10 septiembre 2009

Garzón, un hombre justo

El verano pasado leí este libro escrito por el juez Garzón. Me gustó mucho leerlo, porque un ser humano se retrata en sus escritos, incluso si trata de disfrazarse. En realidad, al escribir nadie es tan puro que no asuma un disfraz, por mínimo que sea, y en este caso la escritura era casi transparente. Saqué la conclusión de que era un ser humano con sus defectos y sus virtudes, pero esencialmente un hombre bueno, y esencialmente un hombre justo, como debe ser, digo yo, en el caso de un juez. Sé que ha sido azote de los mundos violentos de la droga y del terrorismo, y espero que lo siga siendo por muchos años, además de ser eljuez español que se ha atrevido con las dictaduras genocidas de cualquier parte del mundo, incluido nuestro país, y espero que los que hoy le denuncian y lo acosan no se salgan con la suya. La extrema derecha le tenía ganas; los terroristas le tenían ganas; las mafias le tenían ganas. ¿No es suficiente para delimitar quién es éste hombre? Al final todos se han valido de una gentuza, cuyo único fin es la defensa de las ideas más ultraderechistas y violentas mediante el ataque a todo lo que se mueve por la izquierda. Naturalmente, para ese ficticio sindicato, cuyo nombre me niego a escribir, no me da la gana de hacer trabajar mis únicos dedos útiles, los de la mano izquierda para darles publicidad en los buscadores, pues bien, para ese falso sindicato, la izquierda es todo lo que no sean ellos, incluidos deportistas y empresarios vascos, sindicatos de verdad y cualquier persona honrada que no lleve un bigotito nazi. Por eso están metidos en miles de querellas por difamación y otros enredos jurídicos. Supongo que tienen protectores y orejas dispuestas a escucharlos, si no, estarían en las cloacas de la política y de la justicia hace muchos años. Si alguien se acuerda, que me lo diga, pero yo no tengo noticias de que hayan ganado nunca ninguna demanda de las muchas que han interpuesto contra gente e instituciones honradas. Lo suyo es lo suyo, mentira tras mentira y manos llenas de suciedad repugnante.
Desde mi modestísimo espacio quiero manifestar mi apoyo total al juez Garzón, y si alguien se anima, que corra la idea. Nuestra sociedad necesita hombres justos y buenos, no ignotas sociedades creadas con fines destructivos.
Ciertos diarios conservadores, como el enlazado anteriormente, callan cobardemente sobre esas sociedades o falsos sindicatos acerca de su verdadera naturaleza. Supongo que el juez Garzón no les caerá bien, por si acaso desentierra los crímenes de lesa humanidad de sus abuelos.

15 comentarios:

Clares dijo...

Y que conste que escribir esto no me resulta nada fácil, por razones puramente biomecánicas.

Leandro dijo...

Que la ultraderecha y parte de la derecha lo hayan convertido en blanco de sus iras, no lo convierte sin más en un hombre justo. Eso son palabras mayores. Y hasta donde yo sé, que es muy poco, lo admito, Baltasar Garzón no lo es. Ni siquiera es un buen juez, ni un jurista tan brillante como él cree. Hasta donde yo sé, que en este caso es bastante más, sí lo es (justo y buen juez) Juan del Olmo, que también fue objeto de una campaña de acoso lamentable. Lo que pasa es que Del Olmo no es una estrella. Pregunta a alguno de tus familiares cercanos que se mueve en este mundillo, Fuensanta, a ver qué te dice del uno y del otro; él sabrá mucho más que yo, sin duda.

Joselu dijo...

Creo que Garzón es un juez necesario, no sé si brillante o no, pero sí que considero que sus actuaciones han llegado a donde la justicia no se atrevía a llegar. La acusación espuria de "juez estrella" es de lo más lerdo que he oído y leído, pero se ha leído en muchos sitios y no necesariamente derechistas. Izquierdistas de tupé engominado también lo consideran un juez estrella así como nacionalistas a este y a otro lado del Ebro. Él se atrevió en la lucha contra el GAL, contra Pinochet, contra ETA (su aplicación de la ley ha llevado a Batasuna contra las cuerdas), contra la corrupción del PP, contra la desmemoria histórica. No sé si es muy sabio, brillante o justo, pero sí sé que es un juez oportuno, que llega donde otros no llegan y que a veces a los que leemos la prensa nos hace pensar en que quizás exista la justicia con mayúscula. Mi admiración hacia este jurista, pero estimo que no tiene enemigos sólo entre la derecha, también entre la llamada izquierda tiene a sus más acérrimos oponentes. Bilis, pura, me digo.

Clares dijo...

no lo considero un hombre justo por esa persecución,sino después de haber leído su libro, y de haber seguido su carrera, con defectos y repercusiones mediáticas, de acuerdo, pero siempre en el sentido de la justicia. Ya he hablado de esto con las personas que tú me recomiendas y están de acuerdo básicamente. Que este hombre sea justo no le quita ningún valor a Del Olmo. No es un concurso de jueces.
Calficamos con margen de error. nadie es justo como lo sería la divinidad, desde luego, pero hay calibres humanos.

PMM dijo...

Pues yo estoy contigo y con Garzón.

Clares dijo...

De acuerdo con Joselu y con PMM, mientras no se haga concurso de justicia y conozca la única justicia (me cuesta poner mayúsculas) seguiré considerando a estehombre justo,en los límites de lo humano y con sus defectos, que los tendrá, por ejemplo, la posibilidad de equivocarse
Si se persigue a los traficantes, alas mafias y a los terroristas, lo más normal es que alguien se convierta en un "juez mediático". Si encima se persigue a los genocidas, no te digo más.

cabopá dijo...

No sé si será justo, lo que si veo o mejor dicho leo, es que aplica las leyes y que está en todas partes...En el caso que nos ocupa me asquean los jaleadores de ese sindicato fantasma (hasta ahora desconocía su existencia.)Qué elecciones sindicales ha ganado...?
Yo también estoy contigo y con Garzón....Mejoráte y no te quites la férula, que tu buena mano es necesaria....Besicos.

supersalvajuan dijo...

Garzón es un notas. Y punto. Si nos vamos a poner a sacar mierda de unos y otros, hay que sacarla de todos, tanto de los del PC como de los de Falange. Pero es que la clase política tiene miedo, porque, tanto la derecha como la izquierda tiene miedos: son todos hijos del régimen. Y de ¨Suarez hablaré otro día, que a las 0 22 no son horas.

Rosa Cáceres dijo...

Totalmente de acurdo.
En otro orden de cosas, como la envidia se ve que me corroe, ayer fui al traumatólogo y tengo para 15 sesiones de rehabilitación por una contractura severa en el cuello...A ver si te crees que vas a ser la única accidentada jajaja

Clares dijo...

Y eso, Rosa, sin macetas ni nada, así, bonitamente. Qué caprichosa eres... Cuídate mucho y haz la rehabilitación. Yo empezaré la semana que viene. Besicos

Miguel Ángel dijo...

Se ve que la izquierda te funciona bien. Adiéstrala a conciencia, y ya tienes quien te escriba los artículos que necesites.

A Rosa aconséjala que nade a espalda, que viene muy bien para las cervicales maltrechas. Lo digo por experiencia propia. En piscina climatizada, por supuesto, que el frío no es nada bueno.

Juan Soriano dijo...

Querida Fuensanta: deseo, confío y espero tu recuperación en breve.
Enhorabuena por tu blog y por todo lo que dices.
Te envío el enlace del mío, en donde recojo tímidamente lo que ocurrió en la última noche de los encuentros "Trasnochando", de Soren Peñalver.

http://aristosoriano.blogspot.com/

Un abrazo para ti y para Fernando.
Juan Soriano.

Alfa79 dijo...

Garzón Campeador, les llaman los unos. Garzón Mediático, le adjetivan los otros, los oportunistas de siempre.

No sé si es o se le podrá denominar como Juez Justo (con mayúsculas), pero sí que es una persona muy valiente, que intenta hacer Justicia (dentro de sus posibilidades) y que su vida peligra constantemente. Demasiados enemigos: mafiosos, narco-terroristas, pro-franquistas...

Ha tenido errores. Sobre todo cuando retornó a su puesto en la judicatura y tomó el camino de la revancha contra el felipismo. Cogió un protagonismo quizás desmedido en el caso Gal y, encarceló a quienes fueron sus "compañeros" en aquella etapa política.
Aquí, la derecha "del bigote" lo subió directamente a los Altares.
Sus autos contra Pinochet y contra los asesinos de la dictadura argentina fueron un grandísimo acierto. Demostró la urgencia en crear un verdadero Tribunal Penal Internacional. Ahora, sólo existe una caricatura de este Tribunal.

Sus acciones contra el terrorismo son algo más que mediáticas. No es Garzón quien se presenta voluntario, es más bien al contrario, son las mismas Fuerzas de Seguridad del Estado quienes esperan a que Garzón esté de guardia en la Audiencia Nacional para solicitarle los cometidos policiales. No es porque sea mejor Juez que el resto, pero sí mucho más valiente y decidido.
Aquí, recordaré al valiente e inolvidable Giovanni Falcone. Espero y deseo que en esta ocasión sea Garzón quien termine con todos los criminales, en la cárcel.

De la ultraderecha, no diré nada. Me producen arcadas, tanto en España como en la Italia de ese bufón machista y rechazable llamado Berlusconi.

Abrazos republicanos.

Clares dijo...

Miguel, ya me van funcionando las dos. estoy mejor, pero hasta ellunes no me revisan para quitarme esto.


Juan, amigo, un placer verte por aquí. Ya voy a ver tu espacio y leer ese reportaje.


Toni, qué estupendo recorrido has hecho por la trayectoria del juez garzón. gracias

Miguel dijo...

Jueces como Garzón pudiera ser que hicieran falta para saber en qué país estamos.

Un abrazo.