16 septiembre 2009

Primer libro: "Sobre la creatividad" de David Bohm


Querida Encarna, éste es el primer libro que te recomiendo. Ahora te hablo de él, que primero tengo que decirte que, con la mano un poco torpe aún, algo temblorosa e insegura, dibujé ayer estos libros, de los cuales reconocerás quizás el de arriba, ya preparado para su lectura -de hecho, ya he comenzado- y que no te recomendaré porque no hace falta. Tú ya me entiendes.

El que sí te recomiendo, y mucho, es éste:



Cuando comencé a leerlo hace un tiempo, alguien me lo pidió, alguien muy cercano, de modo que no tuve más remedio que dejarlo en el primer capítulo y pensar que más adelante. Ahora lo he recuperado y lo terminé ayer mismo. Cuando me quedaban seis páginas, Sancho me lo pidió también, y ahora ya sí que no, le dije que se esperara, que total me quedaba nada. Como ves, me lo quitan de las manos. Y no es para menos. Se trata del libro de un hombre bueno e inteligente, creo que más inteligente de lo normal, un físico cuántico, que ha sobrepasado los límites de sus investigaciones estrictas sobre partículas y agujeros negros, yendo hacia lo humano, en una clara preocupación por los derroteros que este mundo van tomando. Me refiero a David Bohm, un científico al que admiro mucho por todo lo dicho anteriormente, y cuya principal idea, a mi parecer, es el análisis del pensamiento fragmentario que ha dominado a la Humanidad desde sus orígenes, oponiéndolo a un posible pensamiento que podríamos haber desarrollado, holístico y completo, totalizador, el cuál se basaría en el limpio diálogo sin prejuicios y sin imposiciones. Para ello, tendríamos que ser creativos.
Parece fácil, ¿verdad? No lo es. David Bohm, que ha hablado profundamente con personas importantes del campo de la espiritualidad, como Jeddu Krishnamurti y el Dalai Lama, tiene un concepto de la creatividad alejado de lo que solemos pensar, pues considera esta cualidad uno de los principales rasgos de la constitución del ser humano, pero que ha sido relegada a un único campo, el de los artistas, por causa, precisamente, de ese pensamiento fragmentario que, digamos, nos ha torcido el camino. Muy buena parte del libro se dedica a demostrar, muy acertadamente, las relaciones en cuanto a creatividad entre arte y ciencia fundamentalmente, y de una manera colateral, entre arte, ciencia y religión. Su imagen del universo es su imagen del ser humano. Una idea muy atractiva, me parece a mí, y que supondría un cambio de conciencia, el cual no se puede imponer a nadie. Según él, ese cambio se va extendiendo desde pequeños grupos de pensamiento; les llama "microcultura". A su actitud le llama "optimismo tácito", porque es inteligente y consciente de las limitaciones y posibilidades actuales.

De un interesante artículo encontrado en una página web, dejo aquí esta cita sobre su modelo de universo, aplicable en un pensamiento totalizador al ser humano:

"Pribram, Bohm, Capra, y todos aquellos que perciben la urgencia imperativa de expandir y poner en práctica en su vida cotidiana la concepción del universo holográfico y del orden implícito son, como lo decía Leary: "agentes del servicio de inteligencia", ustedes y yo también. Comprender que el cerebro de cada uno interpreta, traduce, un modelo donde el todo está contenido en la parte, ocasionará un cambio extremadamente profundo en el comportamiento de cada uno, relativizando las diferencias de interpretación. Igualmente, se comprenderá mejor por qué la Tradición nos exhorta a " llegar a ser uno". Es la coherencia/ cohesión de nuestra luz que nos permite reconstituir el holograma-un¡verso con sus relieves y dimensiones. Ciertos rituales de nacimiento zíngaros repiten que: "el huevo, el pequeño huevo es redondo, es necesario comerlo sin quebrarlo, y tú te nutrirás de él si lo ves". Volvamos al huevo para asir mejor la realidad del "orden implícito".

Y para terminar dejo una frase del propio Bohm que seguro que te gustará, así como a otros muchos amigos que me visitan.

"Si pensamos tal y como lo hacemos ahora, crearemos el tipo de mundo que ya hemos creado. Si pensamos de otro modo, puede que creemos un mundo diferente y también gente diferente. Sólo pueden cambiar los dos a la vez".

25 comentarios:

supersalvajuan dijo...

El mundo, en parte, está por crear. Hasta que se vaya a la mierda definitivamente.

Leandro dijo...

Pribram, Bohm, Capra..., ¿Frank Capra?

Clares dijo...

Esa precisamente, Salva, es la idea de Bohm, que hay un mundo por crear. El que pudo ser y no fue.

No, Leandro, los tres son físicos cuánticos, pero posiblemente ni tú ni yo los podamos comprender, a no ser que desciendan a la divulgación, como en el caso de este libro.

Leandro dijo...

Ya me parecía a mí. He estado a punto de comprarme el libro

Atenea dijo...

(Antes que nada debo decir que soy Minerva de "Ellas en la Historia", pero me cambié el nick, jijiji)- bueno semi cambio, jajaja.

Con todo lo que has comentado dan ganas de leer ese libro :), ví la biografía de Bohm en wikipedia y he descubierto que es de sagitario, igual que yo :D. Oh vaya quizá mi modo medio raro de ver las cosas provenga de mi signo, jajaja.

Un abrazo Clares! :)

Joselu dijo...

El pensamiento occidental desde el renacimiento y el humanismo se ha distinguido por su disociación, por su alejamiento de la naturaleza, por hundir sus redes en lo humano pero desgajándolo del universo, de lo mágico, de lo irracional. Ello ha posibilitado el avance impetuoso de la ciencia y la tecnología, pero ha creado seres divididos, incompletos, ajenos a su espiritualidad y a su sentimiento de la unidad y la totalidad. Una vez asistí a una conferencia sobre el ignorado pensamiento africano y en ella percibí la tendencia a la unidad que lo vertebraba, mientras que el nuestro atiende a la diversidad, a la heterogeneidad, a la confusión sin encontrar vínculos que restablezcan la unidad originaria. El misticismo, el budismo, el sufismo, las corrientes africanas tienen en sus concepciones elementos que pueden llegar a converger con la física cuántica, pero me temo que el hombre contemporáneo vive demasiado fragmentado y fuera de sí mismo. Nos han educado así, es lo que está en los medios atentos a lo accesorio siempre y ajenos a lo fundamental. Nos ha terminado gustando la mierda, lo superfluo, lo banal, lo anécdótico. Los hombres medievales buscaban siempre en la realidad símbolos que los conectaban con realidades trascendentes. Pero nuestro tiempo no es así. No tenemos precisamente tiempo para ser, sólo lo tenemos en general para poseer, para tener, para acumular, para derrochar. Me atrae el pensamiento del físico que citas, pero creo que está muy lejos de lo que espera la humanidad, que vive muy agitada y nada inclinada a lo holístico.

Clares dijo...

Leandro, no lo compres, o lo sacas de la biblioteca o te lo presto yo, que ya tengo costumbre. Te aseguro que podría cambiar cosas en tu modo de ver las cosas. Eso ya es interesante en sí mismo, incluso si no lo consigue. A veces leemos para el futuro.

Eso es, Joselu, eso es, pero Bohm encuentra algo de eso, un rastro en lo primitivo, aunque lo que propugna no es precisamente volver a lo primitivo. No es un añorante, sino un futurista, y no de aquellos de las vanguardias, sino de los que piensan que aún podemos tener un futuro.

Atenea, casi que me gusta más en esta versión. Niña, ¿cuándo volverás a publicar algo de tus recensiones y explicaciones sobre mujeres en la historia? Besitos

Leandro dijo...

Comprar libros nunca está de más. Sobre todo, si son capaces de cambiar mi modo de ver las cosas

Clares dijo...

Es verdad, Leandro, pero como somos paisanos, si te interesa, después de que lo lea mi hijo Sancho, que está ya el primero en la lista, te lo dejo en cualquier sitio, por ejemplo, en la estafeta de Expo-Libro, que es divertido. Los libros, cuando ya se han leído, anotado, estudiado y captado en su sentido esencial, deben correr de mano en mano, esa es mi idea de las cosas. Y quizás sea porque ya no sé dónde ponerlos.

Leandro dijo...

Hecho. Ya me avisarás. Eso de la estafeta no sé cómo funciona

Clares dijo...

Me da risa explicarlo, pero con los amigos usamos un sistema que a Alfonso el de Expo-Libro le llama la estafeta. Yo dejo un sobre con tu nombre y le digo: "Alfonso, pasará un tal Leandro a recogerlo, hazme el favor de dárselo", si no te conoce, y si te conoce, pues nada más verte, él mismo te dice: "Fuensanta ha dejado aquí un sobre para ti". Así me comunico con mucha gente en el sentido de dejar libros, escritos, etc. Por supuesto, que no soy la única que lo hago. También recojo cosas que la gente me deja. Entiendo que no se puede generalizar, porque Alfonso se cansaría de ello, pero alguna vez va bien.

supersalvajuan dijo...

PUes VAya PUtada.

Fernando Manero dijo...

No conozco a este autor, aunque tu opinión sobre él alienta a la lectura. Confieso, sin embargo, que siempre mne he resistido a las interpretaciones holísticas, que resultan demasiado ambiciosas y que, en su afan globalizador e integrador, propenden a formulaciones que no siempre se corresponden bien con la complejidad de la realidad, que yo entiendo siempre desde una perspectiva eminentemente espacializada, en la que la historia y el contexto, crean situaciones que tienden a la disparidad en el desarrollo y manifestación de los procesos creativos. Desde ese enfoque, la creatividad siempre es susceptible de matizaciones, tal y como - para resumir - magnificamente interpretó Levi-Strauss sobre la base de la información empírica que tanto ayuda a descubrir las variedades de relacion entre el ser humano y sus entornos, dando origen a una dimensión multicultural de la creatividad, que es en la que yo creo. Perdona si soy confuso y no he entendido bien el pensamiento de Bohm. Quizá me deje llevar por algunas decepciones sobre la aplicación de la Teoria de Sistemas a la realidad, y que en tiempos me atrajo al sentirme fascinado tambión por un fisico (Von Bertalanfy) de primer nivel. Joder, ¿pero que hago yo escribiendo de estas cosas a estas horas de la madrugada?. Me has animado, Fuensanta, cuando creia que habia tocado retirada.

Rosa Cáceres dijo...

Me encanta la frase, desde luego.
Veo que ya puedes dibujar y todo, eso está bien.
me alegra mucho que hayas superado lo del dedo de la mano diestra.
Un besico.

PMM dijo...

La frase de Bohm es totalmente cierta, porque no podemos esperar que el mundo cambie si nosotros no hacemos nada por cambiar, por pensar diferente a lo que lo hacemos. Quizás por la situación de crisis actual, este mensaje empieza a aparecer repetidamente en muchos campos, pero la mayoría prefiere esperar a que otros lo cambien por ellos y luego subirse al carro. Y eso debe ser trabajo de todos.

Clares dijo...

Bueno, Fernando, creo que voy a esperar para contestarte con más tiempo y espacio, porque lo que dices es interesante y motivo también de reflexión. Despacito. Incluso con una nueva entrada a propósito.

Clares dijo...

Eso exactamente es lo que dice Bohm, PMM, revolución de pensamiento individual que va formando corrientes de ideas en lo que él llama "microculturas" de gente en la misma línea.

Tengo algo que decir para Encarna. La absolluta prioridad en el préstamo del libro, de cualquier libro que recomiende aquí, es para ella. Sólo tiene que decir algo, por cualquier medio, y ya lo tiene en sus manos. Después, los que sigan en la lista. Besicos, Amiga.

Clares dijo...

Rosa, la idea de Bohm es profunda, y se refiere no a un cambio de hábitos o de pensamientos en parcelas, sino a una totalidad, a un cambio de mentalidad total. Difícil, pero no imposible.

Miguel Ángel dijo...

Anonadado y perplejo me dejas, Clares, y la compaña. ¡Qué nivelazo!

A duras penas entiendo que admiro a Miguel Ángel y Leonardo, porque eran genios en todo y todo lo dominaban: arquitectura, pintura, escritura, astronomía, historia, música, teología, filosofía, lírica…, incluso si hubieran sido hortelanos sus tomates y pepinos habrían sido excelentes. ¡No te digo si les hubiera dado por la cocina!

¿Lo tendrían todo dentro? ¿Es el hombre la medida del todo? ¿Es por el contrario él mismo copia en pequeño de lo más grande? ¿Es, o contiene en sí, semilla de algo por hacer que apenas puede contener?

¿Tenemos como humanos algún límite, o todo nos está permitido?

¡Vaya preguntas que ha suscitado la lectura de tu post!

¿Estaré desbarrando? ¡Socorro!

[Eso, Fernando, y tú anímala, anda, métele caña, que está deseando soltarse la mano… derecha. Firmes nos va a poner esta mujer. Conténganse vuesas mercedes]

Clares dijo...

Miguel Ángel, el hombre no es medida de nada, según Bohm, y lo es de todo, pues todo es medida del hombre; quiere decir, según entiendo, que no hay ruptura entre el todo y la parte, sino continuidad, repliegue, y concordancia, la palabra que para él es el principio del bien y del orden. Dice, por la parte que te interesa, que esto no excluye la idea de Dios, pero sí la de dios, y resalto el uso de mayúsculas y minúsculas; por otra parte, asegura que tampoco tiene por qué incluirla. Para mí que es un poco panteísta, pero en una clave diferente a lo ya conocido, pues si decimos "éste es panteísta", por ejemplo, ya estamos fragmentando, etiquetando e inhibiendo el diálogo. No sé, no es fácil de explicar, porque cierto misticismo y la física cuántica tienen estrechas relaciones. Hay un libro precioso al respecto: "La danza de los maestros", de Gary Zukav, que es revelador en este sentido. En ese sentido quería yo contestarle a Fernando, pero mucho más extensa y razonadamente.

Superwoman dijo...

Ufff, entender a un físico cuántico cuando habla de lo suyo es dificilisimísimo, aunque se trate de hacer divulgación (yo llevo años con "Historia del Tiempo" y con "Universos paralelos", los voy cogiendo y dejando según voy sintiéndome más o menos lúcida y a veces me siento orgullosa de cazar alguna idea perdida). Lo de una de estas lumbreras hablando de Metafísica promete mucho... Anoto (aunque no soy Encarna).
Un supersaludo

A79 dijo...

Pensar igual o pensar de forma diferente.
La realidad es que, aunque pensemos diferente volveremos de nuevo al punto de partida y, posiblemente al de retorno.
La humanidad ha evolucionado, ha pensado de muchas y diferentes formas. Pero seguimos con los mismos errores y con idénticas incertidumbres.

Podemos cambias nuestras ideas y pensamientos pero, el conjunto seguirá pensando igual. Aunque nos parezca diferente.
La vida es una rueda: giramos y giramos, en el mismo lugar.
Es como la Tierra: siempre gira, alrededor del Sol.

¿ Por qué un simple átomo -lo más pequeño que forma la materia- es una pequeña reproducción del sistema solar ?

miquelet dijo...

Interesante ese modo de ver las cosas, analizando todo desde la raíz misma, no quedándose en lo superficial. Cuando una buena parte del mundo está tan podrido como en estos momentos, no queda otra manera posible de mirar las cosas si queremos cambiarlas.

Salud.

Miguel dijo...

Simplemente diré que la creatividad es (junto con el arte y la religión, que precisamente surgen de la cratividad) posiblemente lo más humano que haya en el mundo. Ningún animal que no sea humano es capaz de crear nada. Sólo el ser humano tiene esta facultad. Es una facultad que a lo largo de la historia ha estado sometida a las censuras de los poderosos, pero que hoy en día puede volar libremente (no en todo el mundo por desgracia)y expresar al mundo que la humanidad es un ente creador. Otra cosa es si tiene límites o no este poder creador.

Un abrazo.

La del Planeta dijo...

Tomo nota del autor. Espero que tu brazo esté mejor.
Un besico.