06 mayo 2007

Leopoldo María Panero

(Para que lo lea el bueno de Y.B.)

Pues lo dicho, alguien que me cae bien me pidió que subiera al blog algo de Leopoldo María Panero, el hijo de Leopoldo Panero, que entra y sale del manicomio, que es poeta, y un buen poeta. Espero que lo seleccionado por mí le dé una idea a Y.B. y a quienes esto vean.

A MI MADRE

(reivindicación de una hermosura)

Escucha en las noches cómo se rasga la seda
y cae sin ruido la taza de té al suelo
como una magia
tú que sólo palabras dulces tienes para los muertos
y un manojo de flores llevas en la mano
para esperar a la Muerte
que cae de su corcel, herida
por un caballero que la apresa con sus labios brillantes
y llora por las noches pensando que le amabas,
y dice sal al jardín y contempla cómo caen las estrellas
y hablemos quedamente para que nadie nos escuche
ven, escúchame hablemos de nuestros muebles
tengo una rosa tatuada en la mejilla y un bastón con
empuñadura en forma de pato
y dicen que llueve por nosotros y que la nieve es nuestra
y ahora que el poema expira
te digo como un niño, ven,
he construido una diadema
(sal al jardín y verás cómo la noche nos envuelve)

"Poemas del manicomio de Mondragón" 1987


4 comentarios:

J. E. carrillovera dijo...

Hola Fuensanta!! Supongo que no te acordaras de mi, fui un alumno tuyo en el IES Pedro Guillen, mi nombre es Jose Ernesto Carrillo Vera, bueno he estado viendo tu blog, propio de ti, una amante de todo lo relacionado con la literatura. Yo hace poco me decidi tambien a hacer un blog, muy diferente a este, que suelo actualizar de vez en cuando, bueno me alegra saber que sigues con tu vocacion literaria, te deseo toda la suerte, bueno te invito a ti y a todos tus lectores a que se paseis por mi blog y me dejeis algun comentario.

http://carrillovera-elotrolao.blogspot.com

Gracias y espero tu respuesta.

Clares dijo...

Gracias, Ernesto. Me encanta que me visites. Un abrazo, chico, y mucha suerte en tu nuevo blog y en todo en general.

zanguanga dijo...

Precioso el poema que has escogido.

Clares dijo...

Ya sabes que Leopoldo Panero tiene poemas mucho más duros de roer, no en su calidad, sino en su expresión; pero este poema es muy hermoso, tierno, delicado. Lo elegí justamente para una persona tierna y con necesidad de reconciliación. Espero que a él le sirva y a que a los demás os guste. A ti ya veo que sí.