28 enero 2009

Y tú, ¿de qué te ríes?

La risa nos salva. Hay veces que no tenemos humor para nada. Yo, como he dicho alguna vez, no sé si nuestros humores internos nos llevan a verlo todo negro, o que la realidad exterior nos hace que nuestros humores cambien. Los medievales no ponían los afectos en el corazón, sino en el hígado, a lo mejor menos metafórico y romántico, pero quizás más certero. De ahí la melancolía, o sea, el humor negro, llamado también atrabilis.
Sabemos que la risa es curativa y la sonrisa un bálsamo de la inteligencia para nuestras penas.
La diosa Deméter, que había perdido a su hija, raptada por Plutón en el Hades, estaba hundida en su propio dolor, hasta que la criada Baubo la hizo reír con sus bromas obscenas. La diosa japonesa Uzume logró sacar a su hermana Amaterasu de la cueva en la que se había encerrado, hurtando al mundo la luz, con un improvisado baile en el que se fue desnudando hasta enseñar a todos los dioses hasta las mismas cencerretas, de modo que su enfadada y divina hermana no pudo soportar la curiosidad y salió a reírse un rato, con lo cual la luz volvió al mundo. La risa es la luz del mundo. Sospechad siempre de alguien que se lo toma todo en serio y nunca ríe.
Por estas razones, y porque quiero, y porque, como ella misma dice, es convención del género bloguero, acepto el reto de LA PISTOLA DE LARRA, que me pide que diga seis cosas por las que me río, o me sonrío, que no es lo mismo. Voy a intentarlo.
Uno. Me sonrío con esta foto de "La extraña pasajera".



Pero me río con esta otra, porque es raro ver a una princesa despatarrada.



Dos. Me sonrío con los movimientos de cabeza que hacen los perros cuando les hablas y tratan de comprenderte, o yo qué sé por qué los harán, pero que son una delicia. Pero me reía a carcajadas cuando mi hermano le decía al Julay, el perro de mi casa, que en paz descanse, "¡Los ramos del valle!", y el pobre se iba a la puerta de la casa con la correa en la boca.

Tres. Me río mucho con los chistes que nadie sabe quién se los inventa, pero que son la gracia popular, sobre todo cuando no son forzados y tienen gracia. Un ejemplo, el del tomate que le cuenta a otro que a su hermano lo han hecho ketchup. El otro tomate le dice apenado que estará hecho papilla. Y el otro le contesta que no, que está en toda su salsa. O el que me contó Marcelo de un hombre que está pegando voces en la calle: ¡Señora, señora!. Cuando por fin la señora se asoma al balcón, el hombre le grita: ¡Que ya le he arreglado el telefonillo!

Cuatro. Cuando un niño trata de contar un cuento y se arma un buen lío o no sabe cómo acabar. Mi hija, cuando era pequeña, tenía dos cuentos en los que se liaba. Uno era Caperucita. Le ponía en la cestita tarta, miel, vino, habichuelas, sopa, huevos, arroz, pan, chocolate, berenjenas, naranjas, manzanas, y hasta ajos puerros. Se quedaba encantada con la relación y no sabía cómo seguir. Más que ir a ver a la abuelita parecía que la niña le había hecho la compra en una gran superficie. La otra era Cenicienta, a la que el hada madrina colmaba de ropa, traje, bragas, medias, calcetines, bufanda, zapatos, gorro, camiseta, hasta que la dejaba hecha un globo de trapos. Como nos reíamos, ya no quería seguir.

Cinco. Me río mucho con el Quijote. Por ejemplo, cuando Sancho le describe a Dulcinea y le dice a su señor que tenía "los ojos como perlas", y don Quijote le dice que esos son ojos más de besugo que de dama. O con el cuento de la pastora Torralba, sobre todo con el equipaje que se hace para perseguir al pastor que ya no la quiere: un bote de mudas para la cara (una crema), un peine y un trozo de espejo. Me sonrío con la Celestina, sobre todo cuando advierto el cinismo estúpido de Calixto.

Seis. Me río de mí misma. Cuando hago algo, me digo que parece que lo hago mal, pero que en realidad lo hago peor. Me río alguna vez acordándome de tonterías que he dicho. Por ejemplo, preguntar por su mujer al amigo recién divorciado. O morirme de risa sin poderlo evitar ante un francés que hablaba español como el inspector Gadget. O no sacar la mano para saludar a un importante artista que me presentaron en Cuenca por el frío que hacía. Cómo se quedó el pobre; y yo luego. O leer "Patéticas nuevas alimañas" donde ponía "Pataticas nuevas aliñadas". Tengo más, muchas más, pero ahora no me acuerdo.

Creí que no habría tantas cosas, pero ahora veo que me faltan puntos. Esto de los memes es así, hay que sujetarse a las normas. No me voy a sujetar mucho con nombrar a la gente que lo puede, si quiere, continuar, y me dejo algunos, pero que ya les tocará otra vez.

Por tanto, y siguiendo la línea marcada, pregunto a:

OSHIMATOTI

JOSELU

PMM

LA DEL PLANETA

Y TÚ, ¿DE QUÉ TE RÍES?

34 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Me río (por no llorar) de la panda de julandrones que nos des(gobiernan). Aquí, y como diría Joseplluís, en la China. En la maldita dictadura China.

Joselu dijo...

Me pones en un brete, Clares, porque yo tengo muy poquito sentido del humor, casi nada. Supongo que lo notarás en el blog. Muy trascendente pero poco burbujeante. Tuve mucho sentido del humor en un tiempo. Tanto que a veces en los diálogos absurdos que trenzábamos un compañero y yo en el metro, todos los que nos oían se tronchaban de risa. Me atraía el absurdo, siempre el humor absurdo de carácter surrealista. No me gustan los chistes y menos los chistosos. Soy un desastre, lo sé. Quizás me apunte a un cursillo de risoterapia, pero me temo que sea inútil. Sí que a veces me asalta la sonrisa cuando atisbo una pequeña maldad. Los payasos no me hacen reír, ni los humoristas en general, pero hubo una vez en Cornellà una representación de un grupo de payasos rusos llamado POKATUKA que me mantuvo hora y media con la sonrisa en los labios, fascinado. El mundo mágico alucinante surreal que fueron capaces de crear me pareció maravillosamente divertido. Como ves, no es fácil hacerme sonreír. Mi hija pequeña me lo dice, pero a veces nos reímos leyendo, como actores desatados, los poemas de Lorca por las noches. No me hace reír lo que hace reír a la gente. Soy un fracaso risueño. Lo siento. ¿Te ha servido mi respuesta?

Clares dijo...

Spersalva, de eso que tú te ries, yo también me río, pero es otro tipo de risa, casi nerviosa. Tienen poca gracia, la verdad.

Joselu, claro que sirve tu respuesta. Ya sabes que un meme es una cadena, pero este meme es como mis concursos, no hay que hacer caso de las normas, incluso queda muy bien saltárselas. No me digas que no tienes sentido del humor. Esta navidad pusiste unas fotos tuyas que si no lo tuvieras no las habrías puesto. Para eso hay que tener humor y gracia. Ríete, profe.

PMM dijo...

Acepto la petición. Intentaré seguir la cadena en mi blog.

Clares dijo...

Pues hala, a reirte un poco, y a recordar las cosas que te dan risa.

Pilar dijo...

Qué bonita continuación del meme (jajajaj, que es lo que más risa me da, la palabreja jajajaaj)
La segunda de Amaya es buenísma jajajaajajaj, ya ves, tan lolita en la primera, tan salida de una caja de juguetes en la segunda, qué preciosa.
UN beso para las dos

Clares dijo...

Ay, Pilar, es que me dan risa muchas cosas, pero muchas más me provocan la sonrisa. Por cierto, este fin de semana en Barranda, una de las cosas mejores han sido las risas. Una noche, todos juntos, nos pasábamos. Me fui a dormir con dolor de costillas de tanto reírme. Esos raticos, qué buenos son.

eme dijo...

Es más fácil reír cuando estás de buen humor.

A veces es fácil saber cuál es el motivo de la tristeza, pero otras en cambio parece no tener ningún sentido.

Cuando estoy triste,si puedo pongo música animada, pero lo mejor en esos casos es que deje de imaginar lo que no puedo demostrar,o que suponga que son ciertos los temores y consiga convencerme de que no son tan terribles. Normalmente la tristeza como viene se va.
:)

Clares dijo...

Sí, pero fíjate, eme, que a la misma diosa Deméter le hicieron reír en un momento terrible, cuando había perdido a su hija. Yo tengo muchos recuerdos de momentos terribles en que alguien dijo algo o pasó algo que nos hizo reír. En mi familia es difícil que perdamos el humor.

Serenus Zeitbloom dijo...

Lo mío es la reminiscencia; esto fue lo que me despertó tu pregunta:

http://es.youtube.com/watch?v=MNb67ZXhVvI

Saludos

Mameluco dijo...

Yo me río de TODO.

Si no, me moriría

Clares dijo...

La canción que dejas es muy bonita, Serenus. Y además, vale reírse de todo y con todo. Pues claro, cuando se vive camino del cementerio, ¿qué más cosas nos quedan? Una de las mejores, la risa.

Como Mameluco, que se ríe de TODO. Yo aún no he alcanzado su perfección y me río sólo de CASI TODO. Pero ya voy aprendiendo y dentro de nada lo conseguiré.

ordago13 dijo...

yo de la bruja averia¡¡¡

genial blog

te invito:
republica libertaria de las tortugas

Ramón de Mielina dijo...

reirse es bueno y me gusta la gente positiva... ahora bien justo el otro día me dijeron que yo debería sonreir menos que eso me hacía parecer menos maduro y más infantil, lo cual no era nada bueno para que me respetaran en el trabajo... claro que yo me sigo riendo cuando algo me hace gracia en una reunión, nunca me ha hecho falta poner cara de perro para que, al final, tarde o temprano, acaben dándose cuenta de que no hace falta ser alguien tan gris... :-)

mobesse dijo...

A mí me da risa la seriedad.
Pero creo que el origen de la risa no está fuera de nosotros. Tenemos que estar primero en estado de "gracia" para poder reírnos.
Uno de los ambientes más propicios para explotar de risa son los velatorios. Quizá sea porque el inconsciente se queda a flor de piel.
Hay muchas cosas que provocan en mí una carcajada como respuesta. Así, la belleza, el ingenio, la inteligencia; también la estupidez y, a veces, la desgracia ajena, pero esto bajo ciertas condiciones (no soy un sádico). Se trata de una risa que nada tiene que ver con el humor.
Una de las risas que más me gustan son las que surgen estando completamente solo, casi siempre leyendo. Llego a sentirme ridículo.
Hay una risa que no se manifiesta con espasmos musculares, muy cerebral. Otra que sólo consiste en espasmos, la risa tonta, muy contagiosa. Y hay una risa que sólo es el reflejo de una mente obtusa; los que se ríen por todo, por ejemplo, (no los que se ríen de todo, como Mameluco, que más bien denota sabiduría). Finalmente hay una risa que maldita la gracia que me hace; es la que provocan las víctimas en las personas más descerebradas y sicópatas, que no son tan escasos a ciertas edades.

Clares dijo...

Bienvenido al blog, órdago13, vaya un sugestivo nombre, luego iré de visita a tu espacio. Gracias por tu aprecio del mío.

Ramón, amigo, que nadie te robe la sonrisa. Eso son cosas de multinacionales, de gente que no quiere a la gente, pero, claro, si te juegas las habichuelas, créate una máscara social y luego compensas. Lo que te han dicho te honra, quiere decir que eres mejor persona que ellos. Un abrazote, chico.

Tú sí que sabes, Mobesse, menudo estudio profundo de la risa y de la sonrisa. Mucahs gracias, es una aportación muy hermosa y completa.

Miguel Ángel dijo...

Yo me debería reír de todo, o de casi todo, pero la verdad es que me río de pocas cosas. Ahora, cuando lo hago me pasa lo que a ti, que me duelen las costillas y hasta el estómago, vulgo barriga.

No soy nada chistoso, pero disfruto con quien sabe contarlos. Y llega un momento en que diga lo que diga, sigo riendo en crescendo… Cosas de la vida.

Un secreto de una sonrisa mía: sueño con la risa del Abba del cielo al vernos por aquí abajo trasegando tanta mala baba como diciendo: estos pobres no se imaginan que yo hice la vida para que la disfrutaran…

Claro que al pensar en los que lo están pasando tan mal, con avergüenzo y me contengo. Todo un aprendizaje de la contención.

Fíjate que a veces me imagino a Dios como mujer y encima negra como el betún; menudo chasco…

Pero sí, disfruto de muchas cosas: paisajes, personas, mis chuchos, mi canario, mi gente, este blog…

Gracias, Clares, por su humor.

Clares dijo...

Miguel Ángel, no sé si conoces la célebre frase de una teóloga feminista, no recuerdo quién, quizás tú lo sepas: "Pidéselo a Dios, Ella te oirá". La risa de los dioses es enorme y nos abarca a todos. Ya sabes que yo no soy creyente, no al menos en ese sentido clásico, pero en mi idea de las cosas, los dioses desde siempre, tienen una gran sonrisa, de la que participamos los seres humanos cuando nos distanciamos en la ironía tierna.

Fernando Manero dijo...

No podriamos subsistir sin la risa. Pero la risa buena es la que sale de pronto, sin esperarlo, sin preverlo, porque sí, espontáneamente. Rara vez me rio con los chistes, que están prefabricados y de los que casi siempre se sabe ya el final. Me rio con las ocurrencias de mis hijos cuando me cuentan cosas divertidas, con las bromas simpáticas de los amigos, con buena parte de los chistes de Forges, con las anécdotas contadas con sentido del humor, me río gratamente con tus concursos y las pruebas implacables a que nos sometes. Me rio con los que se ríen de los necios. Un abrazo

Clares dijo...

El caso, Fernando, es que nos reímos, y además, sanamente. Nuestra risa no hace daño a nadie, es alegre, jovial, tierna, yo creo que hasta generosa. Qué suerte tengo con estos amigos de la blogosfera. Un abrazo para ti también.

Minerva dijo...

Yo no soy muy buena haciendo reir, pero soy en varias ocasiones de risa fácil :D, pero bueno obviamente todo depende de mi ánimo.

Haber, haber, yo también voy a hacer mi enumeración:

1.- Me rio mucho con un par de series "Los simpsons" y "The big bang Theory" (esta última es bastante friky XD), cuando quieren los norteamericanos son muy chistosos XDD.

2.- Me dan mucha risa algunos apodos que les pone mi mamá a algunas personas (en especial si alguien nos cae muy mal, jajajaja).

3.- Me hacen reir mucho las muecas que hacen algunas personas.

4.- Me sonrio cuando mi tortugita bosteza (en realidad es de mi hermano pero bueno forma parte ya de toda mi familia, jejeje).

Y por ahora no me acuerdo de más cosas, ah si, una más, quizás sea algo cruel, pero me da risa la gente que baila mal, jajaja, y eso que yo tampoco soy un prodigio bailando, jejeje.

Gracias por las risas Clares :D.

Un abrazo!

Clares dijo...

Desde luego, la variedad de risas en el mundo es interminable. Cada cual se toma la risa de un modo. Me encantaría ver a tu tortuga bostezar. No sabía que lo hacían las tortugas. Un besico, Minerva.

Miguel Ángel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miguel Ángel dijo...

Quiero que termines el día con una sonrisa. Un cura tiene sus manías y también sus tics. Esto va de cosa pía, más o menos como lo del “Yo con mi chocolate y mi rosario me apaño todas las tardes; ¡Rosario, trae el chocolate!”

http://miguelangelvelascoserrano.googlepages.com/mip%C3%A1gina2

Ya ves que no soy nada original, al final todo es copia.

Matapollos dijo...

¡Vaya con el Julay de tu hermano! Le pasaba exactamente lo mismo que a mí con el inglés, que lo entiendo pero no lo comprendo.

Clares dijo...

Miguel Ángel, lo conseguiste. Me he reído. Son divertidas esas viñetas.

Matapollos, eso mismo le pasaba al Julay, que se creía el infeliz que mi hermano decía: ¡Nos vamos a la calle! A veces también le decía: ¿Hay lirios en el valle?, con el mismo resultado, o sea, que lo importante ahí era "alle". Era un perro muy bueno. Según mi madre, se reía estirando el morro para atrás. Claro, que hay que tener en cuenta que mi madre le compró un perro de peluche a una perra que tuvimos porque no podía tener cachorros, para satisfacer su instinto maternal. Ya ves.

Miguel dijo...

Pues sí, la risa es vida. Me encanta reirme. No puedo evitar reirme a carcajadas (hasta el extremo se saltárseme las lágrimas) cuando veo y escucho por enésima vez a mis añorados Tip y Coll. Unos maestros. Unos genios. También tengo por costumbre reirme de mis meteduras de pata y de mis imperfecciones.
Un saludo.

Alfa79 dijo...

Clares, has hecho una descripción del humor con mucho más que humor: con alegría, con didáctica, con "grasssia" (casi andaluza), con los aconteceres del día a día, con un chiste engraciado y que te "ensalza"...

Yo no tengo perro, pero sí que tengo gatos, y aunque nadie se lo crea, me hacen reir y más de lo que parece.

Me río de todo lo que puedo y más (procuro no reirme de nadie, por si acaso), aunque lo haga de buena fe. Procuro transmitir el humor, aunque no tengo la fortuna de saber utilizar la ironía en la escritura.

De quien más me río es de un tal Alfa79. Es poco ganso ¡jejeje !

Gracias y saludos. Toni Sagrel

Clares dijo...

Colega Miguel, es que reírse es muy sano, física y mentalmente, es de lo más liberador que tenemos en la vida. Es un regalo de los "dioses", que en todas las mitologías nos dan ejemplo de la risa.

Y a ti, Toni, qué te voy a decir. Tú sí que tienes grassia... No digo yo el tópico por el cual si uno es andaluz tiene que tener gracia por genes, porque yo he recorrido Andalucía y sé que la gracia andaluza no es la del tópico, sino otra, mucho más grave e irónica. A veces, de una severidad digna de Séneca, y esto también parece tópico, pero quizás más elaborado. Yo soy persona de humor por naturaleza, una herencia paterna. Mi padre estaba a los pies de la muerte y seguía manteniendo el humor.
Muchas gracias por venir a leerme y reírte un poco.

La del Planeta dijo...

Mi primer meme, que ilusión, gracias Fuensanta.

Acepto encantada y te contesto en mi blog, como debe ser.

Un besico.

Oshimatoti dijo...

1 Me rio de mi propia estupidez o ignoráncia, segun la circunstancia...
2 Me rio de las ironias de series como los Simpson o futurama, por criticar el corazón humano (y norteamericano...)
3 Me rio de mis 26 niños y niñas cuando intentan engañarme con sus caras de pillos de 7 años...
4 Me rio de los cómicos del blanco y negro, porque aprendí a reíme con mi abuelo gracias a ellos, aunque acabe llorando porque lo hecho de menos...
5 Me rio con los chistes cuando los cuenta alguien con el deseo de hacer amena su compañía...

Y siempre que la ocasión la pintan calva...
Gracias por hacerme pensar un poco en como soy, que a veces me olvido de reir por los sinsabores de esta vida.
Me encanta el ingenio de las propuestas que siempre nos haces...jejeje

Clares dijo...

Nada, que en cuanto lo pongas, la del Planeta, me voy a ver de qué te ríes. Seguro que tienes buen humor. Aún me acuerdo de las iglesias llenas de autobuses.

Oshimatoti, cuánto me alegro de que te alegres. Ríete, profe.

Minerva dijo...

Yo tampoco sabía que las tortugas bostezaran hasta que vi a la mia inesperadamente haciéndolo un dia :D, se la veía tan adorable hasta le tome una foto en pleno bostezo, jajaja, pero bueno solo parece que tuviera la boca bien abierta :).

Si quieres un dia te la puedo mandar ;).

Clares dijo...

Debe de ser una foto muy divertida, Como me encantan las fotos de animales, si tienes un momento y cuando quieras, me la mandas. Me encantará.