23 enero 2010

Canciones italianas

Para que todo el mundo sepa una verdad acerca de mi liosa persona, incluso caótica podría decirse, declaro en este sábado, un día antes de la media Maratón de Santa Pola, que yo sé por qué lo digo, y ya lo sabrán los demás; también a punto de salir para el Campo de Ulea con dos niños, una compra y un marido paciente... ¿por dónde iba yo? Ya, ya sé, una declaración. Que soy una gran aficionada a las canciones italianas. En Italia se compusieron innumerables canciones muy hermosas a lo largo del siglo XX. El pueblo italiano es cantarín, su idioma es propio para el canto, de hecho casi todas las óperas están en italiano, pues sólo a ellos se les pudo ocurrir contar historias dando gorgoritos. Lo del alemán me lo explico menos. Hasta Mozart lo comprendió y compuso sobre libretos en italiano. Cuando se pasaron a su idioma, les salió Wagner, que es otra cosa.
Pero yo no hablo hoy de música culta, sino de música popular. Esas canciones, y si son de raíz napolitana mejor que mejor, son las que me gustan. Y entre toda aquella gente melódica italiana, mi amor es para  uno solo, el más grande, el napolitano Modugno. Para que se sepa y se aprecie, dejo este vídeo de una canción que no todo el mundo conoce, pues a Modugno lo tenemos siempre volando por el blu dipinto di blu, como si fuera una cometa. Para mí hay cantantes que cantan con la cabeza, otros con el corazón y otros con toda su alma, que, como se sabe, sale de lo más profundo y orgánico del ser humano. Modugno es de estos; canta con todo su cuerpo, o sea, con toda su alma. Si se escucha con atención, se verá que la letra está en dialecto napolitano. Es esta una canción de amor, de amor a la vida. Señoras, señores, para todos y todas, Notte chiara.

20 comentarios:

Manuel Márquez dijo...

Pues no creas que me sorprende tanto, compa Fuensanta: a mí también me gustan mucho, en general, aunque Modugno no me haga demasiado tilín, prefiero a las grandes voces femeninas (Iva Zanicchi, Mina, Rita Pavone); ah, y también, puestos a elegir, quizá me quede también preferiblemente con la chanson francesa (sobre todo, con Charles Trenet); pero esta canción que nos has puesto es, ciertamente, muy hermosa...

Buen día de compra, buen fin de semana y un fuerte abrazo.

supersalvajuan dijo...

Que suene, que suene
http://www.youtube.com/watch?v=139WW8h5Dk8

Thornton dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Isabel Martínez dijo...

Me encanta Modugno, el Domenico. Mucho.

Pero esto se lo tengo que decir a mi calvo, para que venga a comentarte, que él es un auténtico fan de la canción tradicional italiana. Las tiene a docenas de miles.

Ejem, ejem.... Nuestro Presi se mosqueó conmigo y me llamó al orden con toda la razón del mundo. En vez de "madrina" del "Thornton club", te hice "presidenta".

He pedido disculpas a nuestro queri Presi... Espero su perdón, aunque yo deberé revisarme esta chola, no vaya a ser que el Alz. me persiga.

Besazos y échame un cable con el Presi, que lo quiero muchísimo.

Miguel Ángel dijo...

Y qué me decís de esto:

http://www.youtube.com/watch?v=2hWg6lTzR2I

¿Eh?

Pilar dijo...

hala, a por la nostalgia.

cabopá dijo...

Ahora que es sábado y anoche,dejo de leer la prensa y me asomo a tu ventana...mientras oigo a D.Modugno miro tus foticos del Campo de Ulea,Clares son magnificas,deberías ilustrarnos de vez en cuando con ellas....
Modugno es una voz melodiosa y llena de serenidad, me recuerda la radio de mi infancia-adolescencia en aquellos discos dedicados.......ja,ja, ¡Qué jovenos somos!
Besicos.

Matapollos dijo...

Ohè! chi sente?
e chi mo canta appriesso a mme?

¡Qué maravilla esas canciones napolitanas!
¡Ay, Clares, si yo te contara...!

Joselu dijo...

Yo no sé si me gusta Domenico Modugno. Puede ser, pero sí añado, ya que has citado la canción napolitana, que la ciudad italiana más apasionante que he conocido sin duda es Nápoles. Los días que pasé en ella fueron emocionantes y no dejé de sentir una atmósfera de vida intensa en sus calles llenas de niños y de ropa tendida entre casa y casa. Algunos dicen que es peligrosa, pero mi deambulares por sus barrios más difíciles, quizás por una audacia un tanto temeraria, hicieron que esta ciudad me llegara al corazón y en la calle más terrible de Nápoles, Santa Cristina degli Espagnoli, nos invitaron a comer pasta en una casa cualquiera y nos cantaron bellas canciones napolitanas cuyos ritmos me parece seguir escuchándolos treinta años después. ¡Viva Nápoles!

Isabel Martínez dijo...

Mi calvo la ha escuchado y pasa de escribir. "Preciosa, como todo lo suyo", ha comentado bajo y, como una flecha, se ha ido y me ha inundado la casa de Domenico por todos lados.

Clares dijo...

Isabel, primero te diré algo. Has puesto en tu perfil una foto preciosa, un encanto tu rostro aniñado por el cabello corto. Bueno, dicho esto, qué bien compartir con tu calvo -yo a mi peludo le llamo el cinéfilo- esa afición por la música popular italiana. Esta canción de Modugno es una joya verdadera.
Por otra parte,lo del presidente ya está arreglado, ¿no? Es que no quiero que piense que nos pusimos las dos a montar un complot por el poder en el club, que tú sabes que no es el caso, jejeje. Ahora voy para allá a tranquilizarlo.

Clares dijo...

Manuel, es que en esta ocasión iba sólo de Modugno, pero entre las voces femeninas, aparte estas que dices, que eran buenísimas a mí me gusta especialmente Ornella Vanoni, una verdadera dama de la canción. De ella hablaremos pronto.

mobesse dijo...

Clares, esto es más que una canción. Si la escuchas con atención, sin pensar nada, te vale como si oyeras misa.
Este sentimiento de gratitud es absolutamente "religioso".

Clares dijo...

Voy a contestar a las recomendaciones de música de dos amigos.
Miguel Ángel, ¿habrá derecho a que las mujeres nos muramos de envidia y los hombres se tengan que poner las gafas a toda prisa, con esa espléndida Sofía Loren que nos has puesto? Tú no tienes compasión de nosotros ni de nosotras. Qué pedazo mujer esta Sofía.

Supersalva, recuerdos y recuerdos con esa canción de Tony Renys. Diez años tenía yo cuando ese festival de San Remo. Cuando, cuando... Hace un porrón de años.

Clares dijo...

Mobesse, ya lo sé. No como si, es plenamente religioso. Es un canto a la belleza de la vida y da gracias al "signuri" por todo eso. Qué más da que sea el "signuri" que otra cosa.

Clares dijo...

Joselu, tengo muchos deseos de volver a Italia, y de ver Nápoles, que no conozco, pero después de ver la película esa de la mafia, me quedé un poco asustada. Lo que tú me cuentas es una maravilla, y está en la línea de los pueblos mediterráneos. Si escuchas a Modugno, te gustará, seguro.

Fernando Manero dijo...

Lo sabía, claro que lo sabía. No podía ser de otro modo. Eres mediterránea pura, perteneces al mundo de los aires que circulan en todas las direcciones. De los aires suaves e indomitos a la par. Lo sabía. Sabía que el bel canto, la pasión hecha mensaje a viva voz, la mirada perdida en el horizonte a la espera de que el sol vuelva a salir tras una noche de vela, las entonaciones frente al mar que se escrespa sin avisar... todo eso forma parte de tu sensibilidad, que se deja embriagar por los que nada piden salvo la comprensión de sentirse comprendidos cuando entonan melodías que sólo unos privilegiados son capaces de entender mientras se deleitan ante el "arcobaleno" y añoran los dias que faltan para el encuentro con ese Mar tan cautivador como acechante. Lo sabía

Clares dijo...

¿A que sí, Fernando? No hay nada como todo eso que yo intuyo y vivo y tú explicas tan bien. Yo lo expreso simplemente como que me gusta esa canción, me parece preciosa y vital, serena, conmovedora. Me trae siempre buenos sentimientos.

Miguel Ángel dijo...

¡Jo, Fernando! Y ahora, ¿qué vamos a decir los demás? Vulgaridades del tipo:

En los momentos en que a uno le entra la nostalgia, no hay nada mejor como tirar por el camino del medio. Y como a mí de Italia me gustan sobre todo las italianas, Sofía Loren tal como ahí aparece, considero es el mejor remedio.
Sofía y el chorro final, para remate.

Nada más lejos de mi intención que crear desasosiego y perturbar al personal. Que se quiten, pues, los caballeros las gafas; y las damas recobren la entereza. Es sólo simple actuación.

Francis dijo...

escuchen amigos

http://karahidden.blogspot.com/

esta chida!!!!!!!!!