12 enero 2010

Los sentimientos y las vidas de Pedro García Montalvo


Portada del libro sobre P.G. Montalvo 


Aunque se vea tan serio en esa foto, se ha de tener en cuenta que corresponde a un momento de su juventud, donde toda seriedad parece poca y uno se puede permitir dar imagen de severidad intelectual. No obstante, Pedro es serio, porque piensa, y por la misma razón tiene un gran sentido del humor, que llena siempre de ternura y piedad por todos los que, como él mismo, somos humanos, y, por tanto, precarios y necesitados. En fotos actuales, que se ven dentro de este libro homenaje, Pedro ha perdido ese aire de icono intelectual y ha entrado en una dimensión de humanidad amplia, profunda y comprensiva. En el barrio lo conocemos, sus amigos lo disfrutamos, y sus lectores, que son muchos, lo adoran. Porque en su literatura trasciende todo esa amplia y comprensiva humanidad por la cual, con todos nuestros conflictos y nuestras luchas, con todos nuestros pecados pequeños y grandes, siempre somos salvados. Si no recuerdo mal, Pedro tiene esa teoría generosa de la salvación universal, que es muy de agradecer cuando somos los juzgados, y que hace que se revuelva dentro el niño justiciero que desea que los malos queden fritos en una cazuela de aceite hirviendo, como las brujas de los cuentos. Pasó la infancia, y ahora ya sabemos que no hay cazuelas de freir malos, y Pedro nos lo recuerda. 
Este libro es un sencillo recorrido por su literatura donde se entreveran declaraciones personales de Pedro García Montalvo, pequeños fragmentos ilustrativos de sus palabras, tomados de sus obras, y opiniones de escritores y críticos, como Santiago Delgado, Andrés Trapiello, Pascual García, Eloy Sánchez Rosillo y otros. Las ilustraciones son fotos referidas al mundo literario y personal de Pedro. Son muy tiernas aquellas que nos traen a Pedro de niño, en el colegio, haciendo el papel de un sabio médico en una función escolar, o la preciosa fotografía de su pequeña familia, cuando era un escritor joven recién casado, donde la belleza juvenil de Encarna ilumina la escena, con sus dos niños, que hoy son unos hombres cabales y buenos. De sus amistades, encontramos fotos con el pintor Ramón Gaya, con su inseparable Eloy o con el escritor leonés Trapiello.
De textos y palabras, no puedo decir sino que son de Pedro García Montalvo, cuya prosa es un lujo de limpieza y poesía contenida. Algunas claves de su novelística se descubren en sus declaraciones; casi todas las conocíamos quienes hemos seguido paso a paso su trayectoria literaria, pero siempre da gusto recordarlo en sus palabras.
El libro va acompañado de un dvd que reproduce más o menos lo contenido en el libro, con bellas tomas de ciudades y parajes, con imágenes del propio Pedro contando sus vivencias como escritor y como persona.
Esta Navidad hemos disfrutado en nuestro campo de Ulea de este precioso regalo que nos hicieron y por ello quiero dar las gracias a los que lo hicieron posible y a la generosidad de Pedro y Encarna, con los que nos une una entrañable y ya larga amistad.

25 comentarios:

Joselu dijo...

Hay tanto que saber, que leer, que aprender, que conocer... Este escritor es totalmente desconocido para mí pero su literatura seguramente es estimable. Hay tanta riqueza que no está situada en primer plano de la actualidad que asombra y sobrecoge darse cuenta uno de todo lo que no conocerá. "Nuestras horas son minutos cuando queremos saber, y siglos cuando sabemos lo que se puede aprender" (Antonio Machado).

Isabel Martínez dijo...

Cómo me has abierto las ganas de leer a Pedro García Montalvo, querida Clares.
Lo tengo en la lista de los autores pendientes, pero esta entrada tuya va a conseguir que conozca su obra.
Me ha gustado mucho la personalidad del autor tal y como nos la reflejas. Hasta me recuerda a alguien que frecuento, pero supongo que es pura coincidencia.
Un abrazo muy fuerte y gracias por estar ahí recordándonos autores y guiándonos con tu faro.

Isabel Martínez dijo...

Por cierto, ahora mismo, tras entrar aquí, fui al blog "La nave de los locos" y citan el último libro de Pedro García Montalvo en la lista de los mejores libros del 2009. Dos críticos: uno de "El País" y otro de "ABC".
¡Bravo por el murciano!

Clares dijo...

Joselu, amigo, conocido tu buen gusto, seguro que se convierte en un autor muy apreciado por ti. Es de una prosa elegante y serena, que se lee muy bien en el silencio y se escucha como cadencia musical en la lectura en voz alta. Del contenido te digo que Pedro ha ido construyendo una visión del mundo delicada, amplia y bondadosa, llena de amor por los seres humanos. Atrévete a conocerlo, ya verás.

Clares dijo...

Tienen razón los críticos, es una excelente novela, que tendrá también sus adversarios, no digo que no, porque hay mucho planetario intergaláctico suelto por ahi, siempre dispuestos a salvar un género que no hace falta salvarlo, pues estará vivo mientras haya escritores como Pedro.
Te digo lo mismo que a Joselu, que las personas de gusto exquisito, como tú y como él, necesariamente caerán en la poesía narrativa de Pedro, como el que se deja caer en unos amplios brazos acogedores.

supersalvajuan dijo...

Buen regalo entonces.

Thornton dijo...

He leído toda la obra de García Montalvo, toda, toda, hasta los programas de exposiciones. Después de lo dicho por Clares, no se me ocurrirá añadir una coma. Sí quiero expresar mi perplejidad, no entiendo que este clásico vivo que es García Montalvo, no haya llegado siquiera a la mayoría de la inmensa minoría. Lean "El relámpago inmóvil", no pierdan un segundo. Vamos.

Clares dijo...

Un magnífico regalo, Supersalva, un regalo de amistad entrañable.

Thorton, lo sabía, sabía que eras lector de Pedro. Y sobre lo que dices, yo sí lo entiendo. Por una parte, son más los lectores en todo el país de los que tú crees, gente que lo sigue desde el principio o que lo descubre ahora, pero pasa que los lectores de Pedro son un poco como él, que no hacen ruido, leen y leen como él escribe y escribe, y no hacen mucho caso de modos y modas. Por otra parte, no puede tratarse de un best seller, de esos que rompen listas, porque es una lectura fuera del tiempo y de las modas, que no digo yo que sea una lectura difícil pero sí profunda y, por tanto, no es para todo el mundo, en el sentido de que el escritor encuentre una fórmula para todos los públicos. Y luego está la actitud de Pedro. Él escribe pero nunca le ha gustado ser showman, imagino, así que no se prodiga por los mass media, quiero decir que lo que él pretende trasmitir ya lo dice en sus escritos. ¿Y qué te parece el hecho de que no se haya ido a vivir a Madrid o Barcelona y siga compartiendo el barrio de Santa Eulalia con todos nosotros? Él es así, y si lee esto, que seguramente lo leerá, y quiere decir que no es así, pues que proteste un poco, que le haré caso y desmentiré lo dicho.

cabopá dijo...

Tengo El Relampago inmovil esperando en el hueco de la mesilla
Cuando conocí a Pedro García Montalvo con "Retrato de dos hermanas" tuve la sensación de qué lo conocía de antes -al escritor-
Un día coincidimos en la presentación de un libro y fue muy gracioso, me dice: creo que te conozco... tú cara me resulta familiar....Algún día que volvamos a encontrarnos...haremos memoria...
Buena entrada Clares, Besicos.
Ah, quería decirte,a lo mejor ya lo sabes el próximo martes 20 Rosa Cáceres presenta su última novela El Emboscado en el Ramón Gaya.

cabopá dijo...

El 20 de enero es:MIERCOLES........

Ángel Paniagua dijo...

Quienes lo seguimos desde el principio, como bien dices, Clares, somos muchos más de lo que parece, y si combatimos en voz baja o a media voz es por no molestar, sobre todo por no molestarle a él a su natural discretamente apacible, porque, como tú dices muy bien «los lectores de Pedro son un poco como él, que no hacen ruido, leen y leen como él escribe y escribe, y no hacen mucho caso de modos y modas»... Así que un abrazo a los de siempre y a los recién llegados un abrazo y una advertencia: ya no podréis dejarlo...

Clares dijo...

El mismo consejo y la misma advertencia hago yo a los que van a leer por primera vez una novela de Pedro, que no lo podrán dejar, que se quedarán prendados de sus historias y de sus palabras. Y, en efecto, así son los lectores de Pedro, como él, tranquilos y silenciosos, prudentes, gente sensata de exquisito gusto, y yo misma me incluyo, a pesar de perder con ello mi modestia.

Culturajos dijo...

Me apunto al grupo de García Montalvo. Disfruté tanto de sus relatos que aún sigo en viaje...
Salud.
Quisque

Clares dijo...

Ya ves, Culturajos, como vamos siendo muchos, pues podrìamos hacer un club en facebook, que está muy de moda. Bienvenido al grupo, contaremos con una voz más a favor de una literatura reposada, creativa, poética, sin estridencias, nada más que con lo que da la vida y el buen arte.

Fernando Manero dijo...

Acabo de llegar y me veo en el Cuadro de Honor de tu blog, que de inmediato incorporo como aportación al curriculum, porque nada tan valorado como estar en el palmarés de tu Centro de Excelencia. Ya lo he visto referenciado en más de una plantilla evaluadora. Al tiempo entro y veo esta entrada sobre un autor que desconozco, porque son tantas las cosas que ignoro, que la ignorancia forma parte de mi personalidad más de lo que yo quisiera. Leo el texto de Fuensanta y me atrae, me engancha y estimula. Me llama la atención lo de la salvación universal, concepto del que me gustaría saber más porque no me parece justo ni generoso. Y no es por vengativo y rencoroso que yo sea, sino simplemente porque no me veo compartir mesa y mental en algún día de la eternidad con Rasputín, por ejemplo. Pero veo también que es amigo de Trapiello, del que tengo un cuadro que me regaló cuando éramos muy jóvenes y él estudiaba sin estudiar en Valladolid. Si hace cábalas con Trapiello, lo de la salvación universal acabará revisándolo. Mas le queda su talento, que intuyo gracias a tí y que trataré de descubrir. Un abrazo

Clares dijo...

Yo lo que más te recomiendo, amigo Fernando, es que lo leas, y ya verás lo que es canela fina. Lo de la teoría de la salvación, qué quieres, recuerdo habérselo oído decir un par de veces o quizás más, pero puede ser que ahora haya cambiado de opinión, que hace tiempo que no tocamos ese tema, pero cuando lo vea, que será pronto, le saco el tema, a ver si Trapiello le ha influido. Ya ves que la teoría de los seis grados de separación es más cierta que nunca, y a veces se reduce a menos grados. Pedro sin saberlo tiene relación contigo, que eres de Valladolid o vives allí, por medio de Trapiello, que es de León y vivió en Valladolid, pero venís a relacionaros por mí, que soy una murciana como Pedro. En fin, la vida es siempre sorprendente.

Edu dijo...

Quien escribe poesia, busca ganar la letra para la belleza.
Un Saludo

Eme dijo...

Tiene buena pinta. Un besico!

ernesto51 dijo...

Lo primero de todo darte la enhorabuena por la estupenda crítica y visión que has hecho de este autor, también para mi desconocido. La pasión que pones en tu reseña no puede dejarnos indiferentes y, por supuesto, has logrado despertar las ansias por leerle y conocer su obra. No sólo me lo apunto en mi lista de lecturas pendientes sino que (no lo comentes) voy a hacer una pequeña trampa y ponerlo de los primeros de la lista.

Ya te contaré, aunque ya doy por sentado de que no me va a desilusionar lo más mínimo.

Un abrazo.

Pilar dijo...

Imposible que su humanidad quepa en unas páginas, que leeré con devoción, toda una vida en su sonrisa, en su ironía, en su buena charla, en su imagen por las calles de Murcia. Creo que ambos somos paseantes. Y Encarna, Encarna... Besos a los dos, y a ti, claro.

Miguel dijo...

Me ha gustado la reflexión sobre la justicia que se lleva a cabo con una cazuela. Es bueno que haya gente, filósofos, poetas... que nos abran el ojo interno de la racionalidad.
Una bellísima entrada.

Un abrazo.

Isabel Martínez dijo...

Ayer compré "El relámpago inmóvil". De momento, lo que llevo leído, una gozada.
Gracias, Clares.

Clares dijo...

Isabel, me alegro de que mi recomendació sea de tu agrado. Echa luego la vista atrás y búscate otros anteriores, que todos te gustarán, ya verás. Los cuentos primeros que publicó, "La primavera en viaje hacia el invierno" y "Los amores y las vidas", te encantarán, pero no te olvides de una novela como "Las luces del día" o "Retrato de dos hermanas". Muy, muy recomendables.

Clares dijo...

Pilar, si no lo encuentras por Ceuta, dímelo, que hago un paquetillo con varias cosas y te lo mando. Tú no sabes el gusto que da recibir un "paquetillo" cuando estás lejos. Besicos, princesa.

Clares dijo...

Ernesto, ya verás cómo es de tu gusto, porque tú eres persona de reconocido buen gusto, además de que es muy recomendable, porque tiene una lectura sosegada. Lee la última novela, "El relámpago inmóvil", que te va a gustar mucho. Las mismas recomendaciones que le hago a Isabel, valen para ti. Muchos besos, amigo.

Y también valen para Miguel, que lo disfrutará mucho. Abrazos, colega.