que escribía muy bien, pero ese exceso "mediático" resulta insoportable).

El libro que citas, lo buscaré en la biblioteca. Tengo ganas de reirme un poco y no me gusta demasiado la novela negra. Bastante negra ya es la vida.

Y como decía Groucho Marx en su epitafio: "Perdona que no me levante".

Lo de la SGAE, sí que es insoportable.
¿ Conoces lo que ocurrió con el festival de rock del barrio del Zaidín en Granada, el pasado septiembre ?
Les pidieron decenas de miles de euros a la Asociación de Vecinos (promotora y organizadora de dicho festival), cuando todos los actos y eventos son e iban a ser gratuítos, y sin ánimo de lucro.
Los "elementos" de la SGAE decían que todo ese dinero que se "les debía", lo era en concepto por las subvenciones recibidas por parte del ayuntamiento y de la consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.
¡ Tela marinera !

Salud y un abrazo. Toni Sagrel.

Mameluco dijo...

Yo siempre (o casi) ando alejado del teatro, jajaja. Yo siempre me refiero a películas.
Neville es un grande del cine español. La Torre de los 7 Jorobados es una maravilla.
Cursi también sería Capra y me encanta.

santdo dijo...

Felicidades, aunque no sé si por dirigir a Jardiel o por tu cumple. Que sean las dos cosas. Ja, ja...
(lo del grupo de teatro de profes, una genialidad). Ciao.