30 enero 2009

MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD

Hoy, 30 de enero de 2009, día mundial de la Paz, me uno a este manifiesto que me llega desde los blogs de Miguel Ángel y Fernando Manero, porque la Paz comienza con la justicia, con la igualdad entre los pueblos, con la satisfacción de las necesidades básicas para todo el mundo. Una persona hambrienta es víctima de la violencia de los más fuertes. El día en que todas las personas tengan como derecho básico la nutrición completa, la salud y la educación, habremos ganado una batalla para la Paz.

Quiero tener un recuerdo emocionado para un ser excepcional, que hace sesenta y un años fue asesinado por su incansable lucha por la paz. Mahatma Gandhi sigue siendo una luz en la oscuridad de este mundo de violencia.

Recojo aquí este manifiesto, del cual suscribo todos y cada uno de los puntos expuestos.


MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD

QUIENES
SOMOS:


Los que suscribimos este manifiesto somos ciudadanos en el pleno uso de nuestros derechos civiles, y titulares de la soberanía popular, de la cual emanan los poderes del Estado.

Los firmantes nos dirigimos a todos los ciudadanos del mundo, conocedores de la situación de pobreza, hambre y enfermedad en la que se encuentra gran parte de la población humana en un momento histórico, como el actual, en el que se disponen de los suficientes medios políticos, económicos y científicos que pudieran solucionar estos problemas.

Este manifiesto tiene vocación de universalidad, y va dirigido a toda la humanidad, a cada ser humano que habita el planeta, para que tome conciencia de la terrible situación a la que se enfrentan millones de personas y de alguna manera actúe en consecuencia para terminar con esta insostenible situación. Por ello la versión original en español será traducida a diversas lenguas, pues nuestro propósito consiste en hacer oír la voz de la opinión pública en los lugares en las que se toman las decisiones políticas y económicas del mundo.

A QUIÉN NOS DIRIGIMOS:

Nos dirigimos a la clase política gobernante de nuestros países; así como a los más altos mandatarios de las Organizaciones Internacionales, tales como la Organización de las Naciones Unidas, y a los Presidentes y Gobiernos de los países más poderosos económicamente de la Tierra.


LES MANIFESTAMOS:

1.- Que este texto tiene su origen en la constatación de la extrema situación de necesidad y de hambre que sufre una gran parte de la población de la Tierra y en el desigual e injusto reparto de bienes que existe actualmente en el mundo. Entendemos que la ecuanimidad y la armonía en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana, por lo cual es inadmisible que una gran parte de la población mundial tenga que enfrentarse a una realidad tan precaria, a tal grado de injusticia y desigualdad, a tanta hambre, pobreza y desnutrición.

2.- Que consideramos que dicha situación es intrínsecamente perversa y no admisible ni moral ni éticamente, dado que todos los seres humanos nacen libres e iguales. Igualmente, tenemos presente que todos los ciudadanos del mundo tienen esos derechos desde el mismo instante de su nacimiento y no como una promesa futura cuya conquista dependa de la realidad política, social o económica de sus países.

3.- Que defendemos que es completamente injusto, inmoral y un crimen humanitario punible ante los tribunales internacionales y la Historia que, en pleno Siglo XXI, existan seres humanos que pasen hambre en el mundo, y que mueran por ello. Que es un agravante de ese crimen que, existiendo las leyes internacionales suficientes, así como los medios técnicos, económicos y científicos para corregir dicha situación, los que ejercen el poder en el mundo no lleven a cabo las acciones necesarias para solucionar lo que generaciones futuras calificarán de verdadero genocidio en el que serán culpables todos aquellos que, teniendo los medios para solucionar el problema, no los hayan empleado.

4.- Que consideramos que esta injusta situación es contraria al Derecho Natural, a los Derechos Humanos y a las normas de la más elemental ética, y entendemos que ha llegado el momento de que la voz de la opinión pública exija de sus gobernantes el final de tal estado de cosas.

5.- Que el presente manifiesto no es un manifiesto utópico; y que tampoco es un manifiesto político, ni se pretende con el mismo la instauración de un nuevo orden político o socio-económico mundial, ni ningún menoscabo del tejido empresarial, sanitario y social del mundo desarrollado, sino la más elemental justicia con los desfavorecidos.

POR TODO ELLO, EXIGIMOS A NUESTROS GOBERNANTES:

1.- La adopción de medidas inmediatas y urgentes para paliar tal situación de hambre, enfermedad y desnutrición en el tercer mundo. Consideramos que tales medidas no constituyen una utopía, sino que son perfectamente viables y posibles.

2.- Mantener el compromiso de cumplir los Objetivos del Milenio que, establecidos por Naciones Unidas en el año 2000, definen los principios a los que ha de ajustarse la actuación de los países y del sistema económico internacional para superar, con el horizonte fijado en 2015, las injusticias que aquejan a la humanidad.

3.- La realización de acciones solidarias sistemáticas con los países más desfavorecidos y que se establezca un orden lógico y humano de prioridades en la política económica, con proyectos inteligentes que creen riqueza y puestos de trabajo en los países afectados, facilitando un desarrollo sostenible y un progreso que les ayude a la consolidación de una red sanitaria, económica y social estable que haga posible el retorno a una situación de partida igualitaria.

4.- Que se tomen las medidas necesarias para que los países ricos destinen una parte de sus presupuestos a la creación de riqueza, de empresas y de fuentes de trabajo en los países afectados; así como la adopción de un acuerdo internacional, que debería subscribirse en la ONU de obligado cumplimiento para los países desarrollados.

5.- La implantación de un código ético que regule la estrategia de las empresas multinacionales, así como la eliminación de los paraísos fiscales y la aplicación de la tasa Tobin, ú otra similar, a las transacciones comerciales internacionales, que permita crear un fondo de solidaridad gestionado por Naciones Unidas.

6.- No aceptaremos simples declaraciones de principios que no se traduzcan en políticas concretas. En definitiva, APELAMOS al sentido de la generosidad y humanidad de todos, y fundamentalmente de la clase política internacional económicamente poderosa.

Desde la tierra que espera y cree firmemente en la Solidaridad que construya un mundo mejor y más justo, a 30 de enero de 2009"

20 comentarios:

Alfa79 dijo...

Mi apoyo al manifiesto, pero ante todo, mi total apoyo incondicional a:

1.- Quienes sufren desde la PAZ (y vierten su sangre en esas guerras inventadas).

2.- A quienes pasan HAMBRE desesperadamente (mientras mi estómago está suficientemente saciado).

3.- A quienes buscan una ocupación para poder sobrevivir y mirar -sin complejos- las caras de sus semejantes.

4.- A quienes tienen el poder, -y no se miran sus ombligos-, e incluso, mueren en el intento.

5.-A todos quienes habláis de PAZ desde algo más que las palabras.

Salud y PAZ. Toni Sagrel.

Miguel Ángel dijo...

Hace un día sólo hablábamos de reír, de sonreír, de reírnos de, en tanto existe esta cruel realidad justo ahí al lado.

El hambre, la muerte por inanición, la vida a base de un solo plato diario de lo que sea justo para vivir al borde sin morir, que a nosotros nos parece tan inconcebible que ni pensamos en ayunar siquiera un día por demencial e imposible, sin embargo no borra la sonrisa de la cara de quienes lo sufren.

Me cuentan que aún en la más mísera pobreza viven y conviven muchas gentes y muchos pueblos con una alegría extraña para nosotros. Incluso comparten con el recién llegado lo que poseen.

Pero es un drama que escandaliza nuestras conciencias bienpensantes de personas evolucionadas y del siglo XXI y, no sólo nos permite, nos exige que demos este golpe de voz a nuestros gobernantes y a los gobernantes del resto de países a ponerse las pilas y hacer “lo que tienen que hacer”, en nuestro nombre y en el de la dignidad humana.

Un saludo cordial, Clares.

supersalvajuan dijo...

Nuestros gobernantes son chusma.

Mameluco dijo...

Voy a escribir sobre eso u hoy o mañana.
Así que ahorraré fuerzas dialécticas.

No vamos a coincidir en casi nada, solo en el fondo (que es en realidad lo importante). Pero para mi las formas también lo son.

Yo no quiero guerras.
Solo en las películas.
Estoy de acuerdo con Supersalvajuan, que como todos los superhéroes tiene razón.

Oshimatoti dijo...

Sin duda subscribo cada una de las ideas del anterior manifiesto, por el hecho de sentirme persona, por creer que es necesario un mundo donde todos puedan sentirse dignos de aquello que hacen, realizan y aportan a los demás...
Porque se destierre la indignidad de la raza humana y el miedo y la tristeza de los corazones de los hombres...

Clares dijo...

A todos os agradezco los comentarios, no por mí, sino porque el tema es sangrante e importante. Yo particularmente pienso que es una consecuencia inevitable, y creo que hasta deseada, del sistema social y económico en que vivimos. Que precisamente por eso es tan difícil de erradicar. Porque todo tendría que cambiar, pero a fondo y de verdad, no para que nada cambie. Por pura ética y convicción personal me hago eco de este manifiesto, pero no tengo ninguna esperanza de que incida donde tiene que incidir.
Un abrazo a todos.

Clares dijo...

A Miguel Ángel en particular quiero decirle que la vida es así, y así tenemos que aceptarla. Nos reímos, porque no podemos evitarlo ni debemos, y que otro día nos toca sufrir. El dolor es que haya gente que no pueda vivir esos contrastes en plenitud, porque le falta lo más imprescindible.

mobesse dijo...

¡Cómo me hacéis sufrir!
¿Cómo es posible que esté ocurriendo esto? Guerras, hambre, ejecuciones, ¡cólera en Zimbaue! En una parte del mundo a manos con la genética y en otra falta esa elemental higiene, esas imprescindibles vacunas. Echamos la culpa a los políticos. Sí, puede ser, porque un político es una persona que ha renunciado a su conciencia personal, que ha congelado su corazón humano, para poder permitir la fabricación, por ejemplo, de minas antipersonas o bombas de racimo. ¿Quién impone esta dura condición (llamada posibilismo) a los político? ¿Los grandes mercaderes?
¿Está fallando la democracia? ¿Hay alguna relación entre nuestra forma de vida y el sufrimiento de tantas personas de carne y hueso, como nosotros y con todos los derechos como decimos reconocerles?
A veces se me quitan las ganas de seguir contándome entre la grey humana.
Claro que, luego, va y se me olvida.

Clares dijo...

Lo que le he dicho a Miguel Ámgel, que luego se nos olvida, porque la vida está en nosotros, nos reimos, vemos a las demás personas, hay que enseñar a los niños y a los jóvenes, en fin... Ganas sí que dan de encerrarse uno en su casa y convertirse en oso de una vez. Es que los seres humanos son muy tremendos. Que ya, que ya, que ya sé que hablamos mucho y que nada se arregla, pero ¿qué más? Por decir, que no quede.

Joselu dijo...

Lo suscribo punto por punto, aunque, como tú, soy escéptico de que esto llegue y mueva a quien deba hacerlo realidad. Tiendo cada vez más a pensar que dentro de los esquemas actuales de economía de mercado es imposible que todos los seres humanos puedan tener lo mínimo para vivir y algo más. Parece necesario que haya que haber pobres para que los ricos puedan hacer sus negocios y enriquecerse. Y ahora con la crisis aún más van a hundirse los más necesitados. Lo dicho, punto por punto. Un saludo.

Minerva dijo...

Hola Clares!

Es un buen manifiesto, pero la culpa de que no hayan sociedades más justas no solamente tendría que recaer en gobernantes de paises poderosos sino también (y creo que en mayor medida) en los mismos gobernantes de paises pobres a los cuales más les interesa su propio beneficio que el de su pueblo hambriento, tendría que haber una total reforma educativa ... el dia que los gobernantes de los paises subdesarrollados dejen de ser tan corruptos (y lógicamente para que pase eso tendría que darse la reforma educativa), ese dia, las sociedades serán más justas y menos pobres ... todo empieza por casa, sino de nada sirve la posible ayuda que puedan brindar los paises llamados desarrollados.

Clares dijo...

Esa es la otra parte del problema, tienes razón. Por eso también digo que es un cambio total de estructuras, en todas partes, algo total. Y también es cierto que la educación es siempre la premisa para el desarrollo. PMM puso en su blog un post sobre el llamado "efecto chica", que no es más que el reconocimiento público de lo que todas las ongs que trabajan en el tercer mundo saben, o sea, que educar a una niña es un proyecto de futuro, y que cualquier programa tiene un enfoque de género, son las mujeres las que pueden cambiar más rápidamente las condicines de vida de un pueblo. De ahí que se les tenga tanto miedo políticamente.

Mal bicho dijo...

Yo me sumo al manifiesto aunque mas que manifestarme, le daría una patada en el culo a mas de un político.
Al que le doy una medalla es a Recep Tayyip Erdoğan por levantarse en la conferencia de Davos ante las palabras de Shimon Peres, una vergüenza, como siempre.

Clares dijo...

No he visto lo de Erdogan todavía, Malbicho. Ahora me imagino que lo veré en el telediario. Sí, una buena patá en el culo, muy tranquila y pacíficamente dada, estaría muy bien para algunos.

Miguel dijo...

Suscribo el manifiesto y me uno a las voces que claman paz. Yo sé que nos quedan muy lejos ciertos conflictos bélicos y muchas de las injusticias que se cometen en este mundo nuestro. Pero la denuncia y nuestra postura creo que no es banal. Como tampoco será vano nuestro firme propósito de cultivar y practicar la paz empezando con nuestros seres más próximos. En casa, en el barrio, en la escuela...

Un abrazo.

Zeberio Zato dijo...

Mucho ánimo.

No sé si sirven de mucho estas iniciativas, pero por lo menos no nos echamos a la siesta.

Mis mejores deseos.

Clares dijo...

Zeberio, Miguel, esa es la idea que yo tengo, que al menos no estamos dormidos, sino atentos a lo que pasa, comunicados con el mundo y, si no otra cosa, ejercemos el derecho a la palabra. Gracias por vuestros comentarios.

María dijo...

Apoyo a este manifiesto al cual también estoy unida, y somos muchos los que nos solidarizamos por esta buena y justa causa.

Llego del blog de Alfa79 que nos ha recomendado tu blog, y por lo que estoy viendo está muy bien, su recomendación ha valido la pena para conocer tu blog, me quedo por aquí viendo tus posts.

Un beso.

Clares dijo...

Hola, María. Gracias por tu visita y por apoyar este manifiesto,. Fue una acción de preuba de blogs para acciones solidarias. Alcanzó a cerca de trece mil páginas personales, lo cual para un primer intento está muy bien. Muchas veces la gente se cree que estas cosas son inútiles, y lo son desde luego para un efecto inmediato, pero no para un efecto a medio o largo plazo, pues ya se sabe que en caso de necesidad de expandir una noticia, una información, una convocatoria, hay posibilidad de hacerlo. Naturalmente, este es un primer manifiesto contra el hambre, pero puede haber más, que vayan creando redes de solidaridad.

Pilar dijo...

Lo he estado viendo en varios blogs, lo que no sé es de dónde ha partido. Es una de esas acciones bloguer que hablan muy a favor de las bitácoras, de las que animan. Desde luego que, como en otros blogs, la suscribo.