16 enero 2010

Últimas lecturas : memorias y tebeos


Lo dicho en anterior entrada, tengo este blog un poco abandonado por culpa de las Artes Escénicas, un proyecto del que estoy disfrutando mucho, pero que también me absorbe mucho tiempo y esfuerzo. Hoy me he dedicado la mañana, y voy a aprovecharla para hacer un resumen de lecturas. No incluyo entre ellas la novela de Rubén Castillo, "Las grietas del infierno", porque le han dado un importante premio y quiero dedicarle una entrada para él solo, que se lo merece.
El medio de los blogs comenzó siendo algo distinto a lo que ahora es: en realidad, su comienzo fue una página en la que un tipo ofrecía los mejores enlaces acerca de una noticia de actualidad, algo así como simplificar las tareas de búsqueda de información sobre un tema determinado. Y luego pasó lo que pasó, pero otro día entraré a fondo en esto de la historia de los blogs. Lo que ha quedado de aquello es que al nombrar un autor, un libro, una ciudad, una referencia cualquiera, se suele hacer, y hasta se debe, incluir enlaces que amplíen la información, y que el lector, si así lo quiere, recurra a esos enlaces indicados a recabar conocimientos más amplios y variados. Así lo suelo hacer cuando tengo tiempo y así lo voy a hacer en esta entrada.





En primer lugar, voy a darme el gusto de comentar un librito encantador, que compré en un baratillo de libros en Toledo (que yo no puedo viajar y no hacerme con alguna cosa encuadernada y que tenga hojas como los árboles), y ese delicioso librillo es "Por tierras de Murcia", en una edición facsímil de Editorial Maxtor. A Encarna, cuando termine los tochos que se está leyendo, le encantará. Se trata de un libro de memorias del paleontólogo Daniel Jiménez de Cisneros, caballero nacido en Caravaca de la Cruz, y abarcan sus experiencias infantiles y juveniles desde 1872 a 1892, con reflejo de todas las turbulencias políticas y sociales de tal época histórica y reflexiones personales muy sustanciosas. Al mismo tiempo, se va conociendo, a través de sus narraciones, entre Lorca, Caravaca y Cartagena, lo más interesante del sistema educativo de ese tiempo, el caciquismo, la miseria de los maestros y profesores, los contenidos y los métodos de enseñanza. Es un libro que se lee con gusto y con mucha ternura, con un estilo directo y entrañable. Destaco la anécdota de la criada, que estaba aterrorizada con los "facciosos", o sea, los Carlistas, y llegó toda contenta a la casa después de ver la entrada de estos "facciosos" en Lorca, diciendo que en realidad eran hombres. Como también habla de la llegada de la Primera República, pongo aquí el anuncio a los ciudadanos de Lorca de tal evento, por una comisión de próceres lorquinos, entre los que se encontraba mi tatarabuelo, don Carlos María Barberán, donde tranquilizan a la población y les piden un comportamiento cívico. Una curiosidad histórica.



Algo muy diferente es un tebeo. Parece que el género tiene su destino en niños y jóvenes. Ya no es así; en realidad, hace mucho que no es así, pero no nos enteramos. El tebeo, el cómic, dicho a la americana, es un género literario gráfico más, con grandes creadores y grandes obras. En España tenemos uno de esos grandes creadores, Carlos Giménez, medalla de oro de las Bellas Artes y eterno candidato al Premio Príncipe de Asturias. Tiene un pequeño inconveniente para conseguirlo, y es que el artista es más bien rojeras, de hecho, más rojo que las candelas, así que se lo pensarán un par de veces, no sea que les salga con un discursito antimonárquico o tan comprometido como el de Gervasio Sánchez en su momento. Yo conocí a Carlos Giménez por el blog de Mameluco, un joven cordobés gran lector de tebeos, agudo como él solo, y muy culto. Este verano nos visitó en el campo de Ulea y nos hizo un espléndido regalo: "Todo Paracuellos", de Carlos Giménez. Se trata de una impresionante novela gráfica sobre los orfanatos e internados de Auxilio Social, puestos en marcha inmediatamente después de la Guerra Civil española, con la intención de recoger a las criaturas huérfanas de guerra o cuyos padres estuvieran en la cárcel. Como se comprenderá, parte de la misión era su reeducación, pues los consideraban los hijos de los malditos rojos, educados en el mal y en el pecado. La novela es dura, cruel, muy dolorosa, pero muy tierna también. Está basada en los recuerdos personales de Carlos Giménez, que fue uno de esos niños, y también en conversaciones y recuerdos de otros internos de Auxilio Social, que compartían esa triste memoria con el artista. El sector joven de la familia nos lo  quitaba de las manos, de modo que yo fui la última en leerlo. Impresionante, con un dibujo magnífico y una estructura episódica, las historias son vistas desde el punto de vista de una criatura, el alter ego del novelista gráfico. Gracias, Mameluco, un regalo espléndido y un descubrimiento.




26 comentarios:

Fernando Manero dijo...

Coincido plenamente en esos sesgos culturales que tan bien sabes transmitir. Tengo el libro de Jiménez de Cisneros, porque es una auténtica joya como todas las obras bien escritas que nos acercan a lo que este pais era no hace mucho. Es una edición cuidada de Maxtor y describe de forma impresionante cómo funcionaban las cosas en esa provincia, ilustrativa de lo más sórdido de la España del XIX. Merece la pena leerla y releerla. Siguiendo tus indicaciones, me apresuraré a adquirir el libro de Carlos Giménez, aun a costa de saber que me va a hacer sufrir con sus historias del Auxxilio Social que dirigió una mujer llamada Mercedes Sanz Bachiller, viuda de Onésimo Redondo, vallisoletanos ambos, y que ahora vive de puta madre en la Costa del Sol, a donde la llevaron sus ganancias en el Auxilio Social y sus buenas relaciones con el pistolero José Antonio Girón, que le dijó cómo habia que invertir en la costa de Málaga, donde por unos duros se hicieron con una fortuna inmensa. Cuando oigo hablar del Auxilio Social me acuerdo de esa tropa y se me saltan las costuras. Un abrazo.

Clares dijo...

A mí también, Fernando, y el libro me hizo pasar muy malos ratos, pero también en el fondo lo leí con gusto por una obra estupendamente hecha. Es la contradicción del arte que recoge aspectos terribles de la vida: como expresión te maravilla, como contenido te horripila. Bueno, leyéndolo poco a poco, ya que su estructura es episódica, se va pasando.

Atenea dijo...

Luego de un descanso bloguero retorno nuevamente cargada de energías :D.

Qué genial es tener un libro antiguo en tus manos (como esa en facsimil que has adquirido)yo hace tiempo me compré uno que parece lo publicaron a inicios del siglo XX y trata sobre biografias de reinas y santas, es un libro pequeño y según la norma de la época dirigido a chicas jóvenes.

Yo en cuanto a lecturas estoy leyendo algunos libros de historia (cristianismo, mujeres, algo de guerras) y en cuanto a novela estoy empezando con "La odisea" y "Ben Hur", el segundo se me hace mucho más ameno.

Bueno amiga espero estes pasando un buen fin de semana! Un abrazo!

Clares dijo...

Amiga Atenea, un placer reencontrarte. Creo que próximamente haré un post sobre tu blog, porque es siempre muy interesante lo que escribes. Un besito, niña peruana.

Mameluco dijo...

Culto no sé (acumulador de conocimientos chorras sí), pero agudo... si de toda la vida he sido esdrújulo perdío.
Cuando alguién compra una cosa pensando en otra es difícil a veces la empatía. Que hay que ponerse en el lugar del otro, vaya. Pero con Paracuellos, lo que quise es trasladarle un poco a mi mundo, amiga Fuensanta. Los dos somos unos rojeras como Giménez, de distinta forma, ya lo sabemos, pero lo somos, al fin de al cabo; así que partiendo de esa base, y sabiendo de su sensibilidad, no tuve otra cosa que comprarle el tebeo a cambio de su invitación tan amable (de Fernando también, que no se me olvida) para librarme del calor de Murcia capital por unas horas en los bellos Campos de Ulea.
Los tebeos son bonitos. Es mi cuña publicitaria de hoy, lectores de Asuntos Propios.
Gracias por sus amables palabras...
Un saludo desde Granada.

Clares dijo...

Hola, amigo Mameluco. Un placer tener noticias tuyas. El total agradecimiento es mío, ya lo sabes, y en Murcia como en Ulea tienes siempre un lugar. Fue una alegría conocerte y recibir ese estupendo regalo tuyo. Un abrazo.

Isabel Martínez dijo...

Muy interesante lo que cuentas, querida Clares.
Cuando vengo a tu blog, siempre me marcho con una sonrisa agradecida por haber aprendido algo nuevo.

Clares dijo...

Me alegro muchísimo, Isabel. Son, sencillamente, lecturas que he ido haciendo y que quería compartir con vosotros. Prepárate, que viene una batería en esta línea de lecturas y libros.

Rubén dijo...

Jopé, anda que sí. ¿Una entrada aparte para mi novela? ¿Qué he hecho yo para merecer esto? (Como diría un almodovariano)

Thornton dijo...

Os dije a Clares y a Isabel que teniais mucho en común. Las dos sois inteligentes, las dos sois cultas, las dos escribís como dos azucenas, "verguenza de la rosa" .
Clares, has mencionado los tebeos. ¿Hablarás de tebeos? En tus años mozos, las niñas leían unos tebeos distintos a los niños. Estoy esperando. Un saludo.

cabopá dijo...

Muy interesante tus lecturas,contigo siempre se aprende algo. A propósito de aprender,.¿Cómo se hace para insertar un enlace, sin que se vea el enlace...? Sí no es muy dificil me lo podrías explicar........Besicos.

Clares dijo...

Te voy a decir, Rubén, lo que has hecho, porque tú tienes la culpa de todo: has cometido el imperdonabe pecado de escribir una novela, y encima ganar un premio de cuentos, así que vas a tener tu merecido.

Clares dijo...

Bueno, no sé si hablaré de tebeos más adelante; a veces me da por los recuerdos. En este caso me refería a la derivación del tebeo, la novela gráfica, en la que es un maestro Carlos Giménez. Thorton, tienes razón en lo que dices de las afinidades entre Isabel y yo. Las vamos descubriendo poco a poco.

Pilar dijo...

Me interesa muchísimo la novela gráfica, como la definió tengo entrendido Will Eisner en la década de los 70. En España se desarrolló con aquellos dramones lacrimógenos de Corín Tellado entre otros, que tuvo a xcelentes fotógrafos como Lluis Ribas, que luego ha derivado hacia la pintura -unos desnudos y estudios sobre blancos maravillosos-. Es curioso que se desarrolla especialmente en éspocas de crisis. Hoy hay creadores del género espléndidos. Me gustan, debe ser que algo de crisis hay en mí a perpetuidad.
Y sobre Rúbén, además de los premios que ha recibido "las grietas del infierno", ¿no te referirás al premio de relato breve Gerald Brenan? Es un crack este hombre, fino escritor, como él mismo. Besos Rubénnnn que andas por arriba. Besos Clares.

Rubén dijo...

Besísimos para las dos hermanas. (¿Eso me convierte en un pervertido múltiple?)

cabopá dijo...

Tomo nota de tu comentario-lección e intentaré practicarlo en próximas
entrada. Muchas gracias amiga......
Besicos.
Ah,te recomiendo el artículo de Manuel Rivas de ayer en El País, si no lo has leído,está en mi blog.

el brazo de cervantes dijo...

es que los libros viejos tienen mucho encanto, recuerdo haber comprado una vez una novela de Julio Verne, y lo compré porque su dueño, o su hermano pequeño , lo había decorado entero con nubes naranjas (la típica nube infantil) , yo creo que más que leerlo se dedicaba a pintarrajearlo, los hay que la lectura ni fú ni fá. Por supuesto su nombre andaba escrito por mil sitios, estas tonterías me entretienen mucho imaginando la felicidad del chiquillo o chiquilla
Me interesa la parte de la escuela de la que hablas . Ya me lo prestarás.
Besos.

Clares dijo...

Rubén, eso te convierte en un pervertido familiar, que ya está bien. Y depende también mucho del lugar elegido para los besos, y si se da confluencia de tiempo y espacio. En fin, son muchas circunstancias a considerar, así que yo no exageraría.

Clares dijo...

Pilar, a tu disposición la novela, cuando quieras. Es muy interesante, ya verás.

Brazo de Cervantes, lo mismo te digo. En mi casa está y lo que hay en mi casa está a tu disposición.

Mameluco dijo...

Puntualizo porque soy muy quisquilloso, jejeje. La novela gráfica (inventada y titulada así por Eisner, como bien dice Pilar) nada tiene que ver con la fotonovela, pues ésta última es anterior a el concepto de "novela gráfica" en sí, que Eisner desarrolló para los tebeos con "Contrato con Dios" o "Viaje al corazón de la tormenta",por ejemplo.
Son artes muy distintos, por muy parecidos que parezcan.

Clares dijo...

¿Ves cómo si eres muy culto?

felicitaslaura dijo...

Ese libro me recuerda a unos cuantos ejemplares que tengo de poesía libre nicaragüense , editados por el Ministerio de Cultura en la época de Ernesto Cardenal.

Están impresos en papel de estraza a doble página y encuadernados con un trozo de soga, en realidad son revistas no libros, pero son curiosos porque reúnen poesías de grandes escritores ( Borge, Neruda, Gioconda Belli...)junto con otros anónimos.

Estoy de acuerdo que aunque no se coincida con el contenido de algunos libros, tienen ese encanto de otras épocas y nos da una imagen de por donde hemos pasado .

Un abrazo

Juan Martín Serrano dijo...

En mi pueblo de pequeño había que crecer muy deprisa para ser hombres de provecho y salir de la punuria de aquellos años cuanto antes. Tal vez por eso "los dibujos animados" aún se me resisten. Pero entiendo que mirar con ojos de niño el mundo es la mejor manera de entenderlo. Por ejemplo en estos días he empezado a leer "La forja" de Arturo Barea. Y es una delicia literaria e histórica poder contemplar aquellos años de la guerra con la ironía, el espasmo y el encanto de un niño de aquella época.

Clares dijo...

Bienvenido a este espacio, Juan. Estás en tu casa. La infancia en tiempos terribles tiene siempre aspectos malos, pero también conserva la gracia y la inocencia propia. Eso se ve muy bien en esta novela grafica, y también, como tú dices, en "La forja de un rebelde", que leí hace tiempo, pero que es una hermosura de novela autobiográfica.

Miguel dijo...

Uno siempre sale cargado de nuevos conocimientos y de otros que tenía empolvados en la memoria que vuelven a salir. Muy interesante la entrada.

Un abrazo.

ernesto51 dijo...

Realmente es un peligro visitar tucas; siempre nos vamos cargados de sugerencias y con la lista de lecturas pendientes llenas. Y normalmente nunca decepcionas; es todo un lujo desubrir verdaderas joyas y además, tienes un poder de sugestión especial que siempre nos hace acertar en tus recomendaciones.

Gracias. Dos más, puf¡¡ Abrazos.