14 junio 2008

Día del bloguero: El trabajo no es cosa de niños



"...la Organización Internacional del Trabajo (OIT) como plataforma para destacar la magnitud mundial del trabajo infantil y centrar la atención sobre la necesidad de acciones mundiales para su eliminación. De acuerdo con los últimos datos de esa organización, "unos 165 millones de niños, de entre 5 y 14 años, son víctimas del trabajo infantil, y muchos de ellos trabajan durante largas horas y en condiciones peligrosas". Recordemos que la erradicación de este verdadero flagelo de la humanidad es uno de los Objetivos del Milenio (ODM)".






Cuando la Unión Europea, la de los Mercaderes y de las Multinacionales, omnipotentes, elevan las horas de trabajo semanales a 60, se despiertan todos los fantasmas del pasado en este viejo Continente. Las fábricas textiles inglesas en las que trabajaban niños de corta edad en régimen de esclavitud, en condiciones especialmente crueles, y con la única finalidad de que sus familias pudieran, no vivir, sino sobrevivir. Aquí parecían fantasmas del pasado, pero en realidad no lo eran. Hay niños y niñas que trabajan en Europa, todavía. Hay millones en el mundo. Algunos son obligados a ejercer la prostitución. Esto en la vieja Europa, la que creíamos bastión de valores y derechos. Lo que hay en el resto del mundo es escalofriante.
El día 12 de junio se celebraba el día mundial contra el Trabajo Infantil. Se pueden celebrar días de todo, de cualquier cosa espantosa o maravillosa que ocurra en este mundo, pero no se puede erradicar la miseria con un día de concienciación: se trata de estructuras sociales, económicas y políticas. Y no parece que se desee hacerlo, sino más bien agravarlo. Los intereses económicos de las grandes corporaciones y de los países emergentes se imponen. La competitividad que se desarrolla en Europa, a tenor del desarrollo insostenible de estos países emergentes, empieza a cobrarse en pérdida de derechos y de bienestar social de las personas. Todo va con todo: estamos muy enfermos. Para competir, subimos nuestra jornada laboral, se recortan prestaciones sociales y pronto, ya se verá, se rebajará la edad legal para el trabajo. Ilegalmente, ya se hace. Si en Europa está pasando esto, en esos paises emergentes o no emergentes, la situación es muchísimo más grave.
Para obtener datos y análisis sobre este tema cruel y doloroso, los siguientes enlaces:

8 comentarios:

zanguanga dijo...

Qué importante lo que cuentas Fuensanta, desde aquí envio un aplauso a los irlandeses por decir "no" a la Europa de los mercaderes, plas, plas, plas.

Un abrazo y gracias por los enlaces.

Clares dijo...

Pues sí, Zanguanga, muy duro. Lo peor es la escasa voluntad política de solucionarlo, porque no es un problema puntual, sino estructural. Cambiar las estructuras, eso no solo es difícil, sino que no cambiarlas en absoluto es el objetivo de los poderosos; incluso desean reforzarlas. Ni siquiera vale ya el reformismo progresista, sino el regresista.

ernesto51 dijo...

Entrada enormemente interesante que debería hacernos reflexionar a todos y remover nuestras conciencias por no movilizarnos lo suficiente en este asunto.

Gracias y saludos

Anónimo dijo...

No estoy a favor de ninguna Europa de mercaderes EN ABSOLUTO. Mis ideales son de izquierdas y el trabajo infantil me hiere y descompone... Pero no simplifiquemos infantilmente.Los irlandeses no han dicho NO por eso sino por un conjunto de motivos mucho más egoistas, nacionalistas y de autoafirmación, mezclados a miedos ancentrales y desconocimiento. No son más heoricos que españoles, franceses,etc. Y que conste que a mi (como a tantísimos otros)esto del aumento de la jornada laboral me parece una broma macabra y me suena a algo muy británico... Libertad de mercados, liberaalismo total. ¡Un horror!

supersalvajuan dijo...

La Unión, Alibabá y los 27.

Clares dijo...

Gracias, Ernesto, por tu comentario, pero ya ves que a algunas personas se nos remueve la conciencia, pero ¿qué hacemos? No sé si es suficiente nuestro voto y acudir a alguna manifestación de vez en cuando o colaborar económicamente con alguna ong...

Anonimo, no se hablaba aquí de los intereses de los irlandeses, aunque en cierto modo también. Que la falta de conciencia es un mal generalizado, ya lo sabemos y que a veces se tira más de sentimientos más banales o más egoístas, pues también, pero qué quieres, a mí me ha dado gusto que Irlanda diga no. Vi en los periódicos algunos partidarios del no con carteles en el sentido que dice Zanguanga.

Eso es, supersalvajuan, la Unión de 27 compañeros de Alibabá... Ya lo sabemos. Hay que votar en las europeas, no dejarlas de lado como algo que no nos interesa. Al menos, esa es mi opinión. Aunque ya ves que pongo en duda si será útil o suficiente.

mobesse dijo...

Creo que, ante tal disparate (una Europa para grandes capitalistas), se debería responder con otro disparate. Hablar de "remover las conciencias" es lo correcto, lo razonable, porque se trata de falta de sensibilidad social, de no ser capaz de percibir las consecuencias horribles de este sistema. Pero no basta. Los que creemos tener conciencia (¿cuánta?) nos quedamos paralizados ante estas decisiones (aprobación de la directiva de marras, límite de 65 horas laborales por semana, etc). Es decir, no basta la conciencia. Habría que responder con disparates, con "respuestas exageradas". Así ha tachado Javier Solana (Mr. Pec) la respuesta de H. Chávez de no vendernos petróleo.
¿Se os ocurre algún disparate?

Clares dijo...

Yo no sabría decir a qué te refieres con lo de disparates. Desde luego algo habría que plantearse. Las acciones pequeñas, desde aquí, parece que no van muy allá. Las grandes acciones implican concienciación de mucha gente y ciertamente algunas veces violencia. Sigo con mi duda acerca de esto. Acabo de leer un comentario en el vídeo La historia de las cosas, donde me dice Alexvek que cuanto más informados mejor, para cambiar las cosas, pero parece que siempre nos informamos los mismos.